sábado, 15 de octubre de 2016

El lapidario informe de la SIGEN sobre el Centro Cultural Néstor Kirchner

El lapidario informe de la SIGEN sobre el Centro Cultural Néstor Kirchner

Corrupción K
Revela 21 “severas irregularidades”, sugiere llevar adelante acciones para establecer “el eventual perjuicio fiscal” y recomienda realizar una denuncia penal.

El kirchnerismo quiso convertirlo en un ícono del Bicentenario y en una de las obras más emblemáticas que pueda imponerse como sede musical y de otras expresiones artísticas. Con un costo final de $ 2.541 millones y un plazo de obra de 78 meses (por encima de los 40 meses pautados en el pliego licitatorio), el Centro Cultural Néstor Kirchner quedó rodeado de denuncias y sospechas de corrupción. Un informe de la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) a la que accedióClarín revela 21 “severas irregularidades” por las que sugirió iniciar las actuaciones tendientes “al deslinde de responsabilidades” y llevar adelante las acciones necesarias para establecer “el eventual perjuicio fiscal”. Además recomendaron realizar la denuncia penal pertinente.
En 48 páginas, la SIGEN plasmó el análisis iniciado el 31 de diciembre hasta el 21 de enero del año en curso, sobre 29 expedientes del extinguido ministerio de Planificación, dos convenios con universidades, y varios marcos regulatorios que dieron origen a la refacción de la antigua sede del Correo Nacional -edificio con carácter patrimonial-.
Placas en el CCK Foto Germán García Adrasti.
Placas en el CCK Foto Germán García Adrasti.
Cristina Kirchner dijo el día de su inauguración que "refuncionalizar el edificio es mucho más difícil que construir algo de cero". El CCK salió mucho más caro de lo previsto y llevó más tiempo del esperado. Debía terminarse el 12 de octubre de 2012 con un plazo de obra de 40 meses. La fecha no se cumplió y se amplió a 78 meses algo que en la auditoría se marcó como un “excesivo plazo de obra” y añadió que la obra terminó “con un retraso de 38 meses". Incluso a febrero de 2011 cuando la obra debía tener un avance del 43,24%, "sólo registró trabajos por el 22,8 %".
El costo final del imponente edificio sufrió también modificaciones: la auditoría remarca que el valor inicial de obra fue $ 925.799.107,96cuando fue adjudicada a la UTE de Esuco SA - Riva SA en 2008. El valor fue variando: se aprobaron desde 2011 cuatro variantes de precios que elevaron su valor a $ 1.127 millones.
La SIGEN señaló que al 31 de diciembre de 2015 el monto total certificado asciende a $ 2.541.296.190.  El informe señala que muchas de las variantes “deberían haberse incluido en el proyecto básico” y que algunos ítems que no afectaban la integridad del proyecto generaron “mayores costos” en algunos casos por $ 20.718.089. Estos números también los expuso el programa A Dos Voces (TN). 
El Centro Cultural el día de su inauguración. Foto Maxi Failla.
El Centro Cultural el día de su inauguración. Foto Maxi Failla.
"Con lo que costó el CCK podríamos haber construido una usina del arte en cada capital de provincia", dijo a Clarín Hernán Lombardi. ​De los resultados del informe de la SIGEN, el funcionario resaltó que además "es indignante que dejaron 2.000 artistas sin pagar y sin papeles respaldatorios lo que representó una deuda de $ 18 millones". 
El CCK no cumplió al momento de su inauguración, según el segundo ítem del lapidario informe, “con la habilitación otorgada para su funcionamiento”. Se adeudaba la solicitud de la Dirección General de Habilitaciones y Permisos del GCBA, la presentación ante el área de Protección Histórica para informar la intervención y ampliación del edificio histórico. No se habían presentado los planos de arquitectura y planos contra incendio ante la Dirección General de Registro del GCBA.
De Vido y Cristina Kirchner juntos el día de la inauguración del Centro Cultural. Foto Maxi Failla.
De Vido y Cristina Kirchner juntos el día de la inauguración del Centro Cultural. Foto Maxi Failla.
Entre otros aspectos, se indicó en la auditoría que no se licitó la obra del estacionamiento de vehículos, colocando a la empresa contratista “en una situación de privilegio frente a otros eventuales interesados en presentar una propuesta”. La SIGEN consideró que esta obra ameritaba un contrato nuevo e independiente de la obra básica. Al no realizarse “no se resguardó el interés público”, asegura el informe.
Además se consignó que algunos espacios se les dio un uso distinto “al concebido originalmente”, generando un impacto “negativo” en el Centro Cultural, incluso deteriorando su arquitectura. Tal es el caso de la "Sala Sinfónica usada como espacio de recitales de Rock y algunas salas para exposición como depósitos".
Hay bienes muebles del CCK que no están identificados en el registro inventario, “esto imposibilita una correcta identificación y ubicación de los mismos”, expresa el documento oficial. Peor aún, no se pudo constatar la existencia de “bienes adquiridos” como el sistema de sobretítulo LED en la sala sinfónica y el sistema de cartelería digital con pantallas de 50 y 60 pulgadas.
La ex Presidenta el día de la inauguración del CCK cuestionado por la SIGEN. Foto DyN.
La ex Presidenta el día de la inauguración del CCK cuestionado por la SIGEN. Foto DyN.
Respecto a la universidad Tres de Febrero, la SIGEN constató que se emitieron facturas por $ 721.500 en concepto de honorarios artísticos y servicios por duplicado, “entendiendo que no son factibles de ser nuevamente abonados y pese a la duplicidad la Comisión de Planificación del Plan Igualdad Cultural ordenó dar curso al pago de $ 56.821.830” a dicha universidad y después otro pago por $ 24.825.477. Las rendiciones presentadas por la Universidad ascienden así a $ 198.126.027.
Hay más de $ 3,2 millones en facturas que "no permiten identificar cuál fue el servicio prestado, indica la auditoría: La factura de Lavecchia Sonido SRL sólo coloca “servicios de sonorización CCK” por $ 1,7 millones, algo similar ocurre con Kaz Sonido que indicó “servicio de sonido” por $ 1,9 millones y Traslada Mailcar SRL que facturó “viajes realizados por cuenta y orden de terceros” por $ 238.516.
 Lombardi indicó a Clarín que a la fecha funcionan con 350 personas en el CCK "nos habían dejado un planta más que inflada de 700 empleados", señaló y que buscan convertir el Centro en una "casa de contenido público de programación para los servicios de los ciudadano".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog