domingo, 19 de noviembre de 2017

Se busca voluntario oficialista para ir en cana Por Alejandro Borensztein/Clarin

Se busca voluntario oficialista para ir en cana

Por Alejandro Borensztein/Clarin


Se terminarían las suspicacias y demostrarían que este gobierno no presiona a los jueces.

De ninguna manera podemos permitir que sólo vayan en cana los corruptos del kirchnerismo. ¿Fueron realmente chorros? Muy. ¿Burros? Más aún. Basta observar la forma con que despilfarraron la mejor década económica de la historia. Por suerte para ellos, ser un inútil no está contemplado en el Código Penal. Todo lo demás, sí.

La pregunta entonces es: ¿Puede ser que todos los chorros sean solamente del gobierno anterior? ¿No hay ninguno del gobierno actual? ¿Cuánto tiempo vamos seguir hablando de los mismos 30 crápulas de siempre? Tarde o temprano se nos van a agotar. ¿Cuando aparecerán los nuevos?

No me vengan con que Aranguren es un corrupto por el hecho de haber tenido acciones de Shell porque eso no es delito, y si lo fuera no mueve la aguja. Mi tía Jieshke tiene 2.000 dólares en acciones de Apple y eso no le impediría ser ministra de Ciencia y Tecnología. Ni siquiera es una cuestión del monto. Si mi tía tuviese acciones por un palo verde, tampoco habría conflicto de intereses. Acciones o títulos puede tener cualquiera que haya logrado ahorrar un mango y no por eso influye en una compañía.

Advertisement
De hecho, yo mismo compré BONAR 2024 cuando los emitió el kirchnerismo y eso no me transforma en socio de Kicillof, ni es incompatible con mi libertad para expresar que la economía kirchnerista fue un patapúfete completo.

Dicho sea de paso, el BONAR 2024 que emitió la izquierda de Cristina paga una tasa del 8,75% mientras que el BONAR 2025 que emitió la derecha de Mauricio paga 5,75%, o sea 3 puntos menos de interés. Viene raro el tema de las ideologías hoy en día.

Volviendo al punto, ¿Para que necesitamos que vayan presos funcionarios de este gobierno, se preguntará usted amigo lector? Muy simple: para terminar con el verso kirchnerista de que el gobierno manda a encarcelar opositores, y de que en la Argentina no hay estado de derecho ni libertad de expresión.

Un par de voluntarios de Cambiemos presos, aunque sea injustamente, vendría muy bien para terminar con las suspicacias y demostrar que este gobierno no presiona a los jueces.

Hablemos en serio. Tenemos un déficit fiscal de 4,3 puntos del PBI. A eso hay que sumarle 2 puntitos y monedas por los intereses de deuda. Sumale 1 puntito por déficit provincial, más 1 y algo por las LEBACS y tenés un déficit real de casi 10 puntos del PBI. ¿Usted cree, amigo lector, que un gobierno que está metido en semejante quilombo puede perder tiempo llamando al juez Lijo para que meta preso a un kirchnerista? ¿O llamar al hermano del Juez Lijo, que vendría a ser como su representante?

Ojalá fuera así. Para esta columna sería mucho más divertido. Pero lamentablemente no lo es. Te podrá gustar más o menos el gobierno de Cambiemos, pero sin duda es un gobierno democrático. Ni hablar, si lo comparamos con el anterior.

Sin embargo, el gobierno debería cambiar su política e intervenir de lleno en el Poder Judicial poniendo un poco de orden en esta situación que ya es caótica.

Ejemplo. El miércoles, mientras procesaban a Moreno por aquella matoneada con los guantes de box, a la misma hora en Nueva York, Burzaco contaba que Grondona cobró 15 palos verdes de coimas.

No es así muchachos. La idea es que si a uno lo procesan el miércoles, el otro se arrepienta el jueves. No los dos el mismo día.

Encima Vandenbroele, que iba a declarar como arrepentido el viernes, lo adelantó también para el miércoles. Como si fuera poco, en el juzgado de al lado y al mismo tiempo, Ercolini le tomaba indagatoria a Florencia Kirchner. ¿Nos están cargando?

Un día antes, el martes, Aníbal Fernández publicó una carta insultando a medio mundo. Igual que De Vido, quien ya publicó cuatro. ¡Error! Ese martes, el Banco Central emitió LEBACS por 330.000 palos al 29% de interés. Solo esa medida, ya requería dejarnos libre el resto de la semana para poder cortarnos las pelotas sin que nadie nos distraiga. Pero apareció Aníbal con su prosa y lo arruinó todo.

En realidad, él debería haber esperado una semana, no pisarse con las LEBACS y publicar su carta este próximo martes así la gente la comentaba el miércoles y el jueves ya se olvidaban todos y no le importaba más a nadie. Recién ahí, jueves a la tarde digamos, deberían procesar a alguno nuevo así tiramos hasta el fin de semana.

Pero la falta de coordinación genera este caos que no te deja vivir en paz. ¿Quien se ocupa de todo esto? Nadie. Una vez más, la ausencia del Estado.

El viernes no pudimos terminar de disfrutar viendo como volaban al juez Freiler porque en el mismo momento, Vandenbroele volvía a Comodoro Py para seguir arrepintiéndose. Igual que Burzaco, que va todos los días al juzgado en Nueva York a arrepentirse, en cuotas. Deberían hacer como en Netflix que ponen todos los capítulos juntos así cada uno los puede ver cuando quiere.

Hay que buscar la manera de organizar todo esto. Para mí, ahora hay que concentrarse únicamente en procesamientos y detenciones. A lo sumo uno o dos arrepentidos. Nada más.

Todo lo referido a cartas con insultos entre kirchneristas, declaraciones de la señora Minnicelli, acusaciones cruzadas, gente que pone manos en el fuego, nuevos arrepentidos y notas sobre Nelly, la cocinera de De Vido, hay que patearlo para enero que es cuando empieza la feria judicial y no vamos a tener de que hablar. Después en febrero, más tranquilos, arrancamos de vuelta con los cascos negros y los chalecos antibalas.

Como parte de su responsabilidad, el gobierno debería ocuparse de este asunto, incluyendo la búsqueda de algún corrupto propio para entregarlo a la justicia y así neutralizar el reclamo kirchnerista.

Y si no aparece ninguno, hay que buscar un par de voluntarios inocentes para que los chorros kirchneristas no sigan diciendo que todo esto es una persecución política.

Por ejemplo, en diciembre comienzan las indagatorias sobre el caso Odebretch. Es una buena oportunidad para que haga su aporte el primo Calcaterra, aunque el tipo esté limpio. Unos días nada más, hasta las fiestas. Después lo soltamos.

Para que todo sea aún más ordenadito, habría que ir fabricando algunos cascos amarillos, así los movileros y los fotógrafos podrán diferenciar a unos procesados de lo otros. Chalecos amarillos ya sería mucho porque se van a confundir con las chicas y los chicos de la policía de tránsito.

Una vez que salga Calcaterra, ya en enero podríamos mandar a Angelici aprovechando que es el receso del campeonato y no lo necesitamos. De paso nos salvamos de que, justo cuando se abre el libro de pases, el tipo ande suelto por ahí comprando troncos para el equipo.

En febrero lo liberamos a Angelici para que vuelva al club y si hasta ese entonces no apareció ningún chorro en serio, buscamos otro voluntario. Preferentemente un pez gordo que vaya en cana hasta que empiece el Mundial. Después, una vez que ya estamos en manos de Messi, lo soltamos y que el kirchnerismo putee todo lo que quiera, total no le va a importar nada a nadie.

Queda un bache de dos semanas de acá a diciembre. Yo no soy de Cambiemos, ni del PRO, pero algún independiente tiene que hacer su aporte patriótico. Ok, voy. Como están haciendo los gobernadores y los sindicalistas, todos tenemos que ceder algo por el bien común.

Amigo lector, vamos a cortar la comunicación por dos semanas. Los presos no tienen computadora y yo escribir a mano como De Vido, ni loco. Y si la cosa se me pone muy pesada, la segunda semana me arrepiento y listo. No me traigan fasos porque no fumo. Prefiero milanesas.

Nos vemos en diciembre. Que el próximo voluntario vaya preparando el bolsito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog