domingo, 29 de abril de 2018

Balcarce, una voz en el teléfono, por Alejandro Borensztein, para Clarin

Balcarce, una voz en el teléfono

Por Alejandro Borensztein, para Clarin

Cuando uno tiene razón, por más campeonatos que haya ganado, sólo tiene una parte de razón.

Venga para acá, Balcarce! ¡Sit Balcarce! Muy bueno lo tuyo esta semana, Balcarce. Bravo. Hoy te traje una tirita de asado de carne de Kobe, te lo merecés.

El domingo pasado hablamos de que el Gobierno debía salir a explicar el tema de las tarifas y que no se podía dejar correr por una batucada de demagogos.

Y el lunes a la mañana, tempranito, lo arrastraste al Presidente hasta Vaca Muerta, lo paraste frente a las cámaras de televisión y le hiciste explicar todo el asunto con gráficos, números, etc. Bien ahí Balcarce, pegando dos ladridos y poniendo las cosas en orden. ¿Viste que al final no son tan boludos? Sólo es cuestión de mostrarles el camino, Balcarce.

El tipo apareció bañadito, peinado, vestido de ingeniero, al pie de las perforaciones, dos cámaras, un dron, insert de videos, todo en exteriores. Flojita la edición, pero buena producción al fin, Balcarce. Me sorprendiste.

Por supuesto, ya sabemos que cuando el quía habla no es Obama. Pero de a poco va mejorando. En una de esas, para 2021 o 2022 le entendemos algo de lo que dice.

Igual, estuvo todo muy bien. Lo único que te falló es que no lo vio nadie, Balcarce.

Para que la gente entienda una explicación presidencial sobre el tema de las tarifas, primero lo tienen que ver. Con la web de un diario, un noticiero de cable o Youtube, no alcanza. Te faltó ese punch que tenía Ex Ella cuando te metía la cadena nacional y te mataba. Era insoportable, pero la mirabas porque no te quedaba otra. Era eso o Netflix. Obviamente, todos preferíamos Netflix pero no es gratis. Tampoco era cuestión de pagar un abono sólo para evitarte el disgusto de que te interrumpieran tu programa preferido y aparecieran los hoteleros para la liberación con el verso de siempre.

Mejoraste el jueves cuando lo empujaste al Presidente a la entrevista con Blanck y Van der Kooy en el prime time de TN. Esa ya es otra liga.

Igual, no sé que pensás vos, pero yo creo que habría que ir haciéndoles el coco con la posibilidad de una buena cadena nacional para explicar el quilombo que tenemos con los subsidios. La gente entiende, pero si le explicás entiende mejor,Balcarce.

Yo te diría que te metas en la oficina de este muchacho Peñaquintanalopetegui y empieces a chamuyártelo. De a poco, Balcarce.

Como quien no quiere la cosa, le planteás que tenés una idea para rearmar la defensa de Boca, te ganás la confianza y lo vas llevando hasta el tema de la comunicación y las tarifas. Ellos creen que tienen razón en comunicar poco porque con sus estrategias ganaron 10 elecciones seguidas. Pero cuando un tipo tiene razón, por más campeonatos que haya ganado, en realidad solo tiene una parte de la razón.

Además, todos los grandes equipos en algún momento empiezan a perder porque los contrarios aprenden como jugarles. Le pasó al Barcelona. ¿Cómo no le va a pasar a estos muchachos que son de cabotaje? Con todo respeto, por supuesto. Tu rol acá es fundamental. Movete, Balcarce. No te duermas porque tampoco tenemos tanto tiempo.

No abusemos del hecho de que del otro lado están Cristina y Barrionuevo. Eso no va a durar para siempre. En algún momento se van a organizar, van a poner un tipo presentable y el gobierno va a tener un problemón. Falta una bocha, pero ojo. Esto es fútbol.

Te confiás, te ponen un pase largo, pica en profundidad Perón, te la toca por arriba y tenés que sacar del medio. ¿Cuántas veces vimos eso en la Bombonera? Últimamente, ni te cuento.

Por ahora el PJ sigue siendo un caos. Vamos a ver como se las arreglan Luisito Barrionuevo, Julio Bárbaro y Carlos Campolongo. Son tres jugadores de truco que fuman abajo del agua.

Pero en algún momento va a aparecer Ex Ella y les va cantar falta envido con 3,3 millones de votos en la provincia de Buenos Aires. ¿De qué se van a disfrazar? Sólo Dios y el General lo saben. Y ambos están en el Vaticano, más cerca de Ex Ella que de los Tres Mosqueteros.

Mientras tanto, hay que superar este problema de las tarifas y salir del pantano. Mandalos a hablar clarito, Balcarce.

Y de última salís vos por cadena nacional, Balcarce. No es lo ideal que las políticas públicas las explique un perro. Sobre todo pensando en los inversores extranjeros que no están muy acostumbrados a que les hable un perro. Pero han visto cosas peores en la Argentina.

Vos, letra propia ya tenés. Ya conocés el tema de memoria: subsidiamos todo a lo loco durante una década o más, nos fumamos todos los recursos, generamos un déficit infernal, lo financiamos con emisión lo que provocó 1.300% de inflación y, como todo el mundo sabe, en un país con inflación nadie invierte un sope. Ni en energía ni en nada. Para colmo, cero conciencia sobre ecología y ahorro energético. Somos Gene Kelly en “Cantando bajo la ducha”.

Llegados a este punto, ahora el problema es muy difícil de resolver. Sobre todo si encima no lo explicás bien. ¿Qué planes hay?

Cuando bajás los subsidios al mínimo, dejando sólo los que corresponden al 30% de pobres, bajás el déficit, bajás la emisión y a la larga bajás la inflación. Pero como subiste las tarifas, en el corto plazo te aumenta la inflación. En un país con inflación nadie invierte. Plan 1: nos vamos a vivir a Uruguay.

La otra opción es mantener los subsidios. En ese caso, no podés bajar el déficit, se sigue tomando deuda y emitiendo pesos lo que aumenta la inflación. Otra vez, en un país con inflación nadie invierte. Plan 2: nos vamos a vivir a Chile.

Los peronistas lindos proponen aumentar las tarifas al ritmo de la inflación lo cual será muy bonito pero no resuelve nada porque sólo actualizás el valor de los subsidios, mantenés el déficit, tenés que tomar deuda, emitis y asi aumentas la inflación. Una vez más, en un país con inflación nadie invierte. Plan 3: nos vamos a vivir a Perú.

Los peronistas feos piden retrotraer las tarifas a diciembre de 2016 y congelarlas hasta diciembre de 2019. O sea, aumentamos brutalmente los subsidios, por ende sube el déficit, tomamos deuda, emitimos y se dispara la inflación. Cuántas veces más lo vamos a repetir: en un país con inflación nadie invierte. Esto que propone el kirchnerismo es lo que hacen en Venezuela y, como todo el mundo sabe, les va fenómeno. Plan 4: no perdamos tiempo y mudémonos a Caracas.

Estamos hablando de Uruguay, Chile, Perú o Venezuela. No puede ser que nosotros, con cinco finales jugadas en los mundiales, y dos títulos ganados no podamos resolver este lio.

No hay magia. O aceptamos el problema y le ponemos el pecho o hacemos demagogia y que Dios nos ayude. Obviamente, los que tiene poquito pondrán poquito y a los que tiene mucho hay que arrancarles la cabeza. En el medio, a bancarse la que toque.

Una más Balcarce: ojo, no permitas que le hagan decir al Presidente que no va a haber más ajustes en las tarifas. Va a haber. No jodamos. El quilombo es más grande de lo que dicen y lo mejor que pueden hacer es sincerarlo.

En fin, todo hay explicarle a este gobierno, Balcarce. Todo. No se que harían sin vos.

Tal vez esa sea tu misión en la vida, Balcarce. Comunicarle al pueblo de que se trata el problema, convocar a un gran acuerdo político para resolverlo y calmar al Círculo Rojo para que no rompa más las pelotas. Nada que un perro como vos no pueda encarar.

Es así de simple: Balcarce o populismo berreta.

¿Cómo?

No, ojo de bife no traje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog