Chat Deliverado

domingo, 18 de febrero de 2018

Cronograma del bolonqui Por Alejandro Borensztein/Para Clarín

Cronograma del bolonqui

Por Alejandro Borensztein/Para Clarín








Esto no es Noruega, ni lo va a ser nunca. Si quiere tener una vida ordenada, vaya a vivir a Oslo.
A esta altura de la vida cansa seguir escuchando frases tales como “estas cosas en los países serios no pasan” o “acá no hay previsibilidad” o “viven cambiando las reglas de juego” etc., etc.
No es tan así. Usted sabe muy bien, amigo lector, que mañana lunes y el martes hay paro de bancarios y todos los bancos van a estar rigurosamente cerrados. Y que el miércoles los bancos van a estar abiertos de par en par, pero va a ser imposible llegar a ninguna sucursal porque Moyano tiene programado atravesar un camión en cada calle de la Patria.
Esto quiere decir que, si bien es cierto que vivimos en un quilombo padre, es un quilombo perfectamente organizado y previsible. Todos estamos fehacientemente informados que hasta el próximo jueves 22 no va a haber un solo billete disponible en toda la Argentina. Ni los falsos.
Si usted no tomó sus recaudos, no se organizó y no lo previó, no es culpa del país, ni del gobierno, ni de los sindicatos, ni de los empresarios. Es problema suyo.
Si alguno se quedó sin billetes será porque no tiene un sope por más que los bancos le abran las 24 horas, o porque anda por la vida relajado y distraído creyendo que esto es Noruega. Y esto no es Noruega ni lo va a ser nunca. Si usted quiere tener una vida ordenada, hay que estar atento y avivarse de como son las cosas. O irse a vivir a Oslo.
Por ejemplo, si usted vive en la provincia de Buenos Aires y tiene hijos en edad escolar ya vaya pensando dónde dejarlos el 5 de marzo porque ya sabemos que en la escuela no va a poder. ¿O acaso alguna vez encontró una escuela abierta el primer día de clases?
Tal vez los gobiernos deberían facilitar las cosas, sincerarse y en el cronograma escolar, donde dice “inicio de clases” deberían poner “inicio de huelga”. Pero bueno, aunque no lo aclaren, todos sabemos que es así.
También es de público conocimiento que la semana que viene, a más tardar la otra, comienza el raid televisivo de Baradel explicando que María Eugenia Vidal es la restauración de la derecha neoliberal que encarcela a los luchadores populares y sarasasasa.
Baradel te rinde en cámara una semana, semanita y media, no mucho más. Después, cada vez que aparece en un programa, el minuto a minuto se te cae como un piano y ya no lo quiere invitar más nadie.
Vidal es más zorra y en los primeros días del conflicto te manda a la tele a una segunda línea para que vaya haciendo el laburito fino. Siempre es un ministro o un secretario, que generalmente trastabilla un poco, pero el tipo va y aguanta todo lo que puede hasta que Baradel se empieza a desgastar.
Recién ahí aparece Vidal en dos o tres programas fuertes, te hace el acting de la firmeza y la lucha contra las mafias y un par de semanas después te resuelve el tema, los chicos vuelven felices al colegio y todos seguimos igual de burros como siempre.
Si a esta altura usted todavía no tiene arreglado con su cuñada o con su suegra para que el 5 de marzo le cuiden a los pibes, entonces el improvisado es usted. No le reclame más al país ni al gobierno. Las cosas están mucho más previstas y organizadas de lo que parece.
¿O acaso no sabemos todos lo que va a pasar el miércoles con la marcha de Moyano? El tipo va a llenar la ciudad de camiones, va a ser un caos, va a decir barbaridades de Macri pero dejando una puertita abierta y va a tratar de disimular el fastidio de ver al kirchnerismo copándole el acto. Una vez que termine el discurso, van a aparecer los troskos para entrenarse con vistas a los grandes disturbios que se van a llevar a cabo durante la reunión del G20 en Buenos Aires.
Y por supuesto, el jueves a la mañana va estar la cuadrilla de Larreta repintando el Cabildo. Una manito de pintura al agua nomás. No vale la pena darle con una acrílica satinada de alta resistencia, si total lo van a volver a enchastrar a la semana siguiente. Nada nuevo bajo el sol de la Argentina. ¿De dónde sacaron que no somos un país previsible?
Al contrario, somos previsibles y previsores.
Hace mucho tiempo que se sabía que la tasa de interés en los EEUU iba a aumentar, como efectivamente está ocurriendo en estos días. Lamentablemente, eso significa que también aumenta la tasa de los próximos bonos que la Argentina va a tener que colocar para seguir tratando de tapar el agujero que nos dejaron los cráneos de la década hotelera.
Por eso este gobierno, que es sabio y previsor, se apuró y aprovechó estos dos años para endeudarse hasta las pelotas antes del aumento de la tasa de interés.
En realidad, podrían haber aprovechado este tiempo para mejorar la recaudación, bajar un poco más el gasto y tener que pedir menos prestado. Pero se ve que las encuestas de Durán Barba dan que la sociedad todavía no esta preparada para eso.
Sin embargo fue una gran jugada. Es verdad que ahora debemos un fangote, pero a una tasa baratísima. Sólo pagamos casi el doble que Uruguay. Una pichincha.
Tampoco se entiende porque ahora la gente se sorprende por las cosas que dice Zaffaroni cuando, en realidad, eran totalmente esperables. El 19 de enero dijo que deseaba que el gobierno de Macri termine lo antes posible. El 12 de febrero reiteró que él quería que el gobierno se fuera antes. Ahora toca el 10 de marzo. Es una dosis de fascismo cada 24 días, con un margen de error de más o menos 48 horas.
No es ninguna novedad. El tipo piensa que el gobierno se tiene que ir antes de tiempo, del mismo modo que piensa que los violadores y los criminales también se tienen que ir a su casa antes de tiempo. Es coherente.
De hecho, él mismo debe lamentarse de no haberse ido antes de tiempo de la Corte. Se hubiera ahorrado el disgusto de quedar deschavado como un juez colaboracionista del Proceso, que rechazaba los hábeas corpus que se presentaban por los desaparecidos y que, siendo ya miembro de la Corte, tenía un paquetito de departamentos alquilados a una red de prostitución. Si se hubiera ido antes, nadie se hubiese enterado de que el tipo era este flor de jurista. Esto te pasa cuando no planificás bien y no tenés un cronograma claro.
Mientras tanto, en el gobierno se frotan las manos por lo que dicen y hacen los kirchneristas como Zaffaroni y siguen pra frenchi.
Esta semana se fueron a su tradicional retiro espiritual, que también ya estaba agendado. Una especie de partuza ministerial que Cambiemos organiza anualmente en Chapadmalal.
La duda que a uno le queda es ¿por qué se tomaron jueves y viernes cuando pudieron haberse ido el lunes y martes que era feriado de Carnaval? Con el cuento de que son un equipo que tiene que socializar, compartir experiencias, reflexionar juntos y toda esa pelotudez, nos caminaron y esta semana sólo laburaron el miércoles. El jueves tempranito avisaron que la inflación de enero fue del 1,8%, que la de los precios mayoristas superaba el 4% y antes de que los puteen ya estaban todos en Chapadmalal. Diga que venimos del kirchnerismo, si no es para serrucharse los coglioni.
Casualmente, eso es lo que está previsto hacerle a este muchacho Díaz Gilligan, Subsecretario General de la Presidencia que, al parecer, se olvidó de declarar una cuentita de palo doscientos que tenía en Andorra.
Tampoco es para ensañarse tanto. ¿Quién no se ha olvidado alguna vez un palo verde en Andorra?
Además, también está dentro de lo previsto. Si armás un gobierno con mucha gente rica, tenés los problemas de gente rica.
Como el kirchnerismo. Armaron un gobierno de ladrones, se morfaron los problemas de los ladrones. Ahí los tenés: todos presos.
Agéndeselo nomás, amigo lector. Martes o miércoles a más tardar, parte el Subsecretario de la Presidencia en su barco. Derechito, a la isla de Gilligan. Todo perfectamente organizado. Creo.

domingo, 11 de febrero de 2018

Marte, un planeta sin peronistas ni gorilas, Por Alejandro Borensztein para Clarín

Humor Político

Marte, un planeta sin peronistas ni gorilas

Por Alejandro Borensztein para Clarín

No explicaron como el PJ gobernó la provincia de Buenos Aires 28 años y la dejaron con millones de pobres.
Esta semana, el cohete Falcon Heavy de 70 metros de largo, impulsado por 27 motores, con dos cohetes adosados para sumarle una potencia inédita, se elevó hacia el espacio transformándose en la nave más poderosa de la historia y en el primer paso concreto hacia la colonización de Marte.
El multimillonario innovador Elon Musk es el creador de este cohete, además de ser el dueño de Tesla, la principal fábrica de autos eléctricos, el impulsor de los sistemas de autopistas urbanas subterráneas de alta velocidad y de muchas otras innovaciones. Su propuesta es armar una base de abastecimiento y soporte en la Luna y desde allí conectar los viajes a Marte para que el hombre expanda sus límites.
Elon Musk con sus 46 años está en la punta más alta de la cadena evolutiva de la humanidad. En la otra punta están Alberto Fernández, Agustín Rossi, Felipe Solá, Daniel Filmus, el Chino Navarro, Víctor Santa María y Daniel Arroyo, que esta semana se juntaron para ver si pueden reunificar al peronismo.
Cada uno tuvo 8 minutos para hablar en un acto donde explicaron todo lo malo que hacen los tipos que están en el gobierno y todo lo bueno que van a hacer ellos cuando se pongan de acuerdo y tengan la oportunidad de volver.
Resultado de imagen para reunion de peronista y frente renovadorSe abrazaron, sonrieron y finalmente cantaron la marcha peronista. Completa. Hacía mucho que no se la escuchaba enterita. Cantaron hasta las estrofas finales cuya letra ya no sabe nadie, sólo el gran Hugo (me refiero a Hugo del Carril, obvio, porque el otro Hugo se la está estudiando de memoria para el 21, sino al acto no le va terminar yendo ni el loro).
En el escenario del encuentro había un silloncito para cada uno, y una mesa ratona en el medio. Si sobre la mesita hubieran colocado un Wincofon, no hubiese desentonado.
El Falcon Heavy que lanzó Elon Musk en el inicio de la carrera espacial a Marte, llevaba adosados dos cohetes propulsores laterales (Falcon 9) que, una vez que le dieron al cohete principal toda la potencia necesaria, se desprendieron, volvieron solitos a la Tierra y se posaron suave y verticalmente en unas plataformas donde estaban esperando los técnicos para pasarles un trapito húmedo y volver a usarlos. Elon Musk explicó que esta es una de las ideas principales que hacen económicamente viable al proyecto.
En cambio, ni Rossi, ni Solá, ni Fernández, ni Arroyo, ni Filmus, ni Santa María, ni Navarro pudieron explicarnos todavía como fue que el peronismo gobernó la provincia de Buenos Aires durante 28 años y dejaron esta joyita engarzada de pobres que hoy tenemos.
Nadie duda de sus buenas intenciones, pero esto es como el fútbol: cuando los resultados no se dan, vuela el técnico y se cambia medio equipo.
El senador Pichetto hace rato que les viene avisando que si no hay nuevas ideas y un recambio generacional, no van a llegar a ningún lado. Pero no lo escuchan. Básicamente porque un recambio generacional es sólo una manera elegante de decirles que ya rompieron bastante las pelotas, que es hora de correrse, dejarle el lugar a los más aggiornados y volverse a casa.
El cierre del encuentro por la unificación y la renovación peronista estuvo a cargo del Alberto Rodriguez Saá. Todo bien con los Rodriguez Saá, pero me da la sensación que para unificar y renovar el negocio estaría haciendo falta otra mercadería.
No es muy diferente el panorama sindical. Moyano convocó a un acto aprovechando que la situación económica está difícil, pero todos sabemos que si la justicia no lo estuviera investigando, el acto se postergaría para la próxima década. El tipo se siente acorralado. Se le rajan los sindicalistas, lo usan los kirchneristas y, para su estupor, se le cuelgan los trotskistas. En cualquier momento, le pide ayuda a la barra brava de Racing.
Es como el viejo chiste del grupo de amigos, uno de ellos rengo, que se van de cacería y de pronto aparece un león en el campamento y los empieza a correr. El rengo, rezagado en el escape por su dificultad, grita “¡¡no corran que es pior!!!” En este caso, el león es la justicia, los amigos que escapan son los sindicalistas y el rengo es Moyano.
Los primeros intentos de reacción peronista se presentan como un posible acuerdo para desembocar en unas PASO. En el fondo, el kirchnerismo está feliz porque no puede creer que le estén sirviendo en bandeja la posibilidad de que Cristina se coma crudos, una vez más, a todos los dirigentes peronistas.
Y a su vez el gobierno también está feliz porque de este modo, el peronismo le está entregando a Cristina la llave del triunfo. Del triunfo de Cambiemos, obviamente.
Mientras tanto el gobierno hace la pata ancha y abusa. Saben que tienen el camino bastante asfaltado y, salvo que se aparezca un león en el campamento o un cisne negro en el camino, van derecho hasta el 2023. Seamos sinceros: ¿Quien podría hoy ganarle a Maria Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires?
Por más que se renueven y unifiquen de urgencia de la mano de Alberto Fernández, Felipe y Alberto Rodriguez Saá, como viene la cosa, están más cerca del león que del poder. Vidal le gana al peronismo con las viejas armas peronistas: la mina se acordó de los mismos pobres a los que ellos dejaron arrumbados en el olvido durante 30 años. Ahora, andá a cantarle a Gardel.
En el agrande, al Gobierno le aparecen algunos asuntitos que, de no corregir rápidamente, con los años y el declinar del poder se irán agravando.
Hoy los Kirchner están acorralados por los primeros chanchullos que hicieron cuando en 2003 armaron la constructora con Lázaro Baez y compraron los hotelitos. Lo que hace 15 años era sólo una denuncia aislada y delirante de Lilita, hoy es la antesala del calabozo.

Cuando Durán Barba instala una discusión sobre la pena de muerte, sin duda, para Cambiemos es un gol en contra. Pero en cuánto sacan de mitad de cancha, recuperan la pelota los peronistas y al toque son ellos lo que se hacen el gol en contra. Esa es la dinámica de la política argentina actual.

Pero ojo, los años pasan factura. Y los errores tarde o temprano se pagan. Desde el affaire Triaca o la designación de Etchevehere hasta Fly Bondi pasando por la inexplicable presencia de Angelici en los pasillos del Gobierno, todo tendrá un costo mayor que el que aparenta tener ahora.

Mirá si será contraproducente el rol de Angelici que hemos llegado al extremo que el domingo pasado Tevez hizo un gol con medio tobillo en offside, lo dieron por válido (era imposible detectarlo), y todo el estadio empezó a corear “Mauricio Macri LPQTP”. Urgente Lilita para terminar con este problema.

En cambio, no me ensañaría tanto con la aerolínea Flybondi. Con ese nombre simpático y popular, los tipos ya tienen un avión 737 que vuela y todo. Parece que en estos días podrían llegar a tener otro. A veces van con pasajeros y valijas ,y a veces sólo llevan pasajeros y dejan las valijas para otra oportunidad. Van paso a paso. Quien te dice, de a poquito, esta humilde truchada autorizada por un simposio de irresponsables, con los años se te transforme en una KLM o una Lufthansa. No serán Elon Musk, pero tienen su mérito. Veámoslo de ese modo. Cambiemos.

Además esto alienta la inversión. Usted mismo, amigo lector, puede hacer una vaquita con varios amigos, se compran una turbina de un DC9, la dejan en el patio de su casa (tapadita para que no se oxide) y ya se van registrando como compañía de aviación.

Mientras el mundo va hacia Marte, nosotros, enredados en el pasado, no podemos acordar entre todos el camino hacia la utopía más importante que tiene por delante el país: rescatar del infierno al 30% de los argentinos.


En el orden de nuestras prioridades, esto no es lo más importante. Es lo único importante.

Fuente: Diario Clarin

domingo, 4 de febrero de 2018

Un presidente con suerte Por Alejandro Borensztein/Clarin

Un presidente con suerte

Por Alejandro Borensztein/Clarin









El error más grave del Gobierno en enero 
fue la reconstrucción del prejuicio.

No hay mejor manera de empezar la undécima temporada de esta página 2 del diario Clarín, que con la tranquilidad de saber que el Gobierno se puso los pantalones largos, rajó a los 40 parientes nombrados por sus propios funcionarios y así encauzó al país hacia ese futuro venturoso con el que todos soñamos.

Si bien es cierto que todavía vamos a tener que seguir mangueando 35.000 palos verdes por año para cubrir el déficit fiscal, por lo menos ya nos ahorramos el sueldo del cuñado de Triaca.

También nos ahorramos el de las dos hermanas y el de la jermu. No será mucho, amigo lector, pero todo suma. Es más, si me apura un poco le digo que, como viene la mano, en cualquier momento también nos vamos a ahorrar el sueldo del propio ministro Triaca.

Es lo que hay. No es fácil desactivar ese populismo que tantas alegrías nos dio en las últimas décadas. Los sindicatos no te aflojan nada, los empresarios quieren que el Estado les resuelva todo y la clase media no se banca ni un mísero aumento del bondi. Al final, los únicos que le ponen onda son los pobres. ​Quién lo hubiera dicho.

La cuestión es que ya se nos fue enero, un mes que muchos aprovechan para tomarse unos días incluyendo buena parte del famoso Círculo Rojo, ese selecto grupo de empresarios, sindicalistas, dirigentes políticos, intelectuales, periodistas y analistas en general, que leen, miran y escuchan todo, viven sobreinformados y se la pasan debatiendo sobre temas muy importantes que no le interesan a nadie (yo no, yo soy otra cosa).

Del mundo periodístico, algunos peso pesados se quedaron de guardia, pero se fueron Lanata, Longobardi, Kirschbaum, Magdalena, Blanck, Fernández Díaz, Pagni, Bonelli, Nico Wiñazky, Majul, Nelson Castro, la mesa de Fantino, y varios más. Por suerte, estaba a mano Rosendo Fraga, que es fundamental (hay gente que no sale de su casa sin consultar a Rosendo Fraga).

Con el Círculo Rojo de vacaciones, el gobierno tenía la oportunidad perfecta para hacer en un sólo mes todas las cagadas juntas que tenía previsto hacer a lo largo del año sin que nadie le rompa los quinotos.

Pero no. Fiel a su estilo gradualista, el gobierno mantuvo la tasa de cagadas en el orden de 2 ó 3 por mes, seguramente para cumplir con la meta de 20 a 25 al año (suelen prometer menos pero nunca bajan de esa cifra). No está mal, teniendo en cuenta que venimos del gobierno kirchnerista que, en materia de cagadas, dejó una híper.

¿Cuál fue el error más grave del mes? El menos pensado: la reconstrucción del prejuicio. Veamos.

En el año 2007, el Compañero Centro Cultural acuñó la famosa frase “Mauricio es Macri” pensando que cierto prejuicio social sobre los Macri bloquearía la carrera política del entonces presidente de Boca. Pero ya se sabe que la especialidad del kirchnerismo es que les salga todo al revés. El prejuicio no funcionó y hoy Macri es el presidente de la Argentina.

Ni bien asumió, nombró a Triaca como ministro y todos pensamos “ojo que este es hijo del Triaca que fue ministro de Menem”, un sindicalista que era muy parecido a estos sindicalistas actuales que tanto admiramos.

Sin embargo, respiramos hondo y le pusimos garra. ¿Por qué endosarle a los hijos los supuestos pecados de sus padres? El gordo parece buena gente, es eficiente, se maneja bien. Vamos, no seamos prejuiciosos. Superemos. Cambiemos.

Al toque, nombraron jefe de la bancada de diputados del PRO a Nicolás Massot.

“¿Massot!!???”, dijimos todos. ¿El que viene de esa familia que se portó tan bien durante la dictadura? ¿Los que veraneaban en el búnker de Adolf? Y otra vez hubo que calmarse y respirar profundo. No seamos prejuiciosos. El pibe es piola, se expresa bien, se muestra democrático, republicano. No le endosemos los pecados ancestrales.

Sin embargo, en la misma semana Triaca se embarró con la casera de la quinta y Massot propuso la reconciliación entre gente que todavía no reconoció ni uno sólo de los horrores cometidos en los ´70.

No hay derecho. Qué poco se valora el esfuerzo realizado. Con toda la garra que le pusimos para superar los prejuicios, en una semana estos dos ingratos lo arruinaron todo.

Sólo falta que salga el ministro Aguad pidiendo que vuelva el servicio militar obligatorio y nos tiramos todos por la ventana.

Si a eso le sumamos los aumentos, la inflación y los sindicatos que se están poniendo densos, diríamos que no tuvimos el mejor enero.

¿Esto presagia un año complicado? En realidad, complicado es todo en la Argentina. Pero hay un par de datos a considerar.

Simplificando, uno puede decir que la economía argentina depende de tres factores: el valor de los productos que vendemos (básicamente los commodities), el estado de los países que nos compran (sobre todo Brasil y China) y la destreza de los gobernantes que elegimos para ir maniobrando entre ambas variables.

Obviamente, de los tres factores, hay dos que no podemos manejar. Tanto el valor de la soja, el trigo o el petróleo, como la situación de Brasil o China dependen de cientos de razones de las cuales nosotros no mojamos la medialuna en ninguna.

Por lo tanto la única variable que podemos controlar es si elegimos gobernantes que saben lo que hacen o elegimos a una manga de inútiles, que es lo que habitualmente nos pasa.

Las dos variables que no controlamos (valor de commodities y situación de nuestros países clientes) son fundamentales. Alfonsín, Sanguinetti o Henrique Cardozo han sido estadistas de muchísima más altura que Kirchner, Mujica o Lula. Pero a los primeros les tocó la soja a 150 y a los otros le tocó a casi 600. Así gobierna cualquiera.

La importancia del tercer factor (o sea los gobernantes que elegimos) se verifica cuando uno ve que tanto la dupla Lula/Dilma como el tándem Tabaré/Mujica supieron aprovechar aquel histórico viento de cola. Sacaron a mucha gente de la pobreza, generaron buena infraestructura y acumularon una bocha de reservas. En cambio, nuestro tándem CCK/CFK la despilfarró toda, graciosamente. No dejaron nada.

Ahora están subiendo algunos commodities como el cobre y el petróleo (aunque aumente la nafta esto alienta la inversión en el sector) y más tímidamente van arrancando la soja, el maíz y el trigo.

Por otra parte, China ya crece a más del 6%, Europa y EE.UU. al 2% y Brasil revierte la caída y crece a más del 1%. Todavía no es aquel viento de cola de la década pasada, pero es una fresca brisa de verano.

Sería insólito que, justo cuando los commodities suben y nuestros países clientes empiezan a mejorar, volvamos a estar gobernados por otra manga de inútiles. Que nos pase dos veces seguidas, sería mucha mala suerte.

Nosotros los bosteros sabemos que Macri es un tipo con suerte: 17 títulos en una década no se ganan solamente jugando bien.

Encima de todo, tiene la suerte de que en el mostrador de enfrente sigue atendiendo la Reina Conserje de Hotesur S.A.

Y si por esas cosas de la política a Cristina la bajan del ring, ya están listos para subirse Moyano, Barrionuevo y Baradel, que son como los Reyes Magos, pero al revés. Cuando los chicos los ven venir, guardan los zapatitos y lloran.

Enero nos demostró que Francisco no lo quiere mucho a Macri, pero evidentemente Dios lo whatsappea todas las mañanas.

Créame amigo lector que cuando yo le digo que el tipo tiene suerte es porque el tipo tiene suerte.

Por supuesto, a la suerte habrá que agregarle un plan de políticas públicas a largo plazo acordado con todos los sectores, un plan industrial para saber a qué rubros le apostamos fuerte y cuáles les dejamos a los chinos, y alguna que otra pavada más de la cual, por ahora, el que más se ocupa es el perro Balcarce. Pero bueno, dejemos eso para otras notas.

Será un año intenso y entretenido, como siempre.

Es un placer estar de vuelta. Empezó la temporada.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Cambiemos, segunda temporada, Por Alejandro Borensztein/Clarin

Cambiemos, segunda temporada

Por Alejandro Borensztein/Clarin


Perón no era un arquitecto egipcio, era el General Perón. Se quedó piola en Madrid.

Cuando Macri basura vos sos la dictadura comenzó su segundo año de gobierno, la nafta súper costaba 18 pesos (hoy vale 22), la yerba 50 (hoy vale 70), el dólar 16,20 (hoy domingo vendo a 18,90) y en Ezeiza y Marcos Paz todavía quedaban unas 30 literas vacías (hoy estamos con ocupación plena y sólo queda disponible la suite presidencial, reservada por las dudas).

Por entonces, Larreta comenzaba la sana costumbre de tener que reparar todos las semanas el Cabildo, la Catedral Metropolitana y aledaños, Baradel se hacía el canchero con Vidal y el kirchnerismo repartía helicópteros de juguete en Plaza de Mayo mientras nos contaban que los Montos habían sido unos románticos incomprendidos.

A los dirigentes de la CGT los bajaban del palco a patadas por negarse a declarar un paro general de 600 días y los piqueteros se dedicaban diariamente a destrozar los nervios de los porteños.

Al gobierno lo corrían por izquierda con el ajuste y por derecha con la falta de ajuste. Aquellos días calientes de marzo parecían llevarnos derechito a la derrota electoral de Cambiemos.

Sin embargo, apareció el 1A (1 de Abril) y cientos de miles de argentinos marcharon por las calles del país para decirle al presidente: “Macho no aflojes, te bancamos” (bancamos moralmente, porque guita acá no pone nadie).

Envalentonado por esa movilización popular, el gobierno encaró hacia las PASO y puso en marcha una estrategia tan original como riesgosa: dado que los candidatos que tenía eran medio flojitos, decidió contratar a D’Elía, Sabbatella, Esteche, Aníbal, Moreno, De Vido, Boudou y otros kirchneristas prestigiosos para que entre todos le hicieran la campaña a Cambiemos y le aseguraran el triunfo.

Sólo faltaba lo más importante: que la candidata fuera Cristina. De haber tenido dos dedos de frente, Ella no hubiera mordido el anzuelo. Pero es sabido que a la hora de tomar decisiones políticas Doña Cristina Fernández de Kirchner no te decepciona nunca. Siempre elige la opción equivocada.

Hace 45 años, en 1972 el General Lanusse le quiso tender la misma trampa al General Perón cuando lo desafió a volver al país antes de agosto de ese año para habilitar su candidatura presidencial. Pero Perón no era un arquitecto egipcio, era el General Perón. Se quedó piola en Madrid, en el 73 lo puso de candidato a Cámpora, el Tío ganó en marzo, después lo sacó en julio, se presentó tranquilo en septiembre y fue presidente por tercera vez hasta su muerte. Algo de política, sabía.

Volviendo a nuestros chapuceros actuales, bajo la sabia mirada del popular Parrilli, cerraron el bodegón del Frente para la Victoria, abrieron la pizzería Unidad Ciudadana y probaron con una estrategia ingeniosa.

Contrataron a una actriz para que hiciera de Cristina durante la campaña de las PASO y vendieron la imagen de una señora amable, sencilla, que hablaba con cierta humildad, le sacaron las joyas, le compraron ropa usada en una feria americana, le escondieron a los espantapájaros que la rodeaban, le contrataron extras para que hicieran de amigas con las que se juntaba a tomar el te con scons, y de tanto en tanto sorprendía diciendo “muchas gracias”. Cuentan que una mañana dijo “perdón”.

Este cambio generó mucha preocupación en el gobierno y un gran entusiasmo en el kirchnerismo donde algunos eruditos como Artemio López preanunciaban un triunfo en las PASO por más de 10 puntos. Lo mismo decía el tipo de barba candado que actuaba en el canal de los dos convictos.

Sin embargo algo falló y lo que iba a ser un triunfo arrasador terminó siendo un humillante empate de local contra la dupla Bullrich/González.

Al grito de “¡fraude, fraude!” tomó la batuta Leopoldo Moreau, un muchacho que en 2003 llegó a ser el candidato presidencial de la UCR obteniendo un resultado histórico: sacó el 2,3% de los votos. Agrandado por semejante performance, se pasó al kirchnerismo, tomó el micrófono y encabezó una nueva estrategia rumbo a las legislativas de octubre.

Echaron a la actriz que hacia de Cristina, pusieron a la verdadera con su tonito, el dedito en alto, le abrocharon el Rolex y la largaron al ruedo, pero con una novedad: esta vez la pasearon por todos los programas de televisión para defender lo indefendible, desde el Indec trucho y la inflación, hasta el 4% de pobreza pasando por el Memorándum, De Vido, López, etc. en un intento por conseguir nuevos votos.

Tarde. La suerte ya estaba echada. Las tropas ya habían desembarcado en Normandía. El Enola Gay ya sobrevolaba el Instituto Patria con la compuerta inferior abierta y el resultado electoral era tan inexorable como el destino de la bocha impulsada por la zurda del Chango Cárdenas en su viaje hacia el ángulo superior derecho del arquero John Fallon para consagrar a Racing como el primer equipo argentino campeón del mundo en 1967.

La temeraria premonición de Randazzo se haría realidad: “Te va a ganar Glady González”. Y así fue nomás. La bocha infló la red.

Para los que disfrutan de la grieta, no había una manera más morbosa de terminar el año que con el discurso de una Cristina derrotada, sentada en el Senado y transmitido por virtual Cadena Nacional.

A esta altura cabe decir que la Excelentísima Señora Vicepresidenta de la Nación y Presidenta del Senado, Doña Gabriela Michetti no entiende nada. Creer que Cristina iba a respetar el reglamento que limita a 10 minutos los discursos por cuestiones de privilegio, es de una ingenuidad que da ternura. Nunca respetó la Constitución, mirá si iba a respetar un simple reglamento legislativo.

A favor de la Compañera Gaby cabe decir que en su primer cruce con Cristina, metió una frase que ya entró en la historia grande del Congreso Nacional.

Su “redondee señora senadora” con cara de “dale nena que no tengo todo el día para estar escuchándote a vos” ya está en el top five de la historia parlamentaria argentina, cerquita de “mi voto es no positivo” de Julio Cobos, aunque todavía bastante lejos del inolvidable “este viejo adversario despide a un amigo”. Para los lectores millenials que tal vez no lo sepan, fue la frase de Balbín en el velorio de Perón, en julio de 1974.

Paralelamente, a lo largo del año, la economía comenzó a mejorar de a poquito y el gobierno mantuvo el discurso de que la inflación no superaría el 17%. Se ve que el jueves cambiaron de opinión.

La buena noticia es que arrancamos el año con 39.000 palos verdes de reservas en el Banco Central y hoy tenemos 56.000. La mala es que hoy debemos 30.000 palos más que hace un año.

Así es la vida, lo que Dios te da por un lado, te lo quita por el otro. Ahora que lo tenemos a Juan Domingo Bergoglio, sería un buen momento para que Dios empiece a darnos un poquito más de lo que nos quita y vayamos achicando el déficit. Veremos que nos depara el 2018.

Se viene la tercera temporada de Cambiemos. Será otro año difícil que va a rematar en noviembre con la reunión en Buenos Aires del G-20.

Es un evento complicado pero creo que venimos bien. Al menos, la organización de disturbios, destrozos e incendios está bastante encaminada.

De hecho, la semana pasada jugaron un primer partido amistoso en la Plaza del Congreso y el equipo dejó una buena impresión. Es un plantel joven con una mezcla de troskos, lúmpenes y kirchneristas trasnochados que da para ilusionarse. Todavía les falta toque, velocidad y volumen de juego, pero gustó mucho la coordinación entre las bestias que destrozan afuera y las bestias que legislan adentro.

Igual habrá que mejorar bastante para poder demostrarle a esos alemanes pechofríos que incendiaron Hamburgo en el G-20 de este año, que nosotros somos capaces de eso y mucho más.

En fin, fue un año un poco agotador pero si lo piensa bien, amigo lector, terminó saliendo mucho mejor de lo que pintaba al principio. Relea esta nota y se va a dar cuenta.

En realidad, mejor no relea nada. Descanse. Nos lo merecemos. Usted y todos los argentinos.

Brindemos por un país mejor. Feliz año nuevo.

Fin de temporada.

domingo, 24 de diciembre de 2017

Los Picapiedras, Por Alejandro Borensztein/Clarin

Los Picapiedras

Por Alejandro Borensztein/Clarin
Resultado de imagen para los picapiedras

Así se llega a las fiestas. Todos felices, 
tranquilos, disfrutando de la vida, en paz y amor... En Oslo.

Resultado de imagen para borenszteinPensar que uno ya le había encargado a Papá Noel el triciclo para el nene y ahora resulta que todos los pibes están pidiendo que les regalen el mortero casero que usa el militante del Frente de Izquierda.

Quién hubiera dicho que semejante bestia peluda, en su intento por tomar el Congreso, derrocar la dictadura macrista michettista y concretar la revolución bolchevique kirchnerista, iba a terminar revolucionando la industria del juguete y transformándose en este simpático ícono popular. Lástima que ya no existe Titanes en el Ring por que hubiera sido el personaje perfecto para enfrentar al Caballero Rojo.
Resultado de imagen para picapiedras kirchneristas
Aprovechando la situación, los jugueteros lanzaron para las nenas una nueva versión de la muñeca Barbie: la Barbie golpista. Viene con la cara tapada con un pasamontaña monísimo y pecheras intercambiables del Polo Obrero, La Cámpora y otros clubes de barrio. En el mismo blíster viene un set de piedras, una masa para romper monumentos, un muñequito de Julio Bazán con la toda la cabeza ensangrentada y un Leopoldo Moreau de plástico que cuando le apretás un botoncito que tiene en el ojete, habla y dice: “Esto te pasa por trabajar en TN”. Un hit de las ventas navideñas. Ya está agotado.

Así se llega a las fiestas. Todos felices, tranquilos, disfrutando de la vida, satisfechos por el deber cumplido de todo un año, en familia, en paz y en amor. En Oslo. Acá llegamos con el mismo quilombo de siempre.

¿De que se trató todo este episodio? En principio, es el resultado de un gran conglomerado de burros. Verdaderos picapiedras, dicho esto con todo respeto por Pedro, Vilma, Cuchi Cuchi y Betty.

Por supuesto, no son lo mismo los vikingos que rompieron la ciudad, que los torpes del gobierno que no supieron explicar de que se trataba la reforma previsional.

Tampoco se puede comparar a los kirchneristas que sabotearon las sesiones del Congreso en coordinación con las bestias que estaban afuera bombardeando a la policía, con los diputados de Massa que se prendieron en la maniobra de frenar la sesión.

Pero todos, o casi todos, en mayor o menor medida, se comportaron como verdaderos picapiedras. Por suerte. De otro modo, a esta altura del año, uno ya no sabría sobre que corno escribir. Veamos donde está el fondo del problema.

El Gobierno, incapaz de rasguñar la mosca de otro lado, cambió de manos una cifra que ronda entre 50 y 100 mil palos. La transfirió de los pobres jubilados a los pobres gobernadores. Es curioso que nadie haya salido a decir claramente, con los datos en la mano, el monto exacto del guadañazo.

¿Los jubilados van a cobrar a partir de junio por encima de la inflación? Si, es cierto. ¿A la larga van a cobrar más con la nueva fórmula de movilidad que con la vieja? Si, es cierto. ¿Ahora van a recibir un aumento similar al que hubieran recibido con la vieja fórmula? Cuaaaac.

Esa guita, aunque no esté escrito, se va a repartir entre las provincias según un acuerdo firmado por todos los gobernadores, salvo Rodríguez Saá de San Luis. Que los Rodríguez Saá hayan pasado de ser furiosos antikirchenristas durante toda una década a ser hoy los más alineados con Cristina es una de las tantas cosas que hacen que la política argentina sea cada vez más divertida.

El pacto fiscal fue apoyado también por la tía Alicia mientras su sobrino Máximo saboteaba la discusión parlamentaria. Cuando ya no le quedaron más piedras, votó en contra de su propia tía.

En el medio de todo esto, la justicia encanó a tío Cristóbal y a tío De Sousa (cuando uno es chico le dice tío a todos los amigos de sus padres, aunque sean malhechores).

El pacto fiscal le aseguró a María Eugenia Vidal 40.000 palos en 2018 y 60.000 en 2019. ¿Que está discutiéndose en el fondo?

El diputado Cabandié lo explicó mejor que nadie cuando denunció en el Congreso que esa plata la van a gastar en la “fórmula esteticista para el conurbano bonaerense”. El tipo llama “esteticismo” al hecho de llevarle agua, luz, gas, cloacas, asfalto y transporte digno al 50% de los bonaerenses que hoy no lo tienen, incluidos millones de jubilados. Así razona esta gente. Después se preguntan porque pierden las elecciones.

De hecho, si el kirchnerismo hubiera hecho un poquito de “esteticismo” no andarían por los pasillos llorando por haber perdido todas las elecciones y, por ende, todo el poder.

O sea, ¿qué estamos discutiendo en el fondo fondo? Si Vidal hace las cosas medianamente bien, con 100.000 palos en la bolsa, en 2019 a los kirchneristas les va a costar muchísimo retener las pocas intendencias que les quedan. ¿Por qué se sumaron al bochorno otros intendentes peronistas y hasta el mismo Massa representado por Camaño y Solá? Porqué las cloacas, las calles, el agua y la luz podrían llegar a avanzar sin discriminar entre intendencias peronistas K y no K.

Eso explica el sketch del intendente de Ensenada, Mario Secco, que irrumpió en la Legislatura provincial tirando piedras sobre el escritorio del presidente en protesta por que lo habían reprimido. Tiene razón. A partir de ahora si te hacen la multa por no llevar casco en la moto o la grúa te lleva el auto, estás habilitado a tirar abajo la puerta de tu legislatura con un hacha y hacer adentro lo que se te ocurra.

¿Todo esto es lo único que explica que diputados nacionales serios y experimentados hayan reclamado durante horas que se levante la sesión porque el pueblo estaba siendo reprimido cuando las imágenes mostraban todo lo contrario? No.

Hay otro problemita de fondo: el síndrome de abstinencia de poder. A dos años de haber dejado la Rosada, el kirchnerismo ya no aguanta más. No sólo no toleran haber perdido en 2015 sino que no pueden creer que volvieron a perder en 2017.

Seamos comprensivos. El poder es más adictivo que el paco. Propongo una solución coherente y acorde a la seriedad de nuestra vida política: que el gobierno de Cambiemos les preste la Casa Rosada un domingo cada tanto o algún que otro feriado.

Tampoco hace falta darles toda la Casa Rosada. Teniendo en cuenta la cantidad de funcionarios que están presos, con prestarles un par de despachos alcanza y sobra.

El plan es simple. Un domingo tempranito llega Cristina con algún ministro que todavía ande suelto, juntan unos pibes para la liberación en el Patio de las Palmeras, ella destrata a un par de empleados, habla 3 o 4 horitas, cantan un rato, insultan a Richard Nixon y se vuelven a sus casas más relajados.

¿Acá termina la explicación de todo lo sucedido? No. También les preocupa la persecución que llevan a cabo la justicia y los medios hegemónicos con Luis Majul y Pablito Codevilla a la cabeza. Ya cazaron más de 20 delincuentes inocentes y no paran.

Entre los más cercanos a la familia Kirchner, están en cana tío Carlos (Zannini), tío Julio (De Vido), tío Lázaro (Báez), tío Cristóbal (por López), el otro tío Carlos (por Carlos Kirchner, el primo del Centro Cultural) y tío Víctor (por Víctor Manzanares, el contador de toda la vida que, a esta altura de su arrepentimiento, ya estaría dejando de ser el contador de toda la vida).

A eso sumale el ex tío Amado, Luis D’ Elía, Yussuf Khalil, Fernando Esteche, Roberto Baratta, Ricardo Jaime, César Milani, Fabián De Sousa, José López, el “Mono” Miniccelli, Pérez Gadín, el “Caballo” Suarez, el “Pata” Medina y siguen las firmas.

Como para no preocuparse. Como para no pedirle a Papá Noel que les compre el mortero para vencer al Caballero Rojo.

Sé que laNochebuena que esta gente va a pasar hoy es una tragedia en la vida de ellos mismos y de sus familias.

Más gigantesca es la tragedia argentina de haber estado en manos de estos picapiedras. Que no se repita.

Paz y Feliz Navidad, amigo lector. De corazón.

domingo, 17 de diciembre de 2017

El gran pavo nacional, Por Alejandro Borensztein/Clarin

El gran pavo nacional

Por Alejandro Borensztein/Clarin









Los kirchneristas ahora pretenden 
enseñarle al país cómo se hacen las cosas.

Es un milagro que todavía el Presidente Macri no haya aparecido por cadena nacional para decirnos que tiene las bolas llenas de todos nosotros, que se va con Juliana y Antonia a vivir a Palm Beach y que nos podemos ir todos a la RPMQLoremilP.

El tipo tiene una imagen positiva altísima, lo votan, lo apoyan, lo aplauden, lo palmean, le gritan “vamos presidente, no afloje”, pero a la hora de los bifes nadie está dispuesto a ceder nada. Ni una moneda, ni un miserable gesto de desprendimiento, ni siquiera piensan en sus hijos o nietos.

El domingo pasado el presidente le dijo a Longobardi en la CNN que “si cumplimos este sendero de bajar el gasto público y el déficit fiscal, el país no va a estallar” lo cual significa dos cosas:

1. Si en esa frase cambiamos de lugar la palabra “no”, quiere decir que “si no seguimos este sendero, el país sí va a estallar”.

2. Tengo razón con lo de Palm Beach.

Aunque a este gobierno le cuesta explicar las cosas, la verdad debe ser dicha una y otra vez: los genios que nos gobernaron dejaron un país devastado y empobrecido, un Estado inviable, un sistema tributario inaguantable, un régimen laboral paralizante, un sistema jubilatorio insustentable y sobre todas las cosas una ciudadanía convencida de que tiene derecho a todo y obligación a nada. El mejor ejemplo es el fútbol: hemos transformado la transmisión televisiva de un simple partido en un derecho humano que el Estado debe garantizar, y gratis. Único país en el planeta.

Para colmo, en el Banco Central y en el inventario de la infraestructura del país, el kirchnerismo sólo dejó un vacío infinito como esa oscura inmensidad que sobrevendrá cuando se extinga la última molécula de energía originada en el Big Bang y ya no quede en el cosmos ningún rastro de materia. Ni siquiera Mirtha.

Es obvio que esto sólo se resuelve con un gran esfuerzo colectivo. Pero pareciera que nadie está dispuesto a hacerlo. Ni los empresarios, ni la clase alta, ni la clase media, ni los sindicatos, ni los políticos, ni los gobernadores, ni los intendentes, ni los legisladores, ni los jueces, ni nadie. La consigna es: apoyar, apoyamos todos pero la mía no me la toques; que la ponga otro.

¿Qué es lo que hay que poner? Obviamente mosca. La que juntamos no alcanza. El circuito es fácil de entender. Veamos.

Sólo la mitad de los que laburamos, lo hacemos en blanco. La otra mitad pertenece al famoso club de “¿necesitás factura?” Esta es una de las razones por la que la recaudación de impuestos no alcanza para cubrir los gastos del Estado. La otra razón es que con la torta de gastos que tiene el Estado, no hay impuesto que alcance.

La excusa de la economía en negro es la de siempre: “Si pago todos los impuestos el negocio no me da para vivir”. Ejemplo: un tipo tiene una rotisería y vende pollo, lechón, vitel toné, ensalada rusa, etc. Pasadas las fiestas de Navidad y Año Nuevo, lo único que quiere el pobre rotisero es tomarse un avión a Miami y tirarse panza arriba que es lo menos que se merece después de batir tanta mayonesa. Si el tipo pagara Ganancias, Ingresos Brutos, impuesto al cheque y tuviera a todo el personal en blanco, sólo le alcanzaría para irse una semanita en bondi a Claromecó. O sea, el negocio no le daría para vivir como él quiere.

Que el tipo pretenda con una simple rotiseria del orto vivir como si fuera el CEO de la Metro Goldwyn Mayer es un problema de idiosincrasia aspiracional que no viene al caso analizar ahora. El razonamiento del rotisero también aplica a grandes empresarios. Es sólo una cuestión de escala, en el fondo el asunto siempre es el mismo.

En la otra punta del problema están los gastos del Estado tales como salud, educación, seguridad, jubilaciones, obra pública, etc. a los que también hay que sumarle otros gastitos como ñoquis, asesores, sobreprecios, miles de subsecretarías y otras menudeces.

Todo eso se banca con los impuestos que paga, o debería pagar, el rotisero. Es fácil comprender, amigo lector, que con un lechón y dos pavitas no hay manera de financiarlo. Y mucho menos si el tipo las vende en negro.

Por otro lado, el kirchnerismo fue tan generoso que recibió de Duhalde y Lavagna un superávit de 4 puntos del PBI, despilfarró todo y entregó un déficit que a esta altura ya trepó a 600.000 millones de mangos!!!

Para cubrir ese “gap” (es el término que los economistas usan para evitar decir “quilombo”), los kirchneristas la resolvían fácil: “Riiiing, riiiiing…. “(atienden). “Ciccone Calcográfica buenas tardes, soy Amado ¿en qué puedo ayudarlo?” Y del otro lado de la línea aparecía el Kicillof o el Moreno de turno pidiendo toneladas de pesos para garpar el zafarrancho, generando inflación con la emisión de billetes y así seguir hasta tirarle el lío al gobierno siguiente. O sea a éste.

Hoy en día, cuando el ministro de Hacienda Dujovne llega a su oficina a la mañana, se encuentra con una cola de ministros que lo esperan para pedirle plata. Es muy importante llegar temprano porque los primero 15 cobran y los 5 restantes se vuelven a sus despachos con las manos vacías. Eso se llama déficit fiscal.

Ahí mismo, Dujovne lo llama a Caputo y le dice: “Salí al mundo y pasá la gorra”.

Caputo trae 35.000 palos verdes por año que se los da a Sturzenegger para cambiarlos por pesos, llevárselos a Dujovne y de ese modo el tipo puede cubrir el famoso “gap”.

Así, Sturzenegger va juntando cada vez más dólares en el Central (hoy tenemos el récord histórico de reservas con 56.000 palos verdes), el dólar vale cada vez menos, se atrasa el tipo de cambio, el país se hace caro en dólares, las inversiones se complican, y el rotisero empieza a pensar que le va a salir más barato comprar mayonesa francesa que seguir batiendo huevos a mano con el tenedor.

Como ya aprendimos que las devaluaciones no sirven para nada, la única solución es que el país crezca para recaudar más y que el gasto baje para que el “gap” sea lo menos enquilombado posible. Pero en este contexto, el crecimiento es lento y difícil.

Y encima nadie ayuda. Los empresarios piden baja de impuestos, los sindicalistas no aflojan los convenios, los ricos aplauden pero no la ponen, la clase media no se banca que le toquen nada, los gobernadores e intendentes no recortan ni los micros para los actos, los ñoquis se atornillan a las sillas, los legisladores no renuncian ni a los pasajes y los jueces ni siquiera aceptan pagar Ganancias.

Así fue que entre todos no les quedó más remedio que juntarse, dialogar democráticamente y ponerse de acuerdo para que el esfuercito lo hagan los jubilados.

Por supuesto, los primeros que salieron a tratar de quemar todo fueron los kirchneristas que, en realidad, son los principales responsables de esta tragicomedia y ahora pretenden enseñarle al país cómo se hacen las cosas.

O sea, de los creadores de “los iraníes acusados del atentado van a ayudarnos a investigar quienes cometieron el atentado” ahora llega “nosotros sabemos cómo se resuelve el desastre que nosotros mismos hicimos”.

Armaron un equipo suplente (los titulares están casi todos presos) y salieron a incendiar el Congreso.

Patricia Bullrich desplegó una cantidad de tropas suficiente como para evitar los disturbios de estos inadaptados y eventualmente también repeler un ataque por tierra de Corea del Norte.

Los peronistas en general, se rajan las vestiduras hablando de los pobres jubilados, pero quienes acordaron con el gobierno modificar el régimen jubilatorio y usar esa plata para cubrir sus déficit provinciales fueron los mismos gobernadores peronistas, incluyendo la Tía Alicia de Santa Cruz.

Resultado de imagen para mendiguren rossimoyano kiciliof

Quedará para la historia, la foto de De Mendiguren abrazado con Rossi mientras a su lado Facundo Moyano y Kicillof se ríen juntos y más atrás Felipe Solá se besa con Nico del Caño. Como si todos ellos (salvo Del Caño) no tuvieran nada que ver con la destrucción del sistema jubilatorio argentino.

En síntesis, para cerrar un año exitoso el gobierno le encargó al rotisero un gran pavo de Navidad. Pero algo falló...

Resultado de imagen para gran pavo de navidad

Apenas les dio el quórum en Diputados, calcularon mal los votos que tenían, cerraron acuerdos con alfileres y nunca supieron explicar cómo es que vamos a ahorrarnos entre 50.000 y 100.000 palos y al mismo tiempo los jubilados van a aumentar su poder adquisitivo. O sea, sacaron del horno el pavo crudo.

Se supone que mañana se resuelve. Marche un lechón con ensalada rusa.

Resultado de imagen para lechon con ensalada rusaResultado de imagen para lechon con ensalada rusa

domingo, 10 de diciembre de 2017

¿Lebac a meter presos a todos?, Por: Alejandro Borensztein/Clarin

¿Lebac a meter presos a todos?

Por: Alejandro Borensztein/Clarin

El Memorándum con Irán fue una decisión política estratégica grave y delirante.

Como todo el mundo sabe, hace años que la democracia argentina viene arrastrando dos grandes problemas: el kirchnerismo y la macroeconomía.

Resuelto ya el primero, no nos quedaba más remedio que arremangarnos y encarar el segundo: el zafarrancho económico en el que estamos metidos por culpa, entre otros, del primer problema.

Sin embargo, cuando ya todos estábamos preparados para lanzar el superplan (o plancito según algunos) con las nuevas leyes, las reformas, los acuerdos sindicales, provinciales y la mar en coche, volvió el pasado y otra vez sopa: el kirchnerismo en la tapa de los diarios.

Pareciera que no hay manera de sacarse esta gente de encima. Es como una maldición. Cuando no los agarran tirando bolsos de guita por los conventos, les explota un chanchullo en la obra pública, les nace algún arrepentido con el upite sucio o andan por ahí traicionando a la Patria.
Resultado de imagen para kirchnerismo traidores a la patriaYo preferiría reflexionar con usted, amigo lector, sobre si Sturzenegger es un fenómeno o está loco como un plumero. Pero Bonadío no nos deja (otro que tampoco sabemos si es un fenómeno o está loco como un plumero).

Las prisiones preventivas de esta semana son un tema técnico legal que me excede. Pero digamos las cosas como son: el Memorándum con Irán es la decisión política estratégica más grave y delirante que un gobierno haya adoptado en la historia argentina reciente, después de la guerra de Malvinas. Ni más ni menos.

Recordemos: el gobierno kirchnerista, o sea el primer problema, firmó un acuerdo con los acusados de haber puesto la bomba en la AMIA para investigar quien puso la bomba en la AMIA. Un delirio.

Resultado de imagen para moshe rabbani iraníes acusados de ataque a la amia, alertas rojas

La excusa de que era la única manera de avanzar en la investigación ya no se la cree ni el loro. Las escuchas demuestran que se organizó un plan para freezar las acusaciones a los iraníes a cambio de “algo”.

Hay un “algo” evidente que incluye negocitos de petróleo, De Vido, YPF, granos, chucherías nucleares varias, guita fresca, etc. etc. según se desprende de las escuchas telefónicas que publican todos los diarios.

Pero mi hipótesis de fondo es que hay un “algo” mucho más importante que explica la íntima y verdadera razón de la decisión de la ex presidenta: su delirio místico por transformarse en la líder latinoamericana antiimperialista del eje Buenos Aires / Caracas / Teherán reemplazando a Hugo Chávez que transitaba sus últimos meses de vida. El apuro en la aprobación parlamentaria del acuerdo, sin siquiera tocar una coma, se explica con un simple dato: el 21 de febrero de 2013 se aprobó en el Senado, el 27 de febrero en Diputados y tan sólo 6 días después, el 5 de marzo, muere Hugo Chávez.

Resultado de imagen para nestor CFK Chavez

Ella quería demostrarle a Chávez que había cumplido con su pedido de amigarse con Irán, tomar la posta de la bandera bolivariana y sentarse a la mesa de las grandes ligas internacionales para “desafiar al imperialismo” (también por eso se apuró en aprender a hablar ese inglés tan fluido que la caracteriza).

Durante años Néstor y Ella rechazaron enérgicamente ese mismo acuerdo cada vez que los iraníes se lo proponían. ¿Qué la hizo cambiar?. Obnubilada por la llegada de Obama, creyó que el presidente más progresista de la historia norteamericana la incluiría en su lista de mandatarias preferidas. Pero el tipo nunca le dio ni cinco de pelota. El cambio radical de Cristina no fue por ideología sino por despecho. Así de patética es esta historia.

Un año después del Memorándum se sentó en el Consejo de Seguridad de la ONU junto a Obama, Cameron, Merkel y Holland entre otros, y pasó a la inmortalidad cuando les dijo en la cara que el ISIS era un montaje hollywoodense. Ese mismo día, ya en el hotel, denunció a EEUU por violar los derechos humanos de Osama Bin Laden.

Basta leer un poquito sobre lo que significa Irán en el contexto internacional para comprender la locura en la que nos embarcaron Cristina, Timerman, D’Elía y sus amigos.

Sin embargo a esta altura de los hechos, y con el kirchnerismo ya transformado en una batucada de verano, deberíamos dejar que la justicia, o algo que se le parezca, investigue aquel mamarracho mientras todos nosotros nos concentramos en tratar de resolver el segundo problema que a esta altura ya es un problemón: la macro de Macri.

Es hora de preocuparnos mucho más por los 1,2 billones de pesos en LEBACS emitidos por el Banco Central que por los sketches que protagonizan De Vido, Moreau, Boudou, Sabbatella, López, Jaime y tantos otros políticos perseguidos por el régimen macrista michettista.

Pongamos la cifra en números para tener verdadera dimensión del problema: 1,2 billones de pesos son 1.200.000.000.000 o sea más de un millón de millones. El chiste es que además, sobre eso, pagamos casi el 30% de interés. Unos 400.000.000.000 de mangos más. No soy economista, pero evidentemente es mucha mosca.

El día que todo el mundo quiera largar sus Lebacs y reclamar sus pesos, vamos a tener que excarcelar de urgencia a Boudou, Vanderfrula y Nuñez Carmona para que reabran Ciccone e impriman billetes en doble turno porque no vamos a dar abasto.

Ni le cuento si la gente decide vender esas Lebacs para comprar dólares. Al cambio de hoy, son 66.600 millones de dólares. Habría que entregar todo lo que tenemos encanutado en el Banco Central de la República Argentina y robarnos el de la República Oriental del Uruguay.

Obviamente, reconozco que estos temas son tediosos y que es mucho más divertido pasar el fin de semana en familia disfrutando las escuchas telefónicas entre D’Elía y el representante iraní Yussuf. Aunque esto ya no sea lo importante, sigue siendo insuperable.

Ejemplo. Escucha del 18/12/2012, dos meses antes de la firma del Memorándum (publicada en todos los diarios).

D’Elía: Hola Yussuf… Tengo que verte urgente… espero que me entiendas… me llamaron de los “cielos”... ¿me seguís?

Yussuf: Si si, te sigo…

D’Elía: Ahora estoy yendo al “cielo”… hay cosas que ustedes tiene que saber…

Yussuf (pausa): Ah sí, claro… entiendo… Yo estoy vestido así nomás, pero si querés te voy a ver…

(Paremos acá un minuto y aclaremos que en una conversación anterior, Luisito le había dicho a Yussuf que estaba en la Casa Rosada con “alguien muy importante”. Después se habrá avivado que debía hablar con más cuidado y entonces el tipo decidió cambiar Casa Rosada por el “cielo”. Sigo con la escucha:)

D’Elía: Oime, tenemos que vernos urgente. Yo saldré del “cielo” en una hora. Esperame en el bar de Hipólito Yrigoyen y Bolívar.

Yussuf: Ok, te veo ahí.

O sea que los tipos evitaban hablar de la Casa Rosada y se citan en el bar de la esquina… de la ¡¡¡Casa Rosada!!! Eran el Super Agente 86 y la 99.
Resultado de imagen para delia y kalil

Me gustaría dejar todo esto atrás y concentrarme en como se resuelve la secuencia de Dujovne y el déficit, Caputo y la deuda, Sturzenegger y la inflación.

Y lo más importante de todo: qué cosa estamos dispuestos a ceder los empresarios, los sindicalistas, los políticos y los argentinos en general para resolver este segundo problema, antes de que nos vuelva a crecer el primer problema.

Mientras tanto en la otra secuencia, el 25 de setiembre de 2012, meses antes de la firma del Memorándum y a raíz del tema Irán, Cristina Fernández de Kirchner decía ante la Asamblea de las Naciones Unidas, textualmente:

Resultado de imagen para Cristina traición a la patria“…tengan la certeza de que esta Presidenta no va a tomar ninguna resolución respecto de ninguna propuesta que le sea formulada, sin consultar previamente con quienes han sido las víctimas directas de esto. Y, al mismo tiempo también, con las fuerzas políticas con representación parlamentaria en mi país, porque esto no lo puede decidir una sola fuerza política… (minuto 34:05 del discurso en Youtube)”

El hecho de que Ella efectivamente les consultó y le importó un carajo que tanto la AMIA como todas las fuerzas de la oposición le dijeran rotundamente que no, es un detalle que algún día deberá explicarle a los argentinos. Y a la justicia.

Pepe Eliaschev, in memoriam. Inolvidable amigo de la casa.
Resultado de imagen para pepe eliaschev

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog