domingo, 12 de agosto de 2018

Presos por inútiles, Por Alejandro Borensztein, para Clarin


Presos por inútiles

Alejandro BorenszteinPor Alejandro Borensztein, para Clarin

Hay gente que entró al siglo XXI al toque
y otra que es más remolona, le cuesta salir
del siglo XIX.

El traslado de Carlos Wagner a Tribunales. (Rolando Andrade Stracuzzi)

Si uno se pone a pensar que donde hoy está sentada Gabriela Michetti, durante cuatro años estuvo sentado Amado Boudou, tiende a perdonarle a la Vicepresidenta cualquier cosa. Sin embargo, esta gente de Cambiemos no debería abusar de la comparación.

Gaby querida, entendámonos de una buena vez: cuando el botón está en “on” quiere decir que el micrófono está prendido y hay que cuidarse. En cambio, cuando está en “off” significa que el micrófono está apagado y uno puede decir todas las pelotudeces que quiera con total tranquilidad.

En el caso de sesiones históricas como la del aborto es recomendable mantener el pico cerrado, sin importar si la tecla está en “on” o en “off”. Cabe la famosa frase de Groucho Marx: “Es mejor quedarse callado y parecer tonto que hablar y despejar definitivamente las dudas”.

Según todas las encuestas, el debate y la votación sobre el aborto dejó a medio país contento y a medio país enojado. Viendo la virulencia que el tema desató, yo sugeriría tomarlo con más calma.

Los que están contentos deberían moderarse porque posiblemente la alegría no les dure para siempre. Y los que están enojados deberían tranquilizarse un poquito sabiendo que la historia les juega a favor y que, tarde o temprano, la cosa se les va a dar.

En todo caso, deberíamos aprovechar que la tensión va aflojando para ver si entre todos podemos armonizarnos como sociedad, serenarnos, ser más reflexivos, misericordiosos, abrir nuestros corazones, unirnos todos en un gran acto de amor y evitar la mala educación, los excesos y los pensamientos apocalípticos, antes de que los cuadernos de Centeno terminen de explotar y todo se vaya a la reputísima madre que lo remil parió.

Seamos más comprensivos y asumamos la realidad: no tenemos ley de interrupción voluntaria del embarazo porque así lo decidió una buena parte de Cambiemos, una gran porción del peronismo y todo el kirchnerismo enterito que ahora se rasga las vestiduras pero bien que cerraron el upite durante doce años en los que tuvieron mayoría parlamentaria suficiente como para aprobar lo que se les diera la gana.

Muchos ciudadanos que apoyaban la ley pueden sentirse enojados con aquellos legisladores de Cambiemos que votaron en contra. Quedó claro que dentro del oficialismo hay dos alas: una que es verdaderamente “Cambiemos” y otra que es más del tipo “Cambiemos, de a poquito, vamos viendo, en todo caso más adelante, no me jodas nene”. Así es la vida. Hay gente que entró al siglo XXI al toque y otra que es más remolona y todavía le cuesta salir del siglo XIX. Lo mismo se puede decir sobre el peronismo tradicional.

A esta altura cabe recordar que las opiniones democráticas, por mucho que molesten, están para ser debatidas, compartidas o refutadas, pero fundamentalmente respetadas.

En tren de ablandar aún más nuestros corazones, es conmovedor el caso de Cristina que siempre se negó siquiera a debatir una ley sobre el aborto y sin embargo ahora decidió cambiar y votó a favor. Enhorabuena. Alabada sea la Señora que cambió.

¿De qué lado del mostrador estás?No es la primera vez que cambia. Cambió con Menem y las privatizaciones, cambió con Menem y los indultos, cambió con YPF, cambió con Obama, cambió con Francisco, cambió con Irán, cambió con los derechos humanos y Milani, cambió con Moyano y hasta cambió con Scioli al que torturó durante 12 años y lo terminó votando desesperadamente. 
Bienvenida al Cambio, mamu.

Menos aún debemos ensañarnos con aquellos diputados y senadores kirchneristas que, habiendo estado íntimamente de acuerdo con algún tipo de legislación sobre el aborto, guardaron respetuoso silencio durante sus 12 años de pánico. Es entendible. Muchos de ellos habrán temido que les cayera el rayo de la muerte, como temieron cuando levantaron la manito por el Memorándum con Irán. Tal vez otros no quisieron arriesgar el semanal. No habrá faltado alguno que no quería perderse el bolsito. Rescatemos el hecho de que ahora, liberados del yugo, pudieron expresarse libremente. No descartaría que también alguno haya votado con preocupación. Está visto que a todo Baratta le llega su Centeno.

El cuaderno 9Toda esta introducción es para hacer tiempo antes de meternos con lo único que verdaderamente nos importa: The Great Centeno, el fercho.

El problema de abordar este tema es que cada vez que uno está por empezar a escribir aparecen nuevos arrepentidos, nuevos detenidos, nuevos prófugos y de ese modo la realidad siempre te va ganando. “Che, ¿qué dijo Abal Medina?” “No sé porqué ahora mandaron a detener a Uberti”. Y así vamos cada media hora.

Pregunta clave, con una mano en el corazón: ¿Hacía falta un chofer aburrido escribiendo el diario de un valijero para saber como era el sistema de choreo del kirchnerismo? Obviamente no. Todos sabíamos todo.

Es más, si Cristina en lugar de haberse pasado una década mirando Paka Paka y los programas de la falange neofascista de Diego Gvirtz hubiera mirado alguna vez el programa de Lanata se habría enterado, como se enteraba todo el país, de las cosas que hacían De Vido, Báez, Cristóbal López y los demás muchachos. O sea que no tendría que comerse el garrón que se está comiendo ahora, pobre mujer.

¿Afecta esto en algo su caudal electoral? Nada, no pierde ni un sólo voto propio. Su tropa entiende perfectamente que los Kirchner recaudaban fondos para derrotar al imperialismo. El hecho de que además sus lugartenientes o eventuales testaferros se compraran departamentos en Miami por 50 palos verdes es simplemente una cuestión de estrategia y diversificación de inversiones. Nada más. El resto de la guita era toda para derrotar a Nixon.

Párrafo aparte para algunos de los empresarios que, así de valientes como fueron para agachar la cabeza frente a Moreno y su comparsa, lo son ahora para enfrentar un calabozo. Como el ex presidente de la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner, que en cuanto vio la letrina en la que iba a tener que mear la primera noche, llamó al fiscal y cantó La Valquiria, Tristán e Isolda, Tannhäuser und der Sängerkrieg auf Wartburg y otras famosas óperas de su abuelo Richard. Reivindiquemos a Lázaro Báez que será un empresario de morondanga pero lleva dos años durmiendo adentro de un capítulo de El Marginal y se la banca como un duque.

¿A qué es a lo que realmente hay que estar atentos ahora? A que el choreo no nos tape la incapacidad. No es verdad, como suele repetirse por todos lados, que la guita que se afanaron es la que falta en los hospitales, trenes o cloacas. La bonanza regional de aquellos años daba para afanarse toda la que quisieran y aún así dejar un país maravilloso. Con la soja a 600, el petróleo a 150 y las tasas internacionales a casi 0%, sobraba la tarasca. Descubrieron Vaca Muerta a finales de 2010 y sólo hicieron discursos.

Con todo a favor, dejaron un país sin energía, sin gas, sin obras hídricas, sin agua, sin cloacas, sin rutas, sin autopistas, sin trenes, sin reservas en el Central, sin cabezas de ganado, sin siquiera completar la cuota Hilton de exportación de carne a Europa, lleno de narcos y con 30% de pobres. Ahora arreglate Macri Gato, vos y tu mejor equipo de los últimos 50 años.

Baratta era el subsecretario de coordinación y gestión. Si hubieran hecho algo de las cosas que debía “coordinar” y “gestionar” el tipo se hubiera pasado la década ganada de obra en obra y el chofer no hubiera tenido tiempo de escribir ningún cuaderno.

No nos confundamos. Fueron mucho más burros que chorros. No sirvieron ni para afanar. De hecho, por eso los van cazando de a uno por hora.
La suerte que tienen es que el Código Penal no te condena por boludo. Y una manga de inútiles no se considera una asociación ilícita. De esa zafan todos.

Es la misma historia de siempre: los inútiles entran por una puerta y salen por la otra. Los chorros, ya veremos.

domingo, 29 de julio de 2018

¿De qué lado del mostrador estás?, Por Alejandro Borensztein, para Clarin

¿De qué lado del mostrador estás?

Alejandro BorenszteinPor Alejandro Borensztein, para Clarin

Por suerte, la abrumadora mayoría de la sociedad vive aferrada a la democracia.
Cuando era presidenta, Cristina Kirchner vetó la ley del 82% móvil para los jubilados. Hoy se queja del veto a la ley de freno en el aumento de tarifas. (Foto: Andrés D’Elia)
Según la página oficial de la NASA, el traje de astronauta se define como Unidad de Movimiento Extravehicular (en ingles EMU, Extravehicular Mobility Unit) y es una combinación de partes articuladas y rígidas que consta de perneras, tronco, guantes, casco con visor, mochila y tubos de evacuación. Debajo de esto va otra prenda ajustada al cuerpo, de pies a cabeza, denominada LCVG (Liquid Cooling and Ventilation Garment). La combinación de ambos equipos protege de la radiación, soporta impactos de micrometeoritos que viajan a 27.000 kilómetros/hora y tolera temperaturas que van desde los 150º C en el espacio expuesto al sol hasta los 200ºC bajo cero en zonas oscuras. Si bien tiene el inconveniente de que pesa 130 kilos y es un poco incómodo, yo creo que si te ponés uno de estos trajes el Dr Abel Albino te va a dejar tener sexo tranquilo.

“Amorcito, esperame en la cama mientras voy al baño a ponerme el traje de astronauta” es una manera divertida de empezar una noche de pasión. Otra manera divertida es ponerte a discutir sobre la vida política nacional.

El problema de ponerse a hablar de política es que hoy coexisten dos miradas absolutamente contrapuestas sobre la realidad.

1. Estamos ante un gobierno que nos lleva a la hecatombe.

2. Estamos ante una gobierno que sigue tratando de arreglar la hecatombe que dejaron aquellos inútiles.

Hay opiniones intermedias que combinan ambos diagnósticos pero son menos entretenidas.

Lo curioso de ambas posiciones es que mutan dependiendo del lado del mostrador en se encuentra el político o el ciudadano al momento de fijar su posición.

Un claro ejemplo de esto fue la famosa ley del 82% móvil a los jubilados que aprobaron los que hoy son gobierno cuando eran opositores y obligaron a Ex Ella, cuando era Reina, a vetarlo. ¿Lo hizo de mala que es, nomás? No, simplemente no tenía la guita para financiar semejante medida demagógica.
Resultado de imagen para CFK vetó el 82%
Ahora que se invirtieron los roles, los que antes fueron gobierno y ahora son oposición aprobaron una ley que frena las tarifas, aumenta los subsidios y agranda el agujero fiscal. Obviamente, Macri lo vetó. ¿Está loco? No, al igual que CFK en su momento, ahora es él quien no tiene la guita para financiar esta canchereada.

Si cada tanto sacáramos el mostrador que separa al gobierno de la oposición, todo sería más fácil y nos podríamos entender mucho mejor.

Esto es lo que ocurrió con el nuevo decreto que habilita a las FFAA a colaborar en la seguridad interior y la custodia de objetivos estratégicos.

Semejante asunto, o sea meternos con el rol de las FFAA, podía merecer un debate picantito antes de tomar alguna decisión, pero evidentemente no es necesario. ¿Para que debatir si están todos de acuerdo?

Resultado de imagen para berni militarizaPrueba de esto es que Sergio Berni, cuando era el Secretario de Seguridad de Ex Ella, dijo textualmente: “si gana Scioli vamos a trabajar para que 20.000 efectivos de las FFAA estén colaborando y trabajando en coordinación con las fuerzas de seguridad” (Infobae, 10/11/2015) y agregó orgulloso “ya hay 2.000 hombres del Ejército en las fronteras”. Hoy protestan enfurecidos. Pero en realidad expresan la bronca que todavía tienen por haberse quedado afuera del gobierno. Es un trauma que esta gente no puede superar.

Lo mismo sucede con el Frente Renovador que ahora se horroriza por el tema, pero se olvidan que en aquella campaña de 2015, Sergio Massa decía en un spot publicitario: “Quiero una ley de Seguridad Ampliada para que Ejército, Fuerza Aérea y Marina puedan atacar y bloquear la frontera. Pero también ayudar y entrar en los barrios más humildes que es el lugar en el que los narcos infectan a los más jóvenes”. En el spot se mezclaban imágenes de Massa con escenas de militares peleando en algún lugar tipo Saigón. Posta. El que no lo crea puede entrar a Youtube y buscar Spot Sergio Massa Militarización. Chau debate.

La medida de las FFAA no suena mal, sobre todo conociendo las preocupaciones del Presidente para quien hoy un objetivo estratégico a proteger puede ser la Central Nuclear de Atucha pero mañana, quien te dice, podría ser el arco de Boca. De hecho, es un buen momento para poner un par de soldados pertrechados con dos buenos FAL bajo los tres palos xeneizes.

Otra notable coincidencia se da con el tema que apasiona y divide al país: el aborto. Los dos principales líderes políticos, Macri y Cristina, coinciden: Todos sabemos que Cristina siempre estuvo en contra del aborto. Hoy no sabemos.

Todos sabemos que Cristina siempre estuvo en contra del aborto. Hoy no sabemos.

Obviamente, hay una pequeña diferencia: mientras ella prohibió el debate, el quía lo habilitó. Pero hasta ahí llega lo conocido. El resto es un misterio. País loco, no?

En cambio hay temas donde las miradas son muy diferentes. Por ejemplo, endeudarse para financiar gasto corriente siempre es malo. Sin embargo no hay que confundir la repetida idea de que “este gobierno está acumulando una deuda que pagarán nuestros hijos” con aquella declaración de Kicillof del 26 de febrero de 2014 cuando, luego de pagarle a REPSOL 5.000 millones de dólares con bonos al 2033 a una tasa del 8,75% (10.000 palos verdes en la cuenta total) declaró que no era para tanto porque “no es comparable plata de hoy con plata a 20 años”. O cuando un par de meses después, el 27 de mayo de 2014, le pagó 9.690 millones de dólares al Club de París con cheques a 5 años con una sobretasa del 3% sobre saldos luego de haber aceptado pagar todos los intereses y punitorios de la deuda original.

Si bien ambas situaciones son hijas del mismo problema fiscal que generaron los marcianos, una cosa es resolverlo favoreciendo a los grandes lobos financieros que desayunan omelettes de cocaína en los barcitos de Wall Street, y otra muy distinta es resolverlo en nombre de una revolución que combate la pobreza que dejó vaya uno a saber quien.

Por suerte todo esto se da en el marco de la democracia y no deja de ser entretenido. Pero todo oscurece cuando aparece D’Elía pidiendo el fusilamiento del Presidente Macri. Ahí se termina el estado de derecho y la diversión.

Salvo que uno le ponga un poco de onda y le encuentre la parte positiva al anuncio de D’Elía. Intentemos.

En las redes sociales circulan largas listas de personas a las que algunos kirchneristas marginales tienen pensado fusilar, si es que logran volver. Desde Magdalena a Campanella pasando por Alfredo Casero o María Laura Santillán, la lista es muy prestigiosa y tengo el honor de integrarla (aprovecho la oportunidad para agradecer el reconocimiento).

Tal como lo planteó D’Elía, quiere decir que llegado el caso van a fusilar empezando por la letra M de Macri. Lo lamento por Majul que sería al que le toca diez minutos después.

Siempre temí que fuera por orden alfabético porque en ese caso a mi me toca de entrada. No lo digo por cobarde, para nada. Pero si soy de los primeros fusilados me pierdo casi todo el espectáculo. No es justo, no vale.

Por ejemplo, imagínense lo que va a ser el día que ejecuten a los de la letra L. Va Lanata, Longobardi, Legrand, Leuco (padre y changuito). ¡Todos juntos! Una fiesta que me perdería.

En cambio si arrancan con la M de Macri, como explicó D’Elía, hasta que pegan la vuelta y llegan a la B puedo asistir a varias jornadas. Sacar fotos. Además te da tiempo de organizarte. No sea cosa que te lleven al paredón y dejes sin pagar las expensas o la prepaga.

Por suerte la abrumadora mayoría de la sociedad y de la política vive aferrada a la democracia, tanto de un lado del mostrador como del otro. Pero todavía hay delirantes que orbitan la luna.

Marche un Extravehicular Mobility Unit con Liquid Cooling and Ventilation Garment para Luis D’Elia y sus simpáticos secuaces.

domingo, 22 de julio de 2018

Bono patriótico antitormenta, por Alejandro Borensztein, para Clarin

Humor Político

El Gobierno jugará la Libertadores 2019 con la delantera de siempre: Macri, Vidal y Larreta.

Lo primero que hay que aclararle a todos estos tipos que nos gobiernan desde siempre, es que deberían ser más cuidadosos en la manera de dibujar los aportes que reciben para sus campañas electorales.

Si bien ahora el problema le explotó a Cambiemos, ya el año pasado la Justicia Electoral había rechazado los balances 2015 presentados por Cambiemos (Macri), FPV (Scioli), Frente Una (Massa) y Compromiso Federal (Rodriguez Saá). Como siempre, todo trucho. Medalla y beso para Margarita y para Del Caño cuyos balances fueron aprobados. Que después la gente no los vote, ya es otro asunto.

Obviamente, hoy el caso más ruidoso es el de los aportantes falsos de Cambiemos. De entrada ya era sospechoso. La lista empezaba con Sánchez, Marzolini, Meléndez, Rogel y Suñé; Madurga, Orlando Medina y Novello; Ponce, Rojitas y Peña. Faltaba que agreguen a los suplentes, a Antonio Roma que se lesionó contra Platense en la tercera fecha y a Don Alfredo Di Stefano, DT de aquel Boca Campeón del ‘69.

Resultado de imagen para boca campeon 1969

En el fondo no es tan grave. Peor fue el caso de Scioli - Zannini que, además de truchar todo, encima perdieron.

No vale decir “voy a echar a la contadora” como acaba de hacer la Gobernadora Vidal. Esa es la respuesta popular. La que usan los ciudadanos comunes cuando la AFIP les descubre que la Declaración Jurada está toda mal. “¡¡Que barbaridad, voy a tener que echar a la contadora!!” dice el contribuyente con cara de poker. Pero se supone que una Gobernadora como Mariú debería tener una respuesta un poco más sofisticada. Cambiemos.

En eso, reconozcamos que el kirchnerismo es mucho más leal. Bancaron a muerte a Víctor Manzares, el contador de los Kirchner. Obviamente lo bancan porque el que está en cana es él y no los Kirchner. Pero habla bien de ellos: son truchos pero tienen código.

Dicho esto, vamos a lo importante recordando que a la política argentina le quedan pocas incógnitas por resolver. Esto ya lo escribí mil veces pero vale la pena repetirlo.

Es obvio que el gobierno va a jugar la Libertadores 2019 con la delantera de siempre: Macri en Nación, Vidal en Provincia y Larreta en Ciudad. Son los titulares, es la lógica y todo lo demás que digan los pronosticadores es pura sarasa. Salvo que se cruce un cisne negro, cosa que siempre puede ocurrir.

Del lado opositor, la realidad es que la única que junta votos es Ex Ella. Quedará por verse de que se disfraza el resto del peronismo.

Les llevó 4 años reacomodarse desde que en el 83 Alfonsín arrasó con Luder hasta que en el 87 Cafiero le pudo ganar a Casella. Ahora sólo faltan 10 meses (junio 2019) para oficializar las listas de candidatos y todavía ni fundaron los partidos, ni acordaron las alianzas, ni nada. Sólo hay un montón de tipos que están en sus casas probándose bandas presidenciales que nunca se pondrán, salvo el que tenga la viveza de saber esperar el momento oportuno.

Allá vamos entonces hacia el choque de los planetas: Macri vs Cristina.

Despejadas las dudas políticas de trazo grueso, lo único que hoy vale la pena discutir en la Argentina es el eterno problema que hasta ahora nadie pudo resolver: nos falta guita.

El Presidente Macri dijo que tenemos que ahorrar 300.000 palos pesos. El jueves, el ministro Dujovne dijo “alrededor de 200.000” (¿se hablaran por teléfono estos muchachos?).

En principio, yo le creo al Presidente. Como corresponde. Dujovne todavía está peleando contra el peluquero, imagínense lo que le falta para ganarle al déficit fiscal.

Sin embargo, conociendo al Cartonero Mauri, es posible que esté hablando de achicar el déficit en 300.000 palos para tratar de arreglar en 250.000.

Para esto sólo hay dos caminos posibles: o bajamos el gasto o subimos la recaudación. No hay mucha vuelta.

Lo ideal sería achicar el gasto, pero es complicado. ¿Eliminamos jubilaciones de privilegio? ¿Le sacamos la pensión por invalidez a todos los tipos que la consiguieron porque les dolía una muela? ¿Echamos empleados? ¿Frenamos la obra pública y la arruinamos a Vidal? Muy difícil.

Más impuestos también es imposible. No quieren pagar los que ya hay, imagínense si agregamos nuevos. Sólo lograríamos que la gente putee más, evada más y todo termine con la frase de siempre “que barbaridad, voy a echar a la contadora”.

Sin embargo hay una idea que el gobierno todavía no ha explorado: sacar un Bono Patriótico para que algunos sectores hagan un aporte y así juntar la guita que necesitamos para bajar el déficit fiscal al 1,3% del PBI.

Hay que pedirle un esfuercito a los sectores de la sociedad que son poco queridos, que no pongan en riesgo el voto del gobierno (esto vale para cualquier gobierno) y que tengan la guita suficiente para comprar el Bono Patriótico Anti Tormenta.

En realidad, una idea parecida lanzó en los 60 otro Presidente de Boca, Don Alberto J. Armando, para hacer la Ciudad Deportiva y el nuevo estadio. Falló como falla todo en la Argentina, pero la idea no era mala.

Por ejemplo, ¿a quien le caen bien los banqueros? Ok. Según los datos que se conocieron esta semana, en el mes de mayo los bancos ganaron 14.555 millones de pesos. Ponele que en un mes malo sólo ganan 10.000 palos. ¿Podemos hablar de 150.000 palos al año? Pagando impuestos, les quedan 100.000. ¿Repartimos fifty y fifty?

El 2 de agosto de 2012, CFK dijo por cadena nacional desde la Bolsa de Valores que “los bancos nunca ganaron tanta plata como con ella”. O sea, les sobra la guita y no los quiere nadie. Les perdonamos el 2001 porque somos buena gente. Es un buen momento para que pueblo y bancos se reconcilien. Vamos, marche un Bono Patriótico Anti Tormenta por 50.000 palos para los bancos. No lloren, aún así todavía les quedan otro 50.000 para cambiar el Audi.

Otro rubro muy querido por la gente son los inmobiliarios. Mientras en EEUU los compradores no pagan comisiones, acá te manotean el 4% aparte de la que le cobran al vendedor. Encima de que garpás el derpa, le tenés que dar una comisión. ¡Y hasta el año pasado también se la cobraban a los inquilinos! Bien ahí el pelado Larreta que les volteó esa.

Sólo en la Ciudad de Buenos Aires, en 2017 se escrituraron propiedades por 8.000 palos verdes, o sea que, sin contar venta en pozo, los tipos se encanutaron 320 palos verdes discutibles. Son 9.000 palos pesos. ¿Y si compran un Bono Patriótico Anti Tormenta y volvemos a ser todos amigos? Marche otro Bono por 9.000 palos.

Si a esto le agregamos los 1.000 palos que Triaca le quiere cobrar a Moyano por estacionar mal los camiones, la ecuación hasta ahora te estaría dando: Bancos + Inmobiliarias + Moyano = 60.000 palos. Y recién empiezo. Imagínese amigo lector todos los antipáticos que nos quedan hasta llegar a Chiqui Tapia y Sampaoli.

¡O los que les sobra la mosca! Pensemos en los que se hacían los guapos viajando a Miami a quemar dólares a 20 mangos y ahora, que está a casi 30, ni pisan la Richieri. ¿No pueden comprar un Bonito? Iban a gastar 20.000 mangos por pasaje. ¿No pueden poner 10.000 y cantar “vamos a volver… a volver, a volver, a Miami vamos a volver” ¿Cuántos tipos son? ¿Dos millones que viajan a todas partes? ¿Tres? Ahí ya te junté otros 30.000 palos. Van 90.000, ya bajamos casi un punto del déficit fiscal y todavía no echamos un solo ñoqui.

Usted me dirá amigo lector que el Bono Patriótico Anti Tormenta no es una política a largo plazo. No se crea. Siempre habrá sectores a los que se los puede seguir mangueando a lo largo del tiempo para financiar el gradualismo hasta que llegue el segundo semestre.

Sólo habría que pedirles a los próximos candidatos que presenten sus listas de nuevos compradores del Bono Patriótico Anti Tormenta, con la transparencia con la que sólo ellos saben confeccionarlas.

Le tiro una que seguramente algún candidato va a presentar: Fillol, Olguín, Galvan, Passarella y Tarantini; Ardiles, Gallego y Kempes; Bertoni, Luque y Ortiz. Así se arregla un país. Que joder.

Resultado de imagen para argentina campeon 1978

domingo, 15 de julio de 2018

Zafando con Pity y Pitana, Por: Alejandro Borensztein, para Clarin

Humor Político

Zafando con Pity y Pitana

Alejandro BorenszteinPor: Alejandro Borensztein, para Clarin

La presidenta croata Kolinda Grabar-Kitarovic es un espectáculo aparte.

Resultado de imagen para Kolinda Grabar-Kitarovic macri

Últimamente, la política no interesa demasiado. Las mediciones de rating lo demuestran. Basta con mirar los programas que se ocupan de la política y la actualidad para darse cuenta de que andan medio perdidos y no saben bien para donde agarrar. El fenómeno tiene su lógica.

Por un lado, la gente se cansó del conflicto político. Y por el otro, hay tres ideas fuertes que tienen un consenso mayoritario y no queda mucho margen para discutir. A saber:

1. Los genios del kirchnerismo dejaron un quilombo más grave que lo que todos suponíamos.

2. Los genios del gobierno actual no dan pie con bola para resolverlo.

3. No se vislumbra en el horizonte la aparición de otros genios como para embarcarnos en alguna nueva frustración y empezar a divertirnos a cuenta.

Varados todos en esta situación, la gente se dedica a tratar de sobrevivir como puede mientras espera que en algún momento el gobierno le encuentre la vuelta a todo este embrollo. Así las cosas, no hay mucho más para comentar.

Resultado de imagen para pityPor suerte para los medios, el jueves Pity Alvarez acribilló a un tipo y hoy el árbitro argentino Pitana va a dirigir la final en Rusia. Con esos dos temas tiramos hasta mañana lunes.

Si para el martes o miércoles no aparece nada nuevo, volveremos a debatir sobre Chiqui Tapia y el honorable comité de académicos que lo rodea. Así de zaparrastrosos como se ven, amigo lector, nuestra realeza futbolera garpa como loco.

Rascando el fondo de la lata, te quedan algunos temitas sueltos medio absurdos. Lilita diciendo alguna gansada, Felipe Solá que ya se siente presidente, algunos delirantes sueltos que candidatean a Tinelli o la aparición de Aníbal Fernández que propuso en Lomas de Zamora “darles por los dientes a los tipos de este gobierno” y luego sugirió por twitter que hay que fusilarlos (tweet 8 de julio a las 22:09 hs). Ninguno de estos temas califica para una agenda ganchera si es que uno quiere seguir jugando en las grandes ligas de los medios. Ahora, si te querés ir a la B, dale nomás.

Lamentablemente, la cruda realidad se resume en dos asuntos muy aburridos: la eventual negociación entre el gobierno y la oposición para bajar el déficit fiscal a 1,3% del PBI y un partido de fútbol entre Croacia y Francia al que todos vamos a mirar como si nos importara.

Podríamos sumarle a esta agenda la crisis interna con el radicalismo, pero con una mano en el corazón, no hay nada más aburrido en este mundo que una crisis entre radicales. En eso, los peronistas son mucho más divertidos.

¿Quiere que hablemos de cómo va a hacer el Compañero Mauri para serruchar 300.000 palos del presupuesto 2019? ¿O le ponemos onda a la final del mundial?

En tal caso, la pregunta es: ¿como hacemos para encontrarle sentido al partido de hoy? Intentémoslo.

Aunque uno no tiene la menor idea de quien fue Carl Philipp Gottlieb von Clausewitz (1780 / 1831, Prusia) hace años que venimos repitiendo su frase más famosa: “la guerra es la continuación de la política por otros medios”.

En la década del ’70 era muy común encontrar en un café de la Avenida Corrientes a algún revolucionario parlándose a una mina con aquello de “lo que pasa es que la guerra es la continuidad de la política por otros medios, ¿entendés flaca?”.

¿Cuantas parejas se habrán formado al calor de estos falsos eruditos? Incontables. Desde entonces, mucha agua corrió bajo el puente y del bar “La Paz” a votar por Scioli, algo raro sucedió en el camino.

Volviendo al punto, hoy podríamos ampliar la idea de Von Clausewitz y decir que “el fútbol es la continuidad de la guerra por otros medios”. Ahí tenemos una puntita para empezar a interesarnos en la final del mundial entre Francia y Croacia.

Mucha gente suele ver en el fútbol una prolongación de la guerra y, por ende también de la política.

No faltan los tipos que se alegraron con la eliminación de España y pensaron “esta es toda tuya, Moctezuma”. Ni hablar de los que festejaron la eliminación de Alemania como si fuera otra caída del Tercer Reich.

A veces suena un poco descabellado, pero alguna vuelta hay que encontrarle. No se puede ver un partido de fútbol y sentir que a uno le da lo mismo que gane cualquiera. Para eso, es preferible ir al cine.

Hoy no nos queda más remedio que buscar una buena excusa para hinchar por alguno de los dos equipos.

¿Por qué buena razón podríamos hinchar por los franceses? O al revés, ¿de que podríamos culpar a los franceses para desearles la derrota? En principio, las canciones de Maurice Chevallier son una buena razón para que los croatas les hagan cuatro.

También la deplorable tradición francesa de esconder filetes de pescado debajo de salsas cremosas con roquefort se merece una goleada de Croacia, con dos de Rakitic y uno de Modric, en lo posible.

Sin embargo, Mbappé, Griezmann y Pavard son una buena razón para alentar a los franceses. También Brigitte Bardot y Catherine Deneuve.

Si usted amigo lector quiere buscar una motivación más política y, por ejemplo, ponerse del lado del país que no colaboró con los nazis, ahí estamos en un problemón. En ese caso, mejor apague la tele.

Obviamente a los franceses los conocemos más. En cambio, Croacia nos queda un poco más lejos.

Viene de formar parte de la vieja Yugoslavia que a su vez integraba el bloque de países socialistas durante la época del Pacto de Varsovia. En aquellos tiempos tuvieron un presidente militar que se quedó en el poder durante 27 años (1953-1980). Se llamaba Tito, un nombre que suena más a cuñado que a dictador del bloque soviético.

Luego padecieron la horrorosa guerra de los Balcanes. Hoy Croacia es un país independiente, pujante, democrático y moderno.

Hinchar por alguno de los dos países según sus presidentes también nos pone en una situación difícil de decidir.

Los franceses tienen a Macrón, un demócrata de lujo. Junto a Justin Trudeau de Canadá son la nueva generación del progresismo occidental. Ganar el Mundial sería un buen espaldarazo justo ahora que Trump lo viene maltratando.

Los croatas no se quedan atrás y tienen a la presidenta Kolinda Grabar-Kitarovic. Vivísima, linda, inteligente, una verdadera revelación que fascina al mundo.Resultado de imagen para Kolinda Grabar-Kitarovic con camiseta seleccion

Cada vez que Croacia jugó un partido, ella pidió licencia como presidenta, se sacó un pasaje común en turista y se mezcló entre la hinchada croata vestida con la camiseta de la selección.

Kolinda Grabar-Kitarovic, presidenta de Croacia, le arranca una sonrisa a Donald Trump al obsequiarle la camiseta de Croacia. (AFP / CROATIA PRESIDENTIAL PRESS SERVICES)Antes de la semifinal con Inglaterra, viajó a la reunión de la OTAN y después de que Trump los insultó a todos, ella le regaló la camiseta 10 de Croacia con su nombre impreso en la espalda y le cerró el pico. Ya le había regalado una a Macri y otra al Papa Francisco. Es crack.

El día de la OTAN, también le llevó la 10 de Croacia a la Primer Ministra británica Theresa May, con el May impreso. Esa misma noche, los croatas les ganaron la semifinal a los ingleses 2 a 1. Todavía sale el humito de la camiseta quemada por las chimeneas del 10 de Downing Street, en Londres. Hoy va a estar en el palco oficial bardeando a Macron. Un espectáculo aparte.

Podríamos resolver el problema hinchando por el árbitro argentino Pitana, pero es raro. ¿Cómo se hincha por un árbitro? ¿Hay que aplaudir cuando el tipo cobra offside? ¿Y si se come un penal? No da salir al balcón con la bandera argentina cuando Pitana expulse a un tipo. Es muy de botón.

No lo sé. Tal vez a los argentinos nos venga bien relajarnos un poco viendo un partido de fútbol que no nos importa nada. Es un respiro.

Vamos Pitana, hoy domingo te convertís en héroe. Mañana lunes, ya veremos a quien le cortamos las piernas por 300.000 palos.

domingo, 1 de julio de 2018

Balcarce, el Superministro, por Alejandro Borensztein, para Clarin


No puede haber reformas políticas serias sin acuerdos políticos serios.

Así es el futbol, Balcarce. Se gana y se pierde. Duele, pero pasa. Domingo chivo. La gente está golpeada. Es el momento justo para mostrar liderazgo. Para que aparezca una voz que empuje la moral empantanada hacia un porvenir de esperanza. Nos hace falta un distinto. Uno que marque la diferencia y que nos dé más volumen de juego. Es tu hora, Balcarce. Mirame bien Balcarce. ¿Estás listo? Vamos.

-Perro Balcarce, ¿Juráis por Dios Nuestro Señor y la Patria desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de Superministro de la Nación para el que habéis sido nombrado?

-Guauu -Si así no lo hiciereis, que Dios y la Patria os lo demanden.

Ahora si, venga para acá. ¡Sit Balcarce! La vida te lleva a lugares impensados. De González Catán a Superministro. O sea, la persona (en este caso el perro) que está por debajo del Presidente y por encima del señor Peñaquintanalopetegui. Llegaste. Ahora analicemos el contexto.

La cosa no está nada fácil pero tampoco podemos decir que se nos quemó el pollo en el horno y hay que pedir una pizza.

Por si te habías olvidado, el domingo 22 de abril, hace solo 8 semanas, te dije textualmente: “Balcarce, hoy todo indica que en 2019 seguís viaje sin problemas. ¿Pero que pasaría si de repente no afloja la inflación, se te disparan los números y se llega a mancar el crecimiento? Ni te cuento si afuera cierran la canilla y nos quedamos sin crédito.” Podía pasar y pasó, Balcarce. ¿Adónde vas? Pará, volvé. Recién asumiste, no te escapes. Tranquilo. Van quince del segundo tiempo, ibas 2 a 0 arriba y se te pusieron 2 a 1. Alguna vez, Bilardo explicó que el 2 a 0 es el peor resultado, porque te hacen uno y te pegas un julepe de novela. Pero en realidad, todavía seguís ganando.

Por eso ahora el gobierno necesita un buen perro. Así es la política. A estos le faltan perros y al gobierno anterior le sobraban. De hecho, eran una jauría desopilante.

Venimos con una situación basada en los famosos tres pilares de siempre: 1. Bajar inflación y mantener crecimiento suave y constante (todo esto lo vamos a tener que dejar para otra oportunidad).

2. Financiamiento externo para bancar el proceso gradual sin demasiados heridos (acá estaríamos zafando porque el FMI le tiene más fe a la Argentina que los propios argentinos).

3. Que enfrente siga estando Cristina o algún impresentable equivalente (eso por ahora está firme como una roca).

Dado el nuevo escenario Balcarce, la pregunta del millón es: ¿Querés realmente cambiar la Argentina o querés asegurarte las elecciones de 2019? ¿A qué le vas a poner más fichas?

En realidad, se podría aspirar a ambas cosas a la vez, pero esto requiere de muchísimo equilibrio y sabiduría. Y para eso entraste a la cancha, Balcarce.

Preparate porque a partir de ahora, desde adentro de Cambiemos, te van a tironear dos grupos bien distintos: Grupo A: “Aunque duela, hagamos lo que hay que hacer y no jodamos más”.

Grupo B: “Che, nos dieron 50.000 palos verdes. No vamos a ser tan boludos de poner en riesgo el triunfo de 2019. Repartamos y después que ganamos vemos, ¿no?” A mí me da la impresión que tu Presidente está identificado con el Grupo A pero lo psicopatean desde el Grupo B. Me imagino que le dicen al oído: “Ojo Mauricio, no sea cosa que nosotros terminemos haciendo el trabajo sucio, después nos ganen los peronistas y les dejemos un país ordenadito para que hagan lo que se les de la gana. No seamos giles”.

Del lado del Grupo A, el discurso debe ser todo lo contrario. Como se dice en el fútbol: “Mauricio, morí con la tuya”.

Vos tenés que jugar más tirado hacia el Grupo A sin dejar de mirar al Grupo B. Pivotear. Tirar la diagonal. Si equilibrás bien el medio campo, podés contentar a los dos grupos.

Cuando uno analiza la historia, Macri en Boca se mantuvo firme en la suya, inclusive cuando todos lo puteaban.

En 2015, cuando todo el Círculo Rojo le exigía que se juntara con Massa, el tipo eligió morir en la de él.

Creo que rechazar a Massa no fue una especulación política electoral de Durán Barba y Marcos Peña como todo el mundo cree, sino una decisión personal de Macri mucho más profunda y humana. Entendió que era más saludable arriesgarse a perder sólo que intentar ganar mal acompañado. O sea, “morí con la tuya”. Tampoco se equivocó.

Esta vez la decisión es más difícil porque lo que está en juego es mucho más grande. ¿Me seguís, Balcarce?

Hay que hacer los deberes para que la macroeconomía se encamine y todos recuperemos la confianza. Y la confianza se recupera si el mensaje sale de la política en su conjunto y no solamente desde el gobierno.

Y acá es donde, una vez más, sos vos Balcarce el que los debe guiar. Es el momento de poner en marcha lo que tantas veces reclamaste, tu obsesión: un gran acuerdo político para repartir las cargas de la puesta en caja de la economía. O sea, economía y política alineados.

Para eso, el gobierno, la oposición, los empresarios y los sindicatos deberán bajarse un poquito los calzones. Es eso o arriesgarse a perderlo todo, que es lo que ya eligió hacer el kirchnerismo y por ahora, a juzgar por los resultados, no les ha servido para nada.

No te me distraigas Balcarce. Seguime. No hay reformas políticas serias sin acuerdos políticos serios. Y sin reformas no hay República. Sólo una disparatada jauría de kirchneristas explicando que Maduro es una víctima del imperialismo y gritando en el Patio de la Palmeras “…ni yanquis ni marxistas…etc. etc. etc”. Hasta que aparece Cristina y dice: “bueno chicos, vamos todos a casa que en un rato empieza Bonanza. Yo me voy a descansar a El Calafate y a mirar Sábados Circulares de Mancera”.

Pichetto, que ya se avivó de todo esto, le tiró al gobierno un centro con rosca de esos que sólo Román sabía tirar. Además, si los gobernadores e intendentes peronistas pretenden mantener controlados sus territorios, también están obligados a acordar si no quieren que un incendio les chamusque sus propios asados. Y encima, los vuelva a engrampar la hotelera exitosa.

Ellos también tienen su propio Grupo A (cuidemos esto porque nos llevan puesto a todos) y Grupo B (hay que romper al gobierno como sea y después vemos).

¿Quien tiene la sabiduría como para encontrar el punto justo en todo este juego? No me mires con esa cara Balcarce. Sos vos, no hay otro.

¿Como lo vas a lograr? Tenés que tener un plan claro, bien definido. Sin improvisar nada y sin perder la calma. Bloqueame a ese Sampaoli que todos llevamos adentro.

Ahora te van a venir a chamuyar los sabelotodo. La típica. Los que creen que todo es fácil. Los que dicen “un Mundial son sólo siete partidos” sin aclarar que habitualmente, entre esos siete, te toca jugar contra Brasil o Alemania o Italia o Francia o Inglaterra o todos esos juntos. Y que además, para los contrarios, también son sólo siete partidos.

En política pasa lo mismo. Ahora vienen los nuevos amigos, los que creen que saben y los del Círculo Rojo. Todos te van a decir que tenés que reactivar las economías regionales, incentivar a las Pymes, impulsar las exportaciones para que entren divisas, generar empleo y bajar el gasto del Estado haciéndolo más eficiente. Mirá vos, no se me había ocurrido.

Lo que nadie pudo hacer en tantas décadas, vienen y te la explican como si vos fueras un boludo.

Y después, cuando las cosas no salen, te la rematan con el famoso “acá hay un problema de comunicación” como si la gente fuese estúpida y no entendiese lo que pasa.

Balcarce, vos dale para adelante. El único secreto es el esfuerzo. Transpirar la camiseta. Quedémonos con el legado del gran Mascherano, lo mejor de la Selección en los últimos años:Resultado de imagen para mascherano 
Balcarce, hoy te convertís en héroe.



domingo, 24 de junio de 2018

Armani, Pavón y el déficit fiscal/ Por Alejandro Borensztein para Clarín

ArmaniArmani, Pavón y el déficit fiscal

Por Alejandro Borensztein para Clarín

Todos estos desastres futbolísticos ocurrieron bajo la misma dirigencia, de Grondona a Chiqui Tapia

Siempre se ha dicho que en cada argentino hay un director técnico de fútbol. Y también que todos los argentinos somos ministros de economía. Lo que pocas veces ocurre es que seamos ambas cosas al mismo tiempo, como viene sucediendo en los últimos días.

Evidentemente, como opinar es gratis, allá vamos todos.

La última iniciativa económica que circuló popularmente fue la de repartir los 50.000 millones de dólares del FMI entre los casi 50 millones de argentinos y así cada uno ligaba un millón de dólares.

Miles de potenciales ministros de economía se tragaron la ilusión óptica de que 50.000 millones dividido 50 millones te da un millón por argentino.

Matemática básica: 50.000.000.000 dividido 50.000.000 es una cuenta fácil. Tachás 7 ceros de cada lado (50.000.000.000 / 50.000.000) y te queda una simple división de 5.000 / 5 = 1.000. O sea, sólo 1.000 dólares por cabeza. Para quien no tenga ganas de hacer cuentas, puede agarrar la calculadora que viene en el celular y chau.

Genios que dicen saber como se financia el déficit fiscal pero en realidad ni siquiera aprobarían Matemática de primer grado.

Sin embargo, un gran amigo mío que no es ningún burro me llamó con la misma propuesta: “Che, ¿Por qué no reparten los 50.000 millones y nos quedamos con un millón cada uno?”. Es un tipo preparado, leído, muy buen productor de televisión. No voy a dar el nombre del personaje porque es conocido, es gomía y yo tengo códigos.

Pero mi amigo estaba convencido: “Es un palo verde para cada uno y no laburamos más”, insistía. No lo nombro porque soy fiel y lo banco.

Tal vez este razonamiento ridículo le surgió en un momento de confusión, durante el programa que tiene todas las mañanas en Telefe. Pero no. Más tarde me llamó y me lo volvió a decir seriamente. Ahí ya me preocupé.

El disparate es tan grande que, si yo no fuera un amigo leal, lo deschavaría para que entendamos nuestra locura. Pero la verdad es que Gerardo no se merece que yo le haga esto. Es un tipo serio, culto. Siempre hace programas impecables. No sería justo mandarlo al frente.

Ahora con una mano en el corazón ¿Cómo puede ser que un tipo como Rozín me diga semejante pelotudez? ¿Puede ser que haya tanta gente haciendo la misma cuenta?

Lo mismo pasa con el fútbol. Miles de taxistas, panaderos, homeópatas, vendedores de autos, torneros, escribanos, cantantes y demás argentinos que creen saber como se resuelve la economía, ahora también se la pasan diciendo que Sampaoli es un inútil porque contra Croacia armó una línea de tres y contra Islandia una de cuatro. Como si supieran.

“Yo le hubiera pegado fuerte y al medio” dice un inmobiliario que pretende explicarle a Messi como se ejecuta un penal.

Ahora dicen que los croatas nos humillaron porque Chiqui Tapia, Angelici y Moyano son una banda de impresentables. Está claro que a ninguno de los tres le resultaría fácil vender un auto usado. Pero esa no es la razón por la que empatamos contra Islandia o perdimos contra Croacia.

Claudio "Chiqui" Tapia, en una práctica anterior al partido con Croacia. (Juano Tesone/ Enviado especial)

A estas y otras eminencias que manejan el fútbol argentino les debemos los clubes fundidos, las barrabravas, la ausencia de hinchadas visitantes, el vergonzoso comportamiento en cada estadio del mundo, el botellazo a Gonzalo Bonadeo, las costillas rotas del pobre turista croata o que ni siquiera se sepa como va a ser el próximo torneo que arranca en 40 días.

Pero con este mismo simposio de camisas Extra Large que dirigen el fútbol, en el Mundial anterior llegamos a la final. Porque lo que hay que entender es que, más allá de sus dirigentes, el fútbol es fútbol.

¡¡La derrota contra Croacia es la peor catástrofe desde el 6 a 1 contra Checoslovaquia en el Mundial de Suecia ‘58!!! gritan indignados.

En 1969, yo estaba en la cancha de Boca cuando Perú nos empató 2 a 2 y nos eliminó del Mundial de México ´70. ¡¡Catástrofe!!

En Alemania ´74, la Holanda de Cruyff nos hizo 4 goles, nos pegó un baile de novela y nos mandó a casa. ¡¡Catástrofe!!

En España ’82, siendo campeones del mundo con Menotti, perdimos de entrada contra Bélgica y pocos días después nos comimos 3 goles contra Brasil y 3 contra Italia. A casita. ¡¡Catástrofe!!

En Italia ´90 también estrenamos el título de campeones, esta vez con Bilardo, jugando el partido inaugural contra los africanos de Camerún. Y perdimos 1 a 0. ¡¡Catástrofe!!! Así y todo, después llegamos a la final.

En las eliminatorias del ´94 nos jugábamos la clasificación contra Colombia en el Monumental y perdimos… 5 a 0!!! ¡¡Catástrofe!!

En EEUU ’94 lo agarraron a Diego en el antidóping. Drama nacional. ¡Catástrofe!!

En Corea - Japon 2002 fuimos con el mejor plantel de la historia convencidos que traíamos la Copa, y en una semana nos eliminaron. No llegamos ni a desarmar las valijas. ¡¡¡Catástrofe!!!

Todos estos desastres ocurrieron bajo la dirección de la misma aristocracia dirigencial. De Grondona a Chiqui Tapia, pasando por… (completar a voluntad).

Pero también ganamos el Mundial del 78, el del 86 y llegamos a las finales del 90 y de 2014. Ganamos las Copas América con el Coco Basile, los 3 mundiales juveniles con Pekerman y las medallas de oro en Atenas y Beijing. Siempre manteniendo el mismo nivel de bestias peludas al frente de la AFA.

En otras palabras amigo lector, esto es fútbol. Años de cancha me han enseñado que sólo me cabe disfrutarlo o padecerlo. Nunca creer que sé algo. De fútbol sólo saben los que juegan adentro de la cancha y los que dirigen desde el banco.

Ellos saben cómo se siente el jugador, cómo se llevan, quiénes están peleados, quién está mejor para jugar, quién se anima, quién arruga, quién durmió mal, quién extraña, cómo son los contrarios, cual tiene problemas en la rodilla y a quién hay que correrlo por la derecha o anticiparlo por izquierda.

Exceptuando a Macaya y a algunos estudiosos más, el resto miramos de afuera y creemos que sabemos. Millones de directores técnicos y millones de ministros de economía.

Está claro que Sampaoli no es el técnico ideal. Que no se entiende como quiere que jueguen, que no está para ir a cenar a lo de Máxima Zorreguieta y que no le vendría mal una charlita con Gino Bogani. No es un orgullo nacional tener un DT que le gritó “¡cagón!” al jugador croata que pasaba por delante de él.

Resultado de imagen para sampaoli insultando a jugador croata

Pero esto es fútbol. ¿Y si el martes el equipo de Sampaoli clasifica? ¿Y si ganamos en octavos? ¿Y si llegamos a semi? ¿Y si Messi hace tres? ¿Y si Caballero te gana una definición por penales? ¿Qué vamos a decir? ¿De qué nos vamos a disfrazar?

La novedad es que ahora, además de ser DT y ministros de Economía, aprendimos a combinar todas estas disciplinas y sacar conclusiones mucho más sofisticadas.

Por ejemplo, en un diario kirchnerista amigo explicaban la contradicción de pedirle a los argentinos que ahorren energía mientras a los jugadores se les exige que la derrochen. Remataban el razonamiento resaltando que los Panamá Papers involucran tanto al conductor de la selección (Messi) como al del país (Macri). Como si Modric, el 10 Croacia, hubiera pensado en eso cuando le pegó como los dioses y la clavó junto al palo.

Mucho más original fue la explicación pública de Luis D’Elía y de Jorge Asís según la cual, detrás del mal rendimiento de Messi y la derrota de Argentina, estuvo Israel en represalia por el partido suspendido.

Todos sabemos que la inteligencia israelí es muy sofisticada. Pero nunca me hubiera imaginado que el Mossad tenia la tecnología necesaria como para lograr que Enzo Pérez, cuando íbamos 0 a 0 y con todo el arco libre, tirara la pelota afuera. A veces el antisemitismo y la estupidez se combinan de una manera desopilante.

Por eso amigo lector, este es el momento de mantener la calma, recuperar el equilibrio y dejar de ser el DT y el ministro de economía que todo argentino lleva adentro. Serenidad, educación y humildad por sobre todo.

Vos Sampaoli: ponelo a Armani en el arco, armá una buena línea de cuatro como Dios manda, pará en el medio un doble 5 con Mascherano, soltá un volante de creación para que Messi no tenga que bajar tanto a buscar la bocha y ponelo a Pavón de una buena vez, carajo.

Y vos Dujovne, bajame el déficit fiscal y buscate a un peluquero como la gente.

Déjense de joder.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog