domingo, 19 de febrero de 2017

El verdadero iceberg que acecha a Macri, por Jorge Fernández Díaz

El verdadero iceberg que acecha a Macri

por Jorge Fernández Díaz
Jorge Fernández Díaz

 
"Macri hizo veinte años de psicoanálisis; trabajó mucho sobre sí mismo", se jactó ante El País de Madrid el filósofo presidencial, mientras su jefe cobraba para el campeonato en la Argentina, precisamente por arreglarle una deuda millonaria a su propio padre.
 La vida está llena de ironías, y Hermann Hesse solía deslizar una bastante cruel: 

"La familia es un defecto del que no nos reponemos fácilmente"

Ni veinte años de diván te salvan de los chantajes emocionales y amorosos que a veces circulan de manera sorda e invisible en el interior profundo de las mejores familias. El padre, los hermanos y algunos otros parientes de esa constelación se opusieron siempre a la vocación suicida de Mauricio: hacer política; algo que dañó de hecho la expansión empresarial de ese grupo. Pero la Presidencia de la Nación resultó realmente el colmo de los colmos: ¿para qué exponerse a esa "maldición" cuando está el confort corporativo e incluso hasta la tentadora posibilidad del dolce far niente? ¿Por qué ser tan egoísta y seguir esa pasión que a todos nos complica y que nos pone bajo el escrutinio público? 
A riesgo de hacer una lectura demasiado freudiana, la respuesta de Mauricio Macri parece ser peligrosamente reparatoria: ¿qué culpa tenés vos de que yo me haya dedicado a esto?, le dijo a su primo Angelo Calcaterra cuando éste le insinuó que quería vender su constructora. 
La "oveja negra" no quiere que el resto de la manada se rezague y pague los costos de su decisión personal, y a esto se suma un concepto más gerencial que político: mientras no se viole la ley de ética pública y las adjudicaciones sean limpias nadie tiene por qué quedarse afuera. Con ese controversial criterio, su mejor amigo Nicolás Caputo escala posiciones con intrepidez y vive su esplendor por contagio: a veces hay que ser y parecer, y elegir entre los negocios y la historia.

Todo este asunto constituye un dilema de envergadura, puesto que alguien podrá sumar peras con manzanas y anunciar, sin miedo a refutaciones, la cantidad de millones que los amigos y parientes de Macri consiguieron durante su mandato. Estarán atacando de ese modo uno de los insumos básicos de Cambiemos (la honestidad) y confirmando un prejuicio ideológico: estos CEOs no se despojaron de sus compañías para hacer una patriada, sino para usar el Estado y acrecentar el patrimonio. 
Es que existen dos formas de ver a estos líderes del sector privado que aceptaron el desafío de abandonar sus cómodos lugares para bajar al barro de la política y reordenar la cosa pública: como héroes o como villanos. Así de maniquea es esta sociedad binaria. Alejandro Rozitchner, en esa misma entrevista, le contaba a los españoles la necesidad de superar el escepticismo nacional:

"Vas a ver, al final siempre te cagan. Esa es la filosofía de la vieja Argentina". 

Esa filosofía sigue vigente y a los descreídos y a los cancheros fatalistas, el Gobierno les sirve a veces la carnecita en bandeja. Son sensaciones, no palabras, como pide Durán Barba para la campaña electoral. Claro, y ése es justamente el problema para Balcarce 50: a los votantes les quedan ahora sensaciones muy difíciles de desarraigar. Un miembro de la mesa chica, consciente del punto, decía en voz baja:

"Antes tenía doce semanas de vacaciones al año y ganaba fortunas. Ahora cayó mi nivel económico y mi calidad de vida, y encima estoy bajo sospecha"

Es que hay de todo en la viña del Señor. Lo que no hay es una convicción rotunda para cambiar estos vicios de raíz, ni por ahora una herramienta institucional para despejar nubarrones. Una chance sería enviar al Congreso una ley que regulara de manera severa y hasta injusta los conflictos de intereses, pero correría el riesgo de no ser votada por el peronismo de distinto pelaje. Que se ha caracterizado mayormente por una complacencia colosal frente a la corrupción, por un turbio nepotismo y por la costumbre de tener socios enriquecidos y hasta testaferros de renombre: esa fue la única redistribución de la riqueza que lograron. Ahora, gracias a las chambonadas oficialistas y al caradurismo opositor, esos sospechosos de siempre quieren manejar la vara moral de la transparencia.

El macrismo no puede escudarse, sin embargo, en que los kirchneristas de distinta generación miren con lupa reluciente sus trastadas y con catalejos empañados sus propios pecados. Ni en que estén permanentemente al acecho, inventando causas judiciales, a veces espectacularizando datos apócrifos, y practicando una hipocresía surrealista no exenta de ánimo destituyente. 

El diputado de Chubut, Alfredo Di Filippo, flamante renunciante al bloque del Frente para la Victoria y testigo ocular de sus conjuras, confirmó estos días que las reuniones de sus antiguos camaradas esencialmente son tormentas de ideas con el objeto "de buscar caminos para que el Gobierno no pueda gobernar". Muy responsables y democráticos. El pueblo, agradecido, compañeros.

Una vez más: todo eso no excusa los traspiés sucesivos ni mucho menos el escandaloso arreglo con el Correo. Si el Gobierno quisiera blindarse, precisaría incluir en su petit comité a un abogado del diablo, alguien que anticipe el impacto negativo de determinadas acciones. Y además una brigada ligera que salga y dé explicaciones cuando los malentendidos se instalan en la opinión pública; que no defienda lo indefendible pero que denuncie con nombre y apellido a los conspiradores cuando éstos existan. Una alta fuente de la Casa Rosada definía amargamente esta semana algunos de los últimos tropiezos: 

"El tema de las jubilaciones fue un cálculo aritmético con exceso de tecnicismo que nunca se ejecutó y que tapa la reparación histórica de los jubilados, algo que el peronismo se negó a hacer. El presunto recorte al impuesto al cine, tomado erróneamente de un informe de FIEL, nunca estuvo en agenda, pero generó revuelo y tuvo a toda la comunidad artística en vilo y en llamas. La idea de que habíamos reducido las partidas para el Consejo de la Mujer fue una decisión administrativa mal leída: nunca se tocó el presupuesto. Pero todos y cada uno de estos temas que no han tenido lugar, son empujados como hechos consumados y replicados por algunos medios, que los dan livianamente como ciertos. Ajustadores e insensibles, que perjudican a los jubilados, a las mujeres y a la cultura; falta que nos digan que nos comemos a los chicos crudos".

La queja demuestra una cierta impotencia para gestionar estas escaramuzas, y se recorta sobre una realidad que angustia al mismísimo jefe del Estado: su imagen y los índices de aceptación experimentaron por primera vez un bajón notable. Parecía que en diciembre estallaba el país y que en enero los cortes masivos de luz serían una pesadilla, pero ese apocalipsis no sucedió, y Macri gozó de cuarenta días de tregua. Entonces llegaron febrero y los anticipados idus de marzo: para bajar el déficit fiscal y hacer más virtuosa la economía, el Gobierno esperó a los ciudadanos de vuelta de las vacaciones con más incrementos y más sacrificios. ¿No era que tendríamos un año mejor?, se preguntaron muchos. La reactivación del consumo no se produjo y la paciencia popular se está agotando. Este es el verdadero iceberg debajo de los infortunios y fuegos artificiales de estas horas. Freud puede solucionar las culpas emocionales, pero no sirve para encontrar salidas a los laberintos políticos. En ese terreno enredado y traicionero, Mauricio Macri necesita ayuda. La gran pregunta es si se dejará ayudar.

Educating Macri, curso de verano Por Alejandro Borensztein

Educating Macri, curso de verano

Por Alejandro Borensztein
Educating Macri, curso de verano

Alejandro BorenszteinMauri, me dicen que vas a dar una conferencia de prensa pidiendo perdón por nombrar al general Milani al frente de las Fuerzas Armadas. Calma macho, pará que esa no es tuya. Dejala, no la toques que se va a afuera.

El gobierno kircherista puso al frente del Ejército a un tipo que ya se sabía que estaba acusado de crímenes durante la dictadura. Con la habilidad que la caracterizaba, Ex Ella no le dió bola a nadie y lo nombró igual entregándole, para colmo, el manejo de la inteligencia del país. Como si fuera poco, los senadores del Frente para la Victoria votaron exultantes y a dos manos el ascenso de Milani a teniente general. El tipo después se asoció con Moreno en una panchería, éste lo afilió al peronismo y ahora militan juntos en la agrupación “La Néstor Kirchner”. Posta. Lo mejor de todo el episodio es que ahora los dirigentes kirchneristas miran para otro lado y se hacen los Parrilli. Allá ellos.

Nosotros, Compañero Mauri, tenemos que aprovechar que apareció Milani en el último minuto y salvamos una semana que venía muy chiva.

Resultado de imagen para milani

Ahora tranquilos, ya pasó. Cualquiera puede tener una mala semana. Está muy bien reconocer los errores y si es necesario dar marcha atrás, como sucedió esta y otras tantas veces anteriores. Pero tampoco abusen con el recurso porque si siguen dando marcha atrás con todo, van a terminar entregando el gobierno en diciembre de 2015.

Tampoco fue tan grave. Nada se define en un par de semanitas.

Salvo el caso de Trump que mañana cumple un mes de gobierno y ya puede darse por satisfecho: en cuatro semanas arruino un planeta. Veamos.

Al negar indiscriminadamente el ingreso a los EEUU de millones de musulmanes nacidos en 7 países, logró que el ISIS, Al Qaeda y varias organizaciones más tengan millones de nuevos simpatizantes. O sea, le dió más fuerza al terrorismo internacional.

Al dar de baja el NAFTA, cerrarle la puerta comercial a México y advertirle al resto de los países que piensa hacerles lo mismo, logró que, una vez superado el shock inicial, los mexicanos y todos los demás gobiernos del mundo salgan rápidamente a comerciar con el sudeste asiático transformando a China, en solo 30 días, en la mayor potencia comercial del mundo. O sea, bajó a EEUU al segundo lugar, posiblemente por muchísimos años.

Consultado sobre los asesinatos ordenados por Putin, Donald Trump contestó: “¿te creés que nosotros somos tan inocentes??” De este modo, derrumbó para siempre la ilusión y la idea de que EEUU es la reserva institucional de la democracia occidental.

Casi nada. Tres daños irreparables en sólo 4 semanitas. Un fenómeno.

Pensar que al kirchnerismo, con todo el talento que tenía, le llevó 652 semanas destrozar la Argentina y aún así no lo logró del todo.

Por eso, Compañero Mauri, superada estas semanitas de cierta confusión, no hay que desesperarse y simplemente hay que ajustar un poquito el funcionamiento de los que ustedes llaman “el mejor equipo de los últimos 50 años”.

Entre paréntesis, yo no cancherearía tanto con esta idea. Analicemos.

En los últimos 50 años, o sea desde 1967, tuvimos 6 años de Revolución Argentina con Ongania, Levingston y Lanusse, más 3 años de quilombo padre con Cámpora, Perón, Isabelita, la Triple A, los Montos y toda esa joda. Después la catástrofe de los 8 años del Proceso. A todo eso sumale 10 años de Menem, 2 de De la Rua (por suerte solo fueron dos) y 12 años administrados por The Kirchner Spa, Resort & Casino Hotel Te la puede pelear un poco el equipo de los 6 años de Alfonsín, pero en realidad ahí sólo eran Don Raúl +10.

Yo que ustedes no me mandaría mucho la parte. Cualquier gobierno uruguayo o chileno de los últimos 20 años nos hace cuatro.

No discuto que el equipo debe ser buenísimo, pero a juzgar por lo que pasó en esta semana, habría que practicar un poco más las jugadas de pelota parada porque cada centro al área es medio gol. Los marcadores centrales no se hablan y el arquero sale siempre tarde.

Uno se aterra cuando el intendente de Quilmes, Martiniano Molina declara: “Durán Barba nos dijo que Cambiemos es el mejor espacio del mundo”. Pero por suerte rápidamente sale Juán Cabandié y dice: “Milani está preso gracias a las políticas de Néstor y Cristina” y ahí ya nos tranquilizamos todos.

La ventaja de Cambiemos es que por ahora juegan contra un peronismo que viene medio baqueta. Pero tarde o temprano los tipos se van a organizar y ya se sabe que no se les puede dar un metro de ventaja, mucho menos en el área. Como decía Carlos Bianchi: “un peronista es un optimista del poder”.

Veamos por donde pueden venir los próximos errores del gran equipo: si les cuelgan el mote de neoliberales que laburan para los ricos, están fritos.

Seamos capitalistas, pero capitalistas modernos.

El capitalismo sin control del Estado desembocó en la crisis de Lehman Brothers en 2008. Con los años, la historia le reconocerá a Obama haber resuelto el quilombo que le dejó Bush y su mejor equipo de los últimos 50 años.

Ojo al piojo. Si acá en la Argentina cerramos la fábrica de llantas porque las importadas son mejores y más baratas, o cierra la empresa de un vivillo que fabrica computadoras en Tierra del Fuego y te las vende 5 veces más caras que Steve Jobs, suena lógico. Pero hasta ahí nomás.

Entre otras cosas, el Estado está para que los que tienen mucho no hagan lo que se les da la gana con los que tienen poco. Si no es así, el libre mercado no sirve para nada.

Se empieza cerrando la fábrica de computadoras porque la de afuera es mucho mejor y más barata pero si esto se extiende, terminamos endeudados, con corralito, y bonos defaulteados. Que el kirchnerismo haya sido el peor equipo de la democracia argentina no quiere decir que no aprendamos de las catástrofes que hicieron los equipos anteriores a ellos.

Capitalismo moderno es capitalismo con Estado. Si empezamos con los zoquetes y camiseta chinas, después terminamos en la antesala del juzgado de Griesa.

Mensaje para Balcarce: Atenti Balcacre. ¡Sit Balcarce! Se está empezando a reabrir la discusión sobre los años ´70 y empieza a aparecer el tema de la Tripe A, los Montoneros, etc. Ojo que se viene el debate del rol del peronismo en los 70 y el inicio del terrorismo de Estado, que no fue en 1976 sino en 1974. Con Isabel.

Resultado de imagen para balcarce perro

Es tu misión impedir que ningun jugador del mejor plantel de los últimos 50 años abra la boca sobre este asunto. Me los mantenés a todos en silencio, Balcarce. La mitad del equipo no tiene la más puta idea de lo que pasó en aquellos años y la otra mitad sabe, pero si llegan a decir lo que piensan se termina Cambiemos en una semana.

Haceme caso Balcarce. Mantenete firme. Vamos bien, pero este equipo todavía no está aceitado y el campeonato se va ir poniendo cada vez más dificil. Cualquier cosa, vos ladrá.

Y cada vez que te cruces con un ministro recordale la famosa frase que Don Renato Cesarini le dijo a un joven arquero Hugo Orlando Gatti en los ‘60: “las que van al ángulo, bueno… esas dejalas, son gol. Pero las que van afuera no las metas adentro, pibe”.


sábado, 18 de febrero de 2017

Presidente, nada vuelve a foja cero, por Jorge Lanata


Acá no sucedió nada, dijo el Presidente el jueves a la tarde, cuando anunció que el escándalo del Correo y el de los jubilados volvían a foja cero.

Macri ve a veces la realidad como si sólo él jugara este partido: Presidente, también juegan las blancas.

Nada vuelve a foja cero porque ambos escándalos sucedieron, y tuvieron para el Gobierno un costo, se nieguen o no a verlo.

La carga de sobreactuación que la oposición mostró al reaccionar en ambos casos no vuelve irreal el daño. Y tampoco fueron estos “problemas de comunicación”; fueron problemas de actuación del gobierno, hechos que sucedieron en los que la administración retrocedió sobre sus pasos. El problema no fue contarlos, sino hacerlos.

En el fondo, el Gobierno sigue sosteniendo la hipótesis Durán Barba de que estos temas sólo preocupan a un sector de la opinión pública: “progres” de la Ciudad de Buenos Aires que igual no forman parte de la tropa propia. El gran público votará a favor si la economía mejora un poco, dicen.

(Digresión sobre Durán Barba: ésta semana Jesica Bossi contó en Radio Mitre que intentó averiguar a través de un pedido de información pública el sueldo del consultor ecuatoriano: oficialmente el gobierno dijo que no tiene contratación alguna ni con él ni con ninguna consultora vinculada. O sea, Durán trabaja gratis. Un ejemplo de fervorosa militancia que nos llega desde la Patria Grande. Otras fuentes me dijeron a mí, ese mismo día, que cobra 50 mil dólares en negro).

No sé si la teoría del asceta ecuatoriano acierta: Macri ganó –además del milagro- por el consenso frente a, precisamente, hechos como los que citamos, más o menos explícitos.

No creo que Macri haya sido responsable pero “Macri ayudó a su papá en Tribunales” suena verosímil y se instaló con rapidez.

Cuando ya no soportó la presión Oscar Aguad, el secretario de Comunicaciones le dijo a Longobardi:

-Yo se lo informé a Marcos Peña.

Al día siguiente un Marcos Peña de tono casual, me dijo al aire:

-Sí, él me lo contó al pasar.

De todos modos, ya era tarde: el Jefe de Gabinete había salido a “aclarar” la mañana anterior.

Cuando se sale a aclarar, siempre es tarde y funciona al revés de lo esperado. Aclarar es confirmar. Si no se entendió, es mejor no aclararlo.

Qué entiende Ud., lector, frente a un tipo en cámara que muestra un papel y dice: “Mi exámen de virginidad anal dio positivo!!”.

Un par de días antes del anuncio, se sabía en el ANSES que el cambio de fórmula podía traer problemas. El tema estaba en los pasillos. Sin embargo, caminaron tranquilamente hacia el abismo.

En su conferencia de prensa, el Presidente trató de convertir una debilidad en una virtud: dijo que se corrige cuando se equivoca. “Aun cuando retrocedo, avanzo”, decía el pintor Marc Chagall.

El problema ahí es numérico: una o dos veces es encantador, a la cuarta el tipo no tiene inteligencia crítica sino que es un indeciso que no aprende de sus errores.

Estos argumentos de la “política sincera” sirven para enfrentar excepciones, pero no pueden transformarse en reglas: si siempre se equivocan, menos mal que no fueron médicos. En general esperamos que el piloto sepa volar. Dicho de otro modo: aplaudo que el Gobierno retroceda, pero en general prefiero que avance.

Durante una década el gobierno kirchnerista hizo lo posible para no cerrar la causa del Correo. Aunque se sabe, y es una obviedad: como las deudas en los concursos no se indexan, el tiempo juega a favor del deudor. Si Macri quería favorecer a su padre lo mejor hubiera sido no cerrar nunca nada, o dejar que se extendiera aun más el plazo del acuerdo.

En su escrito, la fiscal anexa dos planillas con indexaciones confusas. Aunque hubiera hecho bien las cuentas, no podrían llevarse a cabo, porque la ley de quiebras dice que no puede indexarse: ¿para qué las puso?

Cristina, luego, toma la más exagerada e intenta transformarla en realidad: le perdonaron a Macri 70.000 millones, la cifra indexada proyectada en veinte años. Nos pasamos, entonces, diez días discutiendo algo que nunca podría haber pasado.

El gobierno perdió contra un amague.

El problema es que se vio en un ring donde nunca previo haber estado. Preverlo era su obligación. Ya les pasó demasiadas veces.

Es cándido que reconozcan el error y traten de taparlo con una frase de almanaque. Pero – perdón por decírselos de golpe- la vida es injusta.

La gran batalla: Mauricio vs. Macri, por Carlos M. Reymundo Roberts

La gran batalla: Mauricio vs. Macri

por Carlos M. Reymundo Roberts
Carlos M. Reymundo Roberts


Como cualquier presidente, Mauricio Macri tiene muchos rivales/contendientes/enemigos. No me voy a tomar el laburo de citarlos. Los hay más y menos duros. Por ejemplo, Massa lucha para derrotarlo; Cristina, para derrocarlo. Pequeño matiz. Pero además, periódicamente se le aparecen dos adversarios difíciles de catalogar. Uno es su gobierno. El otro, Mauricio Macri.

Empecemos por el segundo. Cada vez resulta más nítido que el Presidente se desdobla en dos. Para entendernos, al bueno, al que sueña con cambiar la cultura política del país, vamos a llamarlo Mauricio. Al picarón, al que pone piedras, Macri. Me van a decir que es común tener una doble personalidad. No tanto. Cristina es parejita: siempre es Cruella de Vil. Lo mismo Aníbal Fernández: siempre es un poco peor. En el Presidente, el juego de roles es fluido. Cuando se constituía el gabinete, bajar línea dura a los ministros sobre honestidad y transparencia fue, obviamente, trabajo de Mauricio. Cuentan que llegó a amenazar: "Al que encuentro en algo raro, le corto los dedos y lo saco a patadas". Un viejo dirigente del PJ, sin manchas de corrupción (sí, no hay error de tipeo), me decía el otro día: "Es un gobierno que se equivoca más de lo que acierta, pero la verdad es que no están afanando". Mientras Mauricio ponía esa piedra basal, su otro yo, Macri, dejaba la AFI en manos de Arribas y de Majdalani. Pobre Mauri. Se le escapó Macri.

En el affaire del Correo (hay que agradecerles a los franceses la palabra affaire, que convierte escándalos de cuarta en episodios cool), las dos personalidades del Presidente pelearon a brazo partido. Cuando parecía un triunfo seguro de Macri, Mauricio se rehízo y terminó consiguiendo un empate salvador. La historia fue así. Después de seis meses en la Casa Rosada, Mauricio estaba convencido de que las cosas iban bien y que incluso irían cada día mejor. "No nos para nadie", se animaba en la intimidad. En cambio, Macri venía con perfil bajo, esperando para hacer de las suyas. En ese contexto, Mauricio logró un acuerdo para que el Estado le pudiera cobrar una vieja y multimillonaria deuda por el Correo a la empresa de su familia; a su propia empresa. Lo que consiguió es revertir un acuerdo vil entre el kirchnerismo y su padre, Franco. A cambio de no pagar, Franco acompañó durante 12 años la gestión de Néstor y Cristina. Tan feliz estaba con ese arreglo inconfesable que siempre se lo vio más cerca del matrimonio que de su propio hijo. Ya en el poder, Mauricio le puso fin a esa morosidad y, según expertos independientes, lo hizo en términos técnicamente correctos. Pero se olvidó de Macri. Macri, astuto, lo dejó hacer porque siempre supo que un acuerdo entre Mauricio presidente y la empresa de su familia, digamos, entre Mauricio acreedor y Mauricio deudor, nacía necesariamente mal. Insalvable defecto de origen, aunque el acreedor lo estuviera obligando a pagar al deudor. Macri se quedó callado. La mayor contribución al escándalo era que nada saliera a la luz, que todo se resolviera sin que se enteraran la Sigen, la Oficina Anticorrupción, el Congreso y, por supuesto, el resto del país. Su único error fue cantar victoria antes de tiempo. No contaba con la vuelta "a foja cero" de anteayer. Mauricio tiene esas cosas. Reacciona. Cambia. Camina con la misma convicción hacia delante y hacia atrás. Es malo cuando imita a Freddie Mercury y buenísimo en el célebre pasito en retroceso de Michael Jackson.

Estaban equivocados, entonces, los carteles exhibidos por los diputados del Frente para la Victoria en la sesión del miércoles, que decían: "Mauricio es Macri". Justamente escribo esta columna para desmentirlos. Mauricio es el de Cambiemos, y Macri, el de no cambiemos tanto. Mauricio es el que puso en cuarentena, por las dudas y para dar el ejemplo, a Gómez Centurión; Macri es el amigo de Angelici, el operador que muestra su condición en los audios. Además, me sorprende que la bancada oficialista no haya replicado con carteles que dijeran que "Cristina es Kirchner", "Boudou es Kirchner", "Josecito López es Kirchner", "Lázaro Báez es Kirchner", que es como decir que todos ellos abrevaron en la fuente del poder sin límites y la eterna prosperidad.

Un amigo, cientista político, piensa que en un hombre de Estado conviven el que no se aparta del camino y el que encuentra atajos, el que escribe con la mano derecha y el que borra con la izquierda, el que mira y el que cierra los ojos. El cielo y el infierno tirando para el mismo lado. Mi amigo diría, muy convencido, que "no puede haber Mauricio sin Macri".

Otro adversario del Presidente es, tantas veces, su propio gobierno. Si se distrae, le hacen desastres, como el de esta semana con el aumento de las jubilaciones, o antes con Ganancias, o antes con las tarifas, o antes con... En realidad, Correo y jubilaciones pueden ser fallas surgidas de la misma matriz: ¿error de cálculo o "probemos a ver si pasa"? Pero claro, siempre aparece alguien -una fiscal bocona (perdón, Boquin), un Alconada Mon, algún opositor- que descubre la cosa y pega el grito. El Gobierno no cuenta con la astucia de los que no son gobierno.

Lo positivo es que en los dos casos hubo reconocimiento de culpa y propósito de enmienda. Seamos agradecidos: ahora también podemos festejar cuando vamos para atrás.

domingo, 12 de febrero de 2017

La historia que nadie quiere volver a oír, por Jorge Fernández Díaz

La historia que nadie quiere volver a oír

por Jorge Fernández Díaz
Jorge Fernández Díaz


"Desde octubre de 1975, bajo el gobierno de Isabel Perón, nosotros sabíamos que se gestaba un golpe militar para marzo del año siguiente. No tratamos de impedirlo porque al fin y al cabo formaba parte de la lucha interna del movimiento peronista." La frase pertenece a Firmenich, es una admisión pública de que la conducción de "la juventud maravillosa" prefería los militares de la dictadura a la represión ilegal de su propio partido y también de que hasta entonces los 70 eran leídos principalmente como una monstruosa interna armada entre "compañeros". Se trata de una confesión periodística, y por lo tanto algunos kirchneristas folklóricos podrían aducir que es otra mentira de la prensa hegemónica. Hay un problema: el periodista que entrevistó entonces a Firmenich era Gabriel García Márquez, y consta en la página 106 de su libro Por la libre.

La flagrante falsificación de la historia de aquellos años fue anterior al kirchnerismo, y en esa operación cultural de la negación estuvimos casi todos involucrados. Mi generación anhelaba el enjuiciamiento de los terroristas de Estado que a partir de 1976 habían organizado una cacería repugnante, y fue entonces porosa a la idea de no revolver la prehistoria para no justificar a los represores, cuyo plan sistemático ya está en los anales de la aberración universal. Raúl Alfonsín, con su mira en la gobernabilidad, tampoco quiso ir a fondo con las responsabilidades que le tocaron al peronismo. Cualquier crítica a la guerrilla era galvanizada bajo el insulto de "la teoría de los dos demonios", y así fue como con el correr de los años se instaló una serie de mentiras inconmovibles: Perón nada tuvo que ver con la Triple A ni con la criminal escalada contra la izquierda peronista, y murió perdonando a los que mataron a Rucci; las acciones de su secretario privado, su esposa y sus amanuenses sindicales y políticos fueron independientes, fruto de sus propias iniciativas. Y los setentistas eran pibes tiernos que dieron su vida para cambiar el mundo y además lumbreras de la política nacional.

Durante doce años, los Kirchner no hicieron más que montar una siniestra glorificación de aquella "gesta", mientras impulsaban algo necesario: el castigo judicial a los responsables del Proceso. Hoy la inmensa mayoría de esos jerarcas están condenados y asoma por primera vez la posibilidad de un revisionismo sin miedos ni prohibiciones.

Marcelo Larraquy, un historiador incontaminado de cualquier narrativa de encubrimiento, prepara un libro monumental sobre la violencia política y ya anticipó en Los 70, una historia violenta algunos datos que habían sido cuidadosamente sustraídos de la memoria. No sólo demuestra las demenciales y homicidas faenas de la JP montonera y las ideas calamitosas de una camada que siempre se ha autoproclamado como la más brillante del siglo XX, sino que pone el dedo en la llaga al recordarnos qué hizo Perón cuando se le rebelaron.

La primera reacción ocurrió el 1º de octubre de 1973. Dictado por su propio líder, el Consejo Nacional del PJ elaboró un documento que decía: "El Movimiento Justicialista entra en estado de movilización de todos sus elementos humanos y materiales para enfrentar esta guerra. Debe excluirse de los locales partidarios a todos aquellos que se manifiesten en cualquier modo vinculados al marxismo. En todos los distritos se organizará un sistema de inteligencia al servicio de esta lucha". Quien firmaba el texto era a un mismo tiempo presidente electo y máxima autoridad del órgano partidario.

A partir de su directiva comenzó un impiadoso operativo de "depuración", que consistió en una feroz persecución de los "infiltrados". Perón obligó al justicialismo a entrar en combate y delación, dio luz verde para que el sindicalismo ortodoxo hiciera "tronar el escarmiento" y batallara a sangre y fuego al gremialismo clasista en las fábricas, instruyó a López Rega para que armara un grupo parapolicial dentro del Estado; le dio amplios poderes al comisario Alberto Villar, que llevaría a cabo la represión ilegal, y ascendió a los hombres fundamentales de lo que sería la Triple A. Enseguida sobrevendrían la primera lista de "condenados" a muerte y los atentados con metralleta y explosivos, y una serie de golpes destituyentes a gobernadores legalmente elegidos en las urnas, pero con simpatías por la Tendencia Revolucionaria: Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Salta y Santa Cruz.

Perón tampoco se guardaba nada. Les dijo a sus militantes que no debían permitir que se introdujeran ideologías y doctrinas "totalmente extrañas a nuestra manera de sentir": "¿Qué hacen en el justicialismo? Porque si yo fuera comunista me voy al Partido Comunista y no me quedo ni en el Partido ni el Movimiento". A esa altura, el General no hacía distingos entre el ERP y Montoneros. Envió al Congreso una reforma del Código Penal para endurecer las penas contra la "subversión", superando incluso la severidad de la dictadura de Lanusse. "A la lucha, y yo soy técnico en eso, no hay nada que hacer más que imponerle y enfrentarla con la lucha -dijo Perón-. Nosotros, desgraciadamente, tenemos que actuar dentro de la ley, porque si en este momento no tuviéramos que actuar dentro de la ley ya lo habríamos terminado en una semana... Pero si no contamos con la ley, entonces tendremos que salirnos de la ley y sancionar en forma directa, como hacen ellos... Porque formo una fuerza suficiente, lo voy a buscar a usted y lo mato. Si no tenemos la ley, el camino será otro. Y les aseguro que puestos a enfrentar la violencia con la violencia, nosotros tenemos más medios para aplastarla, y lo haremos a cualquier precio."

Por televisión, Perón pronuncia en esos días la palabra "aniquilación". Luego dice: "La decisión soberana de las grandes mayorías nacionales de protagonizar una revolución en paz y el repudio unánime de la ciudadanía harán que el reducido número de psicópatas que va quedando sea exterminado uno a uno para el bien de la República".

El mensaje hacia adentro y hacia afuera no podía ser más contundente. Bandas compuestas por policías y delincuentes comunes, pesados de la GGT y las 62 Organizaciones, y dirigentes justicialistas de grueso calibre actuaban bajo las consignas del momento: macartismo, espionaje, purga, guerra, exterminio y aniquilamiento. La crónica de esos sucesos se entrelaza con la carnicería montonera, que vengaba cada muerto con fusilamientos y bombas. Los setentistas, a posteriori, intentaron dos camelos: separar a Perón de la persecución ilegal presentándolo como un hombre enfermo y manipulable, y luego relativizar la inquina que les había tomado. Es que pretendían seguir usufructuando el mito, y verdaderamente lo lograron, a pesar de toda evidencia. Perón tuvo lucidez plena hasta tres días antes de su muerte, expiró odiando con toda su alma a los "estúpidos e imberbes" y dejó como misión borrarlos del mapa. No otra cosa hicieron su viuda y su secretario, que continuaron su política.

Los conceptos públicos de Perón serían luego utilizados y perfeccionados por las Fuerzas Armadas. Montoneros no hizo nada para frenar el golpe; por lo tanto, también fue cómplice de la noche más larga y oscura. El justicialismo cometió crímenes de lesa humanidad, que nadie se atrevió a juzgar: hubo en ese período cerca de mil desaparecidos y más de mil quinientos muertos, y el financiamiento de esa masacre surgió del erario. Casi todos son culpables en esta historia de clisés e infames falacias que nadie quiere volver a escuchar.

Cristina para la suturación, por Alejandro Borensztein

Cristina para la suturación

por Alejandro Borensztein








Lo peor de la manga de inútiles que vienen ostentando el poder político y administrando el Estado desde hace décadas (generalicemos que en general no nos vamos a equivocar), es que te obligan a estudiar temas que no te interesan en lo más mínimo, salvo que uno esté directamente involucrado.

¿Desde cuándo un tipo como usted o como yo tenemos que perder horas estudiando la Ley de Quiebras y Concursos para saber si el acuerdo del Estado con el Correo de Franco Macri es correcto o es una joda? ¿Qué corno nos importa saber si los montos consolidados de las deudas en las convocatorias de acreedores son indexables, le corren intereses o quedan congelados? ¿Por qué la política nos exige investigar estas pavadas en lugar de hacer algo para que arranque el campeonato de una buena vez así podemos disfrutar de nuestras murgas preferidas?

Nos pasamos el día debatiendo fallos de la Cámara de Casación, mínimos no imponibles, pericias balísticas, la coparticipación federal o el funcionamiento del Consejo de la Magistratura.

¿Cómo puede ser que cuando las familias argentinas se sientan a la mesa un domingo al mediodía, antes de clavarse el primer raviol, ya están discutiendo sobre la contraofensiva montonera del ´78?

¿Cuántos matrimonios han fracasado porque el marido puso la libido en la vigencia de la cláusula pari passu en la refinanciación de la deuda externa en lugar de focalizarla, por ejemplo, en las tetas de su mujer, ahora que el tema está tan de moda?

¿Cuántas pizzerías han tenido que cerrar porque su dueño dedicaba más tiempo a pensar en la emisión monetaria y el déficit fiscal que en la salsa de tomate, razón por la cual la pizza terminaba siendo un asco?

¿Estará allí el secreto de nuestro fracaso?

¿Será que somos incapaces de delegar con tranquilidad en nuestros dirigentes para así poder dedicarnos cada uno a lo suyo?

Al menos esta semana pudimos esclarecer y terminar con dos de los temas que hace años nos distraen de las cosas importantes de la vida.

El primer tema resuelto definitivamente se lo debemos al affaire del Correo. Según el gobierno, la ley indica que la deuda de una convocatoria queda congelada hasta llegar al acuerdo final por lo cual es razonable cerrarlo en los 296 palos del año 2003.

El kirchnerismo dice que no es así y que la deuda real al dia de hoy es de 4.300 palos teniendo en cuenta que transcurrieron 13 años desde la deuda original (doce de emancipación revolucionaria hotelera y uno de Macri basura vos sos la dictadura).

Esto resuelve un debate histórico: si 296 palos se convirtieron en 4.300, eso quiere decir que Moreno mentía. Listo, fin de la discusión: los índices del INDEC eran truchos. Y Moreno también. O sea, es el mismo kirchnerismo el que acaba de reconocer públicamente que tuvimos una inflación de la ostia. Tema terminado. Violín en bolsa, punto ganado para la República y punto perdido por el kirchenrismo. Chau. Un problema menos en la mesa del domingo.

El otro tema crucial que se despejó esta semana es mucho más profundo y viene de larga data. Veamos.

Es evidente que el país está esencialmente dividido en dos sectores antagónicos.

Por un lado, está lo que la oposición denomina el gobierno de los CEO’s (Chief Executive Officer) y por el otro, la resistencia nacional y popular de los SEO’s (Suturen El Orto). Perdón por la grosería pero esto surgió de las escuchas telefónicas publicadas en las que Parrilli le pregunta a Ex Ella si va a participar del encuentro del PJ convocado por su presidente José Luis Gioja, a lo que Ex Ella contesta “que se vayan a suturar el orto”. Una lady.

Más allá de lo que las escuchas evidencian sobre carpetazos, aprietes, etc., la contundente frase expresa claramente que el presidente y demás autoridades del Partido Justicialista se tienen que ir a suturar el orto por orden de quien cree ser la líder del peronismo.

Y esto nos lleva a uno de los eternos debates de las familias argentinas: el verticalismo peronista.

¿Hasta dónde un dirigente del campo popular le debe obediencia ciega a su líder? ¿Dónde está el límite exacto de ese verticalismo?

Desde 1945 y hasta la muerte del General en 1974 estaba claro que el verticalismo era absoluto e incondicional. El lema “la vida por Perón” lo resumía todo. Pero de ahí a “suturarse el orto por Cristina” hay una distancia sideral.

A esta altura, amigo lector, por pudor y respeto a la Ex Investidura, sinteticemos la frase con la sigla SEO (Suturarse El O…).

Ex Ella le acaba de poner una vara muy alta al verticalismo peronista. Casi inalcanzable para cualquier dirigente político. Si ofrendar la vida es duro, SEO es tremendo. Esto, y otras cositas más, le han provocado a la líder un sordo aislamiento del resto del PJ. No es para menos.

Sin dudas, podrá tener apoyo en las bases, pero difícil que encuentre muchos dirigentes dispuestos a semejante sacrificio. He allí el problema actual que enfrenta el peronismo y que lo tiene paralizado.

El Compañero Massa, que es rapidísimo, inmediatamente declaró que va a trabajar para “suturar las heridas del peronismo”. Posta. Parece un chiste pero no lo es.

El Frente Renovador ha encontrado un camino. Si yo fuera dirigente del PJ y tuviera que elegir entre hacerme SEO con Ex Ella o ayudar a suturar las heridas del peronismo con Massa, no lo dudo ni un minuto. 

Resultado de imagen para peron echa a montoneros

El 1 de Mayo de 1974, la izquierda peronista (JP y Montoneros) fue descalificada por Perón desde el balcón de la Rosada. ¿Te pueden decir en la cara “imberbe y estúpido” y después seguir aceptando el verticalismo? Aquellos muchachos la resolvieron con un razonamiento insólito: “Perón ya no sabe lo que es el peronismo, nosotros somos verticales al Perón de antes. Este Perón es un viejo gagá cooptado por el brujo López Rega, nos vamos de campamento a la clandestinidad”. O sea, estos muchachos se creían más piolas que Perón. Y lo sostuvieron hasta que con el tiempo se fueron olvidando del episodio y volvieron a llamarse peronistas como si Perón nunca los hubiera mandado al carajo, en vivo, en la Plaza y por Cadena Nacional. Treinta años después, aparecieron los Kirchner para reemplazar aquella sumisión. Ahora les piden que se SEO. ¿Que dirán los chicos de Carta Abierta?

A partir de hoy, cualquier dirigente peronista que se someta al verticalismo de Ex Ella estará reconociendo tácitamente que está dispuesto a SEO. Por ende, formará parte de un pequeño grupo de valientes pero agravará su aislamiento y posiblemente termine fuera del partido.

Finalmente, después de 71 años de peronismo, el verticalismo ha encontrado su límite. Tema resuelto: la vida si, el orto no. Otro asunto menos para discutir. Pasemos un domingo en paz.

Mensaje para Balcarce: Venga Balcarce.

Resultado de imagen para balcarce perro

¡Sit Balcarce! Te me vas a buscar al ministro Aguad, le clavas los dientes en los tobillos, te lo llevás arrastrando por la calle y se lo tirás en la oficina a Marcos Peña. Él va a entender.

Mensaje para el Presidente: sigan con el marketing, los focus group, las redes sociales y todo lo que quieran. Pero sugiero que a partir de este momento no hagan nada, ni digan nada sin antes consultar con Balcarce. Feliz cumpleaños macho.

sábado, 11 de febrero de 2017

La Casa Rosada planea urbanizar casi 100 villas en todo el país Forman parte del Plan Nacional de Hábitat.

La Casa Rosada planea urbanizar casi 100 villas en todo el país

Forman parte del Plan Nacional de Hábitat. 

Colonia El Simbolar, en Santiago del Estero; Santa Victoria Este, en Salta; El Sauzalito, en Chaco; Susques, en Jujuy. ¿Qué tienen en común estas localidades del norte argentino? Forman parte del listado de 96 barrios y localidades vulnerables, con un máximo de 10 mil habitantes, en las que el Gobierno planea obras de mejoramiento del hábitat y de urbanización para 2017. Se trata de la puesta en marcha, a más de un año de gestión, de una de las promesas en materia de vivienda que realizó Mauricio Macri durante la campaña.

Las obras se desprenden del Plan Nacional de Hábitat que trazó el Ministerio del Interior liderado por Rogelio Frigerio. Y, si bien en su mayoría están focalizadas en el norte, en sintonía con el Plan Belgrano, también se realizarán en otras zonas del país que reúnen condiciones similares de vulnerabilidad. Se desembolsarán, para esta primera etapa, unos 7 mil millones de pesos.

“Esta no es una política de parches, es una política de Estado de este Gobierno. Si se sostiene en el tiempo se va a resolver el problema de muchísimos argentinos que viven en zonas de marginalidad”, dijo a Clarín la subsecretaría de Hábitat Klemensiewicz.

Klemensiewicz se encargó de hacer el relevamiento para identificar y priorizar las zonas con mayores dificultades. En el primer relevamiento que hizo el Gobierno, se determinó que la provincia con mayores urgencias es Salta: 23 asentamientos. Lo siguen Jujuy (19), Santiago del Estero (15) y Chaco (11).

En el Gobierno justifican que las demoras en la puesta en marcha del plan tuvo que ver, otra vez, con la herencia recibida en el área: “El Presupuesto asignado por el kirchnerismo en materia de Hábitat para 2016 no nos permitió hacer demasiado. Fueron apenas unos 600 millones de pesos”, explican en Interior. Y señalan que el próximo mes ya se inaugurará una de las pocas obras integrales que se pudieron realizar en 2016.

La explicación tiene sentido, excepto cuando se la confronta con la facultad que tiene el Gobierno de distribuir partidas presupuestarias de manera discrecional, una herramienta también heredada de los K.

Con todo, señalan que el proceso de relevamiento no fue fácil: estiman que en el país hay unas 6.300 villas y asentamientos informales. La intención del Gobierno es urbanizar y mejorar a un promedio de 100 barrios por año.

¿Qué tareas se harán? El compromiso del Gobierno es dotar a los asentamientos de los servicios básicos: cloacas, agua potable, apertura de calles con iluminación y la mejora del espacio público. También, se procederá a la mejora de las viviedas y, en caso de extrema necesidad, a la construcción de nuevas casas, como ocurrirá en la localidad salteña de Banda Sur para ayudar a una comunidad aborigen.
La Casa Rosada planea urbanizar casi 100 villas en todo el país
El programa, que impactará directamente en unas 80 mil familias, contempla además la interacción con otros ministerios y áreas de gestión para impulsar el desarrollo económico y social del barrio.

Asimismo, también se comprometerá a los intendentes a entregar los títulos de propiedad de las viviendas a los vecinos una vez finalizados los trabajos: “El objetivo es evitar que, luego, queden rehenes de rehenes de los políticos de turno”, sostuvo Klemensiewicz.

En ese sentido, advirtió que la idea es que la gente, una vez que vea las mejoras, también haga su aporte pagando los impuestos. “La gente no quiere que le regales nada. Quiere inclusión y dignidad”, enfatizó. La transformación que se dio en las zonas más marginales de Medellín es el faro a imitar.

A los trabajos de fondo en estas 96 villas se le suman otras 381 tareas de urbanizaciones integrales que se realizarán en otros distritos del país. Esto es: zonas con menos urgencias pero que aún requieren cloacas o agua potable. Beneficiará a unas 400 mil familias e implicará una inversión cercana a los 25 mil millones de pesos.

El país de los audios es cruel y despiadado, por Carlos M. Reymundo Roberts

El país de los audios es cruel y despiadado

por Carlos M. Reymundo Roberts
Carlos M. Reymundo Roberts

Está clarísimo: en este país no se puede hablar por teléfono. No se puede porque, o no andan bien -ni siquiera el 4G, el 17G o el 145G- o alguien te está grabando. Probablemente un servicio. O un juez. O un fiscal. O un juez y un fiscal que responden a los servicios. De un tiempo a esta parte, el mundo de los espías y el mundo judicial, especialmente el fuero federal, parecen la misma cosa. Muchas veces son la misma cosa. Durante el reinado de los Kirchner, en los pasillos de Tribunales circulaba la siguiente historia, que por supuesto era falsa. El ministro de Justicia encara a un señor que se postulaba para juez: "¡Usted está loco, ni siquiera es abogado!" Y el candidato contesta: "Más respeto que yo laburo para Stiuso".

El problema es que las grabaciones no van a parar a los expedientes, sino a los medios. Es un escándalo que afecta, en primer lugar, a la libertad de expresión. Cristina ya no puede decir tranquila qué piensa sobre el coeficiente intelectual de Parrilli. Ya no puede preguntar en qué andan las causas judiciales que inventaron. Tampoco puede dar instrucciones sobre el manejo de su plata en paraísos fiscales, o sobre cómo impulsar la caída del gobierno de Macri. Ni recriminarle a Máximo su poca contracción al trabajo. Ni llamarla a Florencia para darle la peor noticia: que no se van a Croacia de vacaciones. Justo Croacia, uno de los destinos que le faltaban a Florcita, que ama viajar por el mundo para conocer in situ el avance de las revoluciones nacionales y populares.

Por supuesto, otra víctima es Parrilli. No porque se haya conocido el afecto que le tiene Cristina. Su problema es que un día trasciendan las cosas que él ha dicho sobre ella. Ojo, la quiere, la quiere mucho. Sólo que a veces la paciencia le juega una mala pasada. Como que lo abandona. Y entonces se le escapan afirmaciones crudas, amargas, tipo "no hay guita que pague este maltrato", "no sé si algún día se le ordenarán todos los jugadores" o "ahora lo entiendo a Néstor".

También se ve afectado Ricardo Echegaray, el utilitario jefe de la AFIP en tiempos de los Kirchner. En un audio del año pasado que se conoció esta semana le pide ayuda a Parrilli para no quedar procesado por Casanello en la causa por "la ruta del dinero K". La conversación es deliciosamente explícita. A Parrilli se le dispara la térmica y primero dice que es un juez "presionable"; después lo califica de "flojito"; después, de "pelotudo" (apelativo que le resulta tan familiar), y, por último, de "hijo de puta". Pobre Casanello. Cuando fue llevado a Comodoro Py por sus amigos de La Cámpora no imaginaba que un día los más encumbrados kirchneristas iban a ser tan poco comprensivos con su vocación por el diálogo.

Lo mismo el binguero Angelici (la definición no me pertenece: es de Carlos Pagni, un espíritu maligno). Viejo apretador de presidentes de la AFA, de presidentes de tribunales de disciplina, de jueces y vaya a saber de cuánta gente más, la filtración de sus audios no sólo coarta su libertad de expresión, sino de trabajo. ¿A qué se va a dedicar ahora, eh? El tipo quiere seguir defendiendo a Boca, a Macri y a la industria del juego, y ya no puede hacerlo sin riesgo de ser escrachado. Probablemente por eso se dejó crecer una barba tan anibalfernandezca: ha perdido toda credibilidad y predicamento. Pero tranqui, Lilita: Macri no va a cometer el error de Cristina. No lo va a hacer candidato.

¿Y Gustavo Arribas? Por ser el jefe de los espías ("¡subjefe!", me corregiría la Majdalani), sabe más que nadie que acaso estén grabadas sus desopilantes conversaciones con el enigmático comprador brasileño: "¿Puedo decir que te negás a que dé tu nombre? [...] Dale, negate". "Please, recordame qué te vendí: ¿un mueble, un inmueble, una inmobiliaria?"

Puesto a elegir, no sé qué otros audios me gustaría que se filtraran. Son muchos. ¿Lázaro Báez discutiendo con Máximo desde la cárcel? ¿Josecito López con las monjas acordando a qué hora iba a pasar a comer los scones? ¿El canciller Timerman ofreciendo el laurel de la paz a los terroristas iraníes que volaron la AMIA? ¿Berni con Olivos desde el departamento donde yacía Nisman? ¿Franco Macri pidiéndole a su hijo que le arregle el problema de la deuda por el Correo? ¿Operadores de Scioli que hablan desesperados al comando de Cambiemos después del ballottage en busca de alguna cosa inconfesable? ¿Massa pactando con el kirchnerismo la reforma de Ganancias? ¿El diputado Vera cuando pide instrucciones a Santa Marta? ¿Un tipejo de la AFI, o de la Justicia, o del Gobierno, que llama para ofrecer una grabación explosiva?

En realidad, no quiero escuchar nada más. Es cierto que salen a la luz muchas cosas, pero no hacía falta ningún CD para enterarnos de la alta consideración que tiene Cristina por sus más estrechos colaboradores o por la división de poderes. La Argentina y los argentinos que aparecen en los audios no son fáciles de digerir. El país de esos diálogos es cruel y despiadado. Ahí no rigen la ley, el decoro ni las buenas costumbres; ahí todo es comprable. Oír lo que dicen algunos de nuestros dirigentes es un viaje a los sótanos, a lo peor de la política.

Es tan sórdido ese submundo que a veces, qué horror, se me da por extrañar la mentirosa candidez del relato.

Homo sovieticus, por Jorge Lanata

Homo sovieticus

por Jorge Lanata






Hasta ahora el gobierno trató el tema del empleo público adaptándose al sistema: despidió ñoquis en los primeros meses y al poco tiempo volvió a tomar casi la misma cantidad. Bajó el nepotismo. Pero también tienen primos, hermanos, esposas o familiares directos excepcionales -y el Estado argentino no puede prescindir de su talento- Mauricio Macri, Gabriela Michetti, Andrés Ibarra, Marcos Peña, Carolina Stanley, Matías Santos, Ricardo Buryaile, Iván Pavlovsky, Jorge Triaca, Federico Sturzenegger, Rogelio Frigerio, Oscar Aguad, Emilio Basavilbaso, Pablo Avelluto, Federico Pinedo, Martiniano Molina, Francisco Cabrera, Eduardo Amadeo, Patricia Bullrich, Juan José Gómez Centurión, Mario Cimadevilla, Hector Lostri, Eduardo Brizuela del Moral, Amado Quintar y Horacio Goycoechea, según una denuncia de ATE. Si vale el consuelo numérico, son menos, muchos menos que los anteriores.

El Estado es el mayor empleador del país: hay cuatro millones de empleados entre Nación y provincias.. En el caso del interior, el empleo público funciona desde hace décadas como un subsidio de desempleo encubierto y permanente que recuerda la definición de “homo sovieticus” de Grigori Zinoviev, el presidente del Soviet de Petrogrado fusilado por oponerse a Stalin: ”Ellos (los dirigentes) fingen pagarnos y nosotros fingimos trabajar”. El empleo público provincial siguió creciendo durante 2016.

Hace unos días el gobierno anunció una serie de tímidas medidas que, en el tiempo, podrían traducirse en el comienzo de un cambio cultural en el área: se impondrá una capacitación de alrededor de un mes para los empleados públicos que ingresen, incluyendo cursos autogestionados y una semana presencial. Los empleados, a la vez, deben elegir de manera obligatoria entre dieciseis carreras posibles a realizar en el Estado. También el gobierno alcanzó a murmurar, temeroso, que quizás se promueva un sistema de premios y castigos que se exprese, por ejemplo, en salarios diferenciados. Los gremios ya expresaron su oposición y observan la propuesta como “un avance de la derecha y la meritocracia”.

Se les pasó por alto que el gobierno de Correa, en Ecuador, inauguró en 2011 un Instituto Nacional de la Meritocracia para el servicio público. Una aclaración idiota: todos tienen que tener las mismas oportunidades de desarrollo, salarios dignos y derechos elementales respetados, es obvio. Pero debe premiarse al que es esfuerza más y logra mejores resultados en su función. La discusión entre lo que la generación del setenta llamó “estímulos morales o materiales” fue superada hace décadas en el mundo: ¿Ud. prefiere como premio un sillón cómodo, vacaciones, un plus salarial o un poster del Che y una cucarda? En realidad no hay que ir tan allá: está todo tan distorsionado en la cultura laboral argentina que si mañana el gobierno obligara solo a cumplir horario, entraríamos en paro por tiempo indeterminado. Hay en todas estas relaciones un sentimiento permanente de acreencia que las enferma: como gano mal, puedo hacer mal mi trabajo; espero que un médico nunca se acuerde de eso mientras me opera.

Sebastián Martínez, secretario de Prensa de UPCN, dijo ante una consulta de La Nación que está “a favor de la capacitación, pero no de las penalizaciones”. El empleado que falta, por ejemplo, debería recibir un telegrama que le diga “Tómese el tiempo que necesite”. Hugo Godoy, de ATE, nos dijo en la radio que está “en contra de la productividad”. El de Godoy es un enfoque marxista que sostiene que “la productividad es el determinante de la tasa de explotación en el capitalismo. Por lo que, por ejemplo, un abaratamiento de la producción de electricidad sin un correspondiente aumento del salario real de todos los trabajadores, significa un aumento de la tasa de explotacion”.

Habría que ver que pasa en una fábrica autogestionada: ¿Se explotarían allí los obreros a sí mismos? ¿Deberían tratar de producir más?. El fusilado Zinoviev decía que el homo sovieticus no era exclusivo de las economías socialistas. También era común en las empresas nacionalizadas y en la administración pública de los países capitalistas: contratos que le garantizan que nunca será despedido, remuneración que no depende del rendimiento, sueldos basados en la antigüedad, nula supervisión de su trabajo e indiferencia por los resultados de lo que hace, o hace que hace. Los buenos y los malos son lo mismo: la responsabilidad individual se diluye en la colectiva. Lo curioso del tema es que quienes piensan así no viven así: buscan al mejor médico cuando se sienten mal o al mejor abogado cuando tienen problemas. Y no está mal que lo hagan: el problema es que nos piden a nosotros que hagamos la cola.

domingo, 5 de febrero de 2017

Sufre parálisis cerebral y el estado no provee su alimentación.

Sufre parálisis cerebral y el estado
no provee su alimentación.


Se llama Abril, es una belleza de 14 años, que nació con una enfermedad congénita, "parálisis cerebral degenerativa", una enfermedad que no tiene cura.

La niña se alimenta mediante un "botón gástrico" como único dispositivo. Su medio de alimentación es una leche especial, que cuesta alrededor de $1000 diarios. 

No había tenido problemas en recibir ese alimento desde el estado, hasta día 27 de diciembre de 2016, ese día se cortó el suministro. 

Ahora, Victoria, la mamá de Abril, después de hacer los respectivos reclamos y hasta marchas pidiendo que le den el alimento para su hija, nos cuenta su problema y nos dice que hay muchas familias en la ciudad, y sospechamos que en todo el país, que están padeciendo la falta de la leche y también de otros insumos esenciales para niños con patologías similares.

Yayo Rossi para Ideas Claras Radio



Balcarce, Firme junto al Pueblo, por Alejandro Borensztein


Balcarce 
Firme junto al Pueblo.
por Alejandro Borensztein
Imagen relacionada

El organigrama del Estado es bastante simple. Está constituido por miles de empleados que trabajan muy bien, bien, regular o mal, bajo las órdenes de cientos de directores y subdirectores que ejecutan las instrucciones que imparten los distintos secretarios y subsecretarios de Estado. Estos, a su vez, cumplen con las directivas de los 21 ministros nacionales quienes deben reportarse al misterioso señor Quintanalopetegui, bajo control del Jefe de Gabinete Marcos Peña. Finalmente Peña responde directamente al Presidente Macri. Por encima de todos ellos, y en representación de todos nosotros, está el perro Balcarce. Vigilando y cuidando. Esta página es simplemente un medium entre el perro y su pueblo.

Aclarado el punto, acá comienza la décima temporada de esta columna dominical, a los 5 días del mes de febrero de 2017, exactamente 14 meses después de que el Presidente Macri recibiera la nafta súper a 13,01 pesos para llevarla, al día de hoy, a 18,45.

Visto más en perspectiva, pasaron 14 años y 8 meses desde que el kirchnerismo recibiera el mismo litro de nafta a 0,89 pesos (89 centavitos) y lo entregara a 13,01 pesos, luego de su década ganada.

Si usted no tiene ni auto ni moto y anda en bondi, puede hacer la misma cuenta reemplazando la nafta por la yerba. En 2003, cuando los hoteleros para la liberación llegaron a la Rosada, el paquete de medio kilo de La Tranquera costaba 0,90 pesos y cuando se fueron costaba 22,25 o sea 2.147% de aumento. Y eso que esa yerba estaba en la lista de precios cuidados. Imaginate si la descuidaban.

Hoy, el mismo paquete ya vale 26,51 aunque la podés pagar en 12 cuotas, ahora con un pequeño interés que va entre el 30% y el 40%, y que es la tasa que cobran las tarjetas y los bancos argentinos, un sector muy dinámico y productivo de nuestra economía también conocido como “Los mercaderes de Venecia”.

Todo esto es para recordar que, a la hora de pensar dónde estamos, siempre es bueno tener en claro de dónde venimos y también, en el caso de que alguien lo sepa, hacia dónde corno vamos.

Por eso, Balcarce, hoy tu rol es fundamental. Estás para cuidarlos, Balcarce. Aportando tu calle y tu viveza para que no metan la pata, Balcarce. Ladrando, mostrando los dientes, marcando de cerca. Con mística, pero a cara de perro, Balcarce.

Ahora venga para acá Balcarce. ¡Sit Balcarce! Abra la boca Balcarce. Muéstreme como se manduca los huevos de Gómez Centurión. ¿Ah no? ¿Qué le pasa a mi pichicho? ¿Le tenés miedo, Balcarce? ¿Te animás con Michetti pero arrugás con Centurión? Esa se te escapó, Balcarce. Vaya Balcarce, saque pecho y haga tronar el escarmiento.

Amigo lector, tranquilo. Yo sé que a veces Balcarce llega tarde. No es Mascherano, es Balcarce. Pero al final llega. Mire lo que pasó con el feriado del 24 de marzo.

El gobierno se metió en un baile al que nadie lo había invitado. No son mala gente, simplemente hay asuntos sobre los que no tienen la menor idea e inexorablemente pisan el palito. Pero ahí es donde aparece Balcarce. Un jugador diferente. Yendo de despacho en despacho, bajando línea, concientizando, rosqueando hasta que al final logra que el gobierno recule, deje el feriado como estaba y todo vuelva a la normalidad.

Entiendo que a usted, amigo lector, lo inquiete saber que hace un año que estamos en manos de un perro, pero nunca se olvide en manos de quién estuvimos los doce años anteriores.

Déjeme llevarle algo de tranquilidad. Lo primero que tiene que saber de antemano es que nos vamos a pasar todo el año hablando de unas elecciones que, en el fondo, no tienen ninguna importancia.

Salvo que el gobierno arrase o que Ex Ella se presente y saque el 54% de los votos, cualquier otro resultado ni suma ni resta nada. No cambia sustancialmente la composición del Congreso ni modifica el clima político del país.

Seguramente habrá tres opciones fuertes, una de Cambiemos, otra alrededor de Massa y otra del neokirchnerismo. Digo neo porque si los K van puros con Moreno, Delía y Boudou, ni siquiera serán opción.

Mango más mango menos se van a repartir los votos. Alguno ganará con 4 o 5 puntitos de distancia y nada más. El domingo habrá gran festejo, el lunes la clásica conferencia de prensa, el martes los análisis políticos, el miércoles van a “A Dos Voces”, el jueves y viernes irá decayendo, sábado llueve, el domingo juega Boca y el lunes no se acuerda más nadie. Lo único realmente importante será lo que pase en 2019.

Hasta entonces, el gobierno tiene tiempo de mejorarle la vida a la gente.

Agua, gas, cloacas, transporte, rutas, energía, seguridad. Si mejoran algo de todo eso, la tienen ganada. Esa es la única verdad. Lo demás es sarasa.

Mientras tanto, lo importante es que Balcarce vaya avivándolos, cuidándolos y evite errores no forzados.

Por ejemplo, venga Balcarce. ¡Sit Balcarce! Tenemos un problemita con Arribas, el director de la AFI, el de los espías. Es amigo del Presidente, le tiene confianza, debe ser buen muchacho, pero nos metió en un problema. Resta. Lamentablemente, hay que sacarlo Balcarce. Por supuesto, con mucho cuidado. Primero porque el tipo es el capo de los servicios. Imaginate Balcarce, dirige un edificio lleno de Stiussos.

Pero además, el tipo vive en la casa del Presidente Macri. Así como lo oís, Balcarce. Le alquiló el departamento al Compañero Mauri. Vos preguntarás ¿qué necesidad tenía el presidente de poner en alquiler su propia casa? Y bueno, así es el cartonero. Por eso, antes de rajarlo, hay que darle un preaviso para que se busque otro laburo y pueda seguir pagando el alquiler. No sea cosa que se nos desfinancie el presidente. O peor aún, que se le instale en el derpa, no lo podamos desalojar y haya que reclamarle al garante. Imaginate que si el locador es el jefe de los espías, el garante si no es Stiusso le pega en el palo. Vamos Balcarce, hay mucho por hacer. Cuando termines con los huevos de Gómez Centurión, seguí con los de Gustavo Arribas.

Y también estate cerca de Braun, el Secretario de Comercio que instrumentó el tema de diferenciar el precio de contado del precio en cuotas. El tipo explicó que los productos al contado deberían bajar un 20% porque en realidad el precio estaba inflado por el costo de la financiación que venía adentro. Y que el mercado lo iría regulando. La verdad es que Braun tiene razón, es exactamente así. Pero en California.

Acá son unos hijos de puta que nunca te van a bajar nada y encima ahora te van a sumar los intereses de las cuotas. Ojalá me equivoque. Vamos a ver cómo sigue. No le saques el ojo, Balcarce.

Andá Balcarce. Yo me quedo acá en la página 2. Orgulloso de volver a estar junto a la página 3 de Hermenegildo Sábat, un prócer de la cultura nacional, mundialmente reconocido, a quien Ex Ella volvió a agredir públicamente. Una vez más.

Me encanta cuando hace eso. Agarrártela con Sábat es como agarrártela con Piazzolla, con Quino, con Berni, con Charly García, con Sandrini, con Atahualpa, con Les Luthiers. Nunca tan expuesta, nunca tan patética, nunca tan menos. Ni el gran Menchi ni nadie tienen la culpa de que ahora el calorcito de la justicia le esté derritiendo el cucurucho.


Amigo lector, arriba los corazones. Arranca otro año apasionante. Es un placer estar de vuelta. Empezó la temporada.

sábado, 4 de febrero de 2017

Hoy 19hs. "Delívery Musical"


La imagen puede contener: texto

¡Feliz Vida Amig@s!!! Les dejo las: 

Reflexiones de Ideas Claras para "Cambiar el Mundo"

Los esperamos a las 19hs. para la "Cita Incondicional" que es el "Delívery Musical"

1.- En las escuelas todavía no enseñamos a nuestros niños a gestionar sus emociones; hacerlo reportaría fabulosas bendiciones para ellos y la humanidad... (Elsa Punset)

2.- No cedas, no te moderes, no intentes hacerlo lógico; no modifiques tu propia alma según la moda... Por el contrario, sigue tus obsesiones más intensas sin piedad... (Anne Rice)

3.- A la verdad se llega no sólo por la razón, sino también por el corazón... (Blaise Pascal)

4.- Es muy fácil ser miserable. Ser feliz es complicado pero más entretenido... (Thom Yorke)

5.- Cada beso llama otro beso. ¡Con qué naturalidad nacen los besos en esos tiempo primeros del amor! Acuden apretándose unos contra otros; y tan difícil sería cortar los besos que se dan en una hora, como las flores de un campo en el mes de mayo... (Marcel Proust)

6.- Si en medio de las adversidades persevera el corazón con serenidad, con gozo y con paz, esto es amor... 
(Santa Teresa de Jesús)

7.- Buscad la felicidad haciendo el bien, teniendo siempre presente que no hay más que una sola virtud: la justicia, y un solo deber: hacerse feliz... 
(Denis Diderot)

8.- Defiende tu derecho a pensar, porque incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar... (Hipatia de Alejandría)

9.- Que fácil es empujar a la gente... Pero que difícil guiarla... (Rabindranath Tagore)

10.- A Imposible le sobran dos letras, A Imposible le falta valor...hay latidos que mueven la tierra... (Rosana Arbelo Gopar)

PD...
—Mi jefe es un verdadero inútil...
—¿Sabes quién soy yo...?
—No...
—Soy la hija de tu jefe...
—¿Y tú sabes quién soy yo...?
—No...
—JAJAJA, uff qué bueno, adiós... Jajajaja.. jijiji jojojo

PD2...
Sábado?.. ♫♪ uunn sáabadoo máaasss ♫♪ uunn sábaadoo máass ♫♪ Este puede ser el mejor sábado de tu vida, depende de vos..
Y a las...
19hs. : "Delívery Musical" en VIVOOOOOO

Blog► http://ideasclarasradio.blogspot.com/
Por Tunein► http://tun.in/se4AL 
Listen► ideasclarasradio2.radiostream321.com 
ideasclarasradio2.listen2myshow.com 
ideasclarasradio2.radio12345.com 
ideasclarasradio2.radiostream123.com
Raddios►
http://www.raddios.com/5031-ideas-claras-radio
wix► http://yayorossi.wix.com/ideas-claras

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog