sábado, 24 de mayo de 2014

YPF = Triunfo final= Brufau/Repsol sobre los K (Kirchner + Kicillof)

REIVINDICACIÓN CREDITICIA DE REPSOL

El triunfo final de Antonio Brufau sobre los K (Kirchner + Kicillof)

Atrás quedó aquel 17/04/2012, cuando el ministro Axel Kicillof anunció la expropiación forzosa de YPF, con asalto a sus oficinas incluido. Las acciones de Repsol se vendían a poco más de 16 euros. El 23/05/2014, para comprar esos mismos títulos se necesitan más de 20 euros: las decisiones que durante ese período transcurrido tomó el equipo de dirección que preside Antonio Brufau fueron las adecuadas, según los brókeres y agencias de riesgos. Así, Repsol se ha ganado el aplauso del mercado con la gestión de su accidentada crisis en la Argentina, y 2 años después que Cristina Fernández de Kirchner anunciase su intención de expropiar la antigua filial YPF, la petrolera española ha salido por completo del país sudamericano, obtiene recomendaciones de inversión más generosas y cotiza +24%. La petrolera española ha liquidado las acciones de YPF que aún conservaba y los últimos bonos argentinos que había recibido como indemnización. Al final, entre las acciones vendidas y los bonos, el grupo español ha conseguido US$6.309 millones, incluyendo los intereses devengados (cupón corrido). Las 3 grandes casas de calificación crediticia han elevado la nota que otorgan al pasivo del grupo petrolero español Repsol.


Pemex perdió. En especial, su intento de desplazar a Brufau de la conducción de Repsol, una idea muy K a la que adhirieron con entusiasmo los mexicanos. También perdió la Argentina porque no le encuentra aún el sentido a la recompra onerosa de YPF.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). La petrolera española Repsol ha vendido a JP Morgan Chase los bonos por US$117,36 millones de valor que todavía conservaba. Se trata de la entidad bancaria que ya había comprado el resto de la deuda y la participación en YPF.
 
Entonces, Repsol ha culminado la venta de todos los bonos argentinos obtenidos como compensación por la expropiación de YPF hace 2 años y de la participación que todavía conservaba en el accionariado de la petrolera argentina.
 
Según ha informado en un comunicado, Repsol ha ingresado un total de US$ 4.997,2 millones con la venta de todos los títulos argentinos, con lo que queda extinguida la deuda de US$5.000 millones reconocida por Argentina, y US$1.311,3 millones con la de su participación en YPF.
 
Los ingresos por su salida definitiva de Argentina ascienden así a US$6.308,5 millones.
 
Después de que la compañía española Repsol lograse monetizar los bonos argentinos entregados como compensación por la expropiación de YPF y saliese del capital de la petrolera argentina, Moody’s y Fitch han subido en un escalón el rating de la española, mientras que Standard & Poor’s (S&P) ha hecho lo propio con su perspectiva. En ningún caso pende sobre la compañía la previsión negativa que hace un tiempo amenazaba al grupo.
 
"Hemos elevado el 'rating' ante la pronta monetización de los bonos argentinos y la venta de la participación restante en YPF", señaló la agencia de calificación Moody's, que ubicó en Estable la perspectiva sobre la calificación crediticia de Repsol.
 
Es una mejoría en la que también han tenido parte otros movimientos corporativos tales como la venta de los negocios del grupo en gas natural licuado. Pero lo de YPF fue clave y emblemático, y provocó que tuviera que acelerarse lo del GNL.
 
Moody's ha elevado de 'Baa3' a 'Baa2' (nota media dentro de la calidad aceptable) el 'rating' de Repsol. Ya habían avanzado Fitch y Standard and Poor's (S&P). La decisión de Moody's afecta positivamente a US$9.200 millones (6.700 millones de euros) de deuda garantizados por la compañía española.
 
YPF ya es historia para Repsol
 
La presión de las demandas internacionales de Repsol contra el Estado argentino se ha revelado como una eficaz herramienta para lograr una indemnización relativamente rápida por la vía del diálogo y la negociación. 
 
La empresa que preside Antonio Brufau ha hecho efectiva en la práctica casi toda la indemnización pactada, pese a los temores en sentido contrario.
 
La compañía ya había vendido el 08/05 el bono Bonar 24, el bono emitido expresamente para pagar la indemnización. Logró en la operación US$2.813,6 millones. 
 
El día 13/05 se deshizo de la totalidad de los bonos Bonar X (de US$500 millones de nominal) y Discount 33 (de US$1.250 millones de nominal) más una parte del Boden 2015. El precio logrado por este lote fue de US$2.010 millones.
 
El comprador en ambas operaciones fue JP Morgan Chase. 
 
Una cláusula incluida en el acuerdo indemnizatorio debía dar al Gobierno argentino la posibilidad de amortizar los últimos títulos e impidió entonces que la liquidación fuese total, por lo que la compañía se quedó con US$117 millones de dólares, que ahora ha liquidado.
 
En cuanto a las acciones, Repsol había logrado otros US$1.255,3 millones por deshacerse el 07/05 de la participación del 11,86% que tenía entonces disponible para la venta. 
 
Le quedaba una participación residual que no se incluyó en la operación porque se había adquirido recientemente mediante un proceso de ejecución y aún no era transmisible. 
 
Ahora, Repsol anuncia que se ha desprendido del 0,48% del capital de YPF que aún conservaba en su poder. El ingreso total por la venta de la participación del 12,34% en YPF, ha sumado US$1.311,3 millones.
 
El reto de Repsol es encontrar oportunidades de inversión a las que destinar esa gran inyección de liquidez. La compañía explicó a los analistas que busca activos en países industrializados (pertenecientes a la OCDE) donde lograr una rentabilidad de al menos el 8%, según su director financiero, Miguel Martínez. 
 
La compañía ha estado analizando posibilidades de inversión en Noruega y América del Norte, incluyendo en su punto de mira reservas no convencionales de hidrocarburos. 
 
Todavía no parece que haya ninguna operación cercana. Antonio Brufau tiene tiempo para ello. El respaldo a su gestión es absoluto porque su manejo de la crisis fue el adecuado. Pemex perdió. En especial, su intento de desplazar a Brufau de la conducción de Repsol, una idea muy K a la que adhirieron con entusiasmo los mexicanos.
 
También perdió la Argentina porque no le encuentra aún el sentido a la recompra onerosa de YPF.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog