Chat Deliverado

domingo, 3 de enero de 2016

Macri, entre el Estado fundido y el Estado mafioso por Jorge Fernández Díaz

Macri, entre el Estado fundido y el Estado mafioso

Hay quien dice que no se puede librar dos guerras a un mismo tiempo. El Gobierno se ha propuesto sanear el Estado fundido mientras comienza a desarticular el Estado mafioso. Y en esos dos tableros ha sufrido, durante la última semana, escaramuzas y reveses. El kirchnerismo se abroqueló dentro de la Legislatura bonaerense y dejó sin presupuesto a María Eugenia Vidal, que sólo lleva veinte días de gestión y que pretende arreglar el tremendo desaguisado administrativo armado por el mismo partido que ahora le cierra el paso: el culpable de la enfermedad sabotea al médico que viene a curarla, y después se muestra feliz y altanero por televisión. O escandalizado en su republicanismo exprés cuando, a consecuencia del boicot legislativo, Cambiemos se ve forzado al decreto. Mauricio Macri es, para esa patrulla perdida, el apocalíptico dictador que viene a aplicar ajustes innecesarios. Ya se sabe que los muchachos no creen en la sustentabilidad económica. Y que siempre mirarán para otro lado ante la angustia de la pobre Alicia Kirchner, que acaba de describir un panorama similar al de Vidal pero en Santa Cruz, y que planea un relevamiento de empleados públicos y un recorte fiscal basado en un concepto que el cristinismo no reconoce: "Los ingresos se ven ampliamente superados por los egresos -dijo la tía de Máximo-. Así las cosas no funcionan". Fíjense qué lección contable y qué verdad más simple, compañeros. Y qué peligro. Tal vez, la propia Cristina debería ordenarle a Kicillof que se instale en Río Gallegos y que pruebe con sus pases mágicos. En una de esas inventa la pólvora y resulta que no es necesario ningún recorte de gastos y entonces las plazas santacruceñas, hoy ocupadas por estatales indignados, de pronto se llenarán de militantes primaverales de clase media que entonarán salmos setentistas y escucharán arrobados los sermones del pastor de las patillas pitucas.
El posible incendio de esa retaguardia, las secuelas tempranas de la falta de caja, el inquietante valor simbólico de la condena a dos ex secretarios de Transporte y el avance de otras causas judiciales muy sensibles tienen insomnes a los jerarcas. Que intentan hacerse fuertes no sólo para la táctica de destrucción masiva y el soñado regreso, sino para tener algo importante que negociar. Las cosas les serían más fáciles a los macristas si firmaran un doble pacto de gobernabilidad para que los expedientes no avancen sobre el kirchnerismo y para garantizarles a las organizaciones gangsteriles del Estado vista gorda con sus negocios a cambio de una relativa tranquilidad. Ya lo dijo alguna vez Tom Wolfe: peor que el crimen organizado es el crimen desorganizado, y al fin de cuentas, nadie desde el comienzo de la democracia moderna puso proa a esas oscuras corporaciones que unen el delito con la política y que tienen a la administración pública como vértice de sus actividades. El problema es que si ese doble pacto espurio se sellara, Cambiemos estaría firmando también su propio certificado de defunción. Porque la opinión pública que lo encumbró y que creyó en su política de transparencia y en su lucha contra el narcotráfico, lo abandonaría rápidamente. Acabar con ese comercio infame no es algo tan sencillo como perseguir a las pymes territoriales del narcomenudeo. Lo más difícil es terminar con su protección, que es institucional. El conflicto está menos afuera que adentro. Y hoy tenemos un leading case a la vista: atrapar con ciertos comisarios a tres fugados que tienen contactos con la mafia policial es como querer empujar una carambola de billar con una cuerda flojita. El chiste no es original, y se usa siempre para bromear sobre la impotencia.
El caso de los convictos de General Alvear une esos dos mundos, que cada vez tienen más vasos comunicantes. El tráfico de efedrina no se podía desarrollar sin altas conexiones en aquel gobierno, y susmanagers ayudaron incluso a solventar la campaña presidencial de 2007; el principal implicado es testigo de cargo contra el ex jefe de Gabinete y el servicio penitenciario se sentía amenazado por una auditoría, palabra trágica para cualquier repartición pública en estos infaustos tiempos. La pauperización carcelaria, que la "década ganada" no reparó, se combina con el boom de las drogas: el narco es el único delincuente profesional que cuando cae preso deja atrás, abierto y funcionando, su quiosco de alta rentabilidad, y los penitenciarios de a pie siguen siendo menesterosos con salarios de hambre y con pocos incentivos. Es así como los narcos tienden hoy a dominar los penales y como la connivencia entre custodios y prisioneros es cada vez más promiscua. El "gobierno de los derechos humanos" no revalorizó profesionalmente el oficio y permitió que en las cárceles se siguieran infligiendo todo tipo de tormentos e indignidades. A su vez, optaron por no desarmar los curros "por el bien de la paz social".
Este criterio no fue privativo del kirchnerismo. Aunque con excepciones viene de más lejos, y se aplica a muchas otras áreas. El miedo no es zonzo. Hubo pánico a meter mano en serio y a enfrentar al monstruo de cien cabezas, y entonces se recurrió a purgas sin plan y, sobre todo, a un cinismo pragmático: no hagamos olas porque nos queman el rancho. Esa actitud, sumada al novedoso encumbramiento de la empresa narco, creó un entramado donde ciertos uniformados de distintas fuerzas recaudan a cambio de proporcionar cobertura, y les pasan una parte a los jefes políticos zonales, que no preguntan de dónde viene la guita para hacer campaña. Todo tiene precio, y es por eso que hay un hilván invisible entre carteles extranjeros, traficantes locales, exportadores corporativos, policías, gendarmes, espías, barrabravas, punteros y dirigentes políticos de distinto nivel. Un Estado fundido y mal administrado, y un Estado mafioso y dependiente del narco forman así un fermento letal de mecha corta. Hoy los traficantes tienen la plata y por lo tanto tienen el poder: en los barrios más pobres están de moda; otorgan créditos y dominan el territorio. Se dan incluso el lujo de hacer aportes para obras comunitarias. Es que las zonas más marginales se han vuelto completamente mercenarias: allí experimentamos un viraje del clientelismo político al clientelismo delictual. En la última década no hubo políticas sólidas para frenar el fenómeno, y según Daniel Arroyo, máximo especialista del Frente Renovador, hoy estamos a sólo cinco años de ser Colombia o México.
El frente Cambiemos asumió las distintas funciones con una demanda clara: encender las turbinas de una economía paralizada y combatir al mercader de la cocaína. Da la impresión de que se siente sorprendido por el nivel de deterioro de las finanzas. Y que también subestimó el lado oscuro de las burocracias corrompidas. La sociedad y la propia clase política los acompañan en esa última subestimación: podemos comprender la caída de las reservas del Banco Central, pero cada tanto olvidamos que las instituciones cobijan bandas luctuosas. Sintomáticamente, 2015 fue un año político, pero empezó con la escandalosa muerte de un fiscal y el destape de una red de servicios secretos, y culmina con la evasión de tres personajes que ponen sobre el tapete los naipes de una baraja siniestra. En uno y otro caso, la Argentina se enfrenta a algo distinto: la figura del nuevo "criminal de Estado", los códigos secretos de la Cosa Nostra.

2 comentarios:

  1. No se si van a alcanzar 4 años para encauzar este río bravo. Sólo espero que el electorado haya madurado un poco y no volvamos a votar el facilismo populista o el canto de las serpientes.

    ResponderEliminar
  2. No se si van a alcanzar 4 años para encauzar este río bravo. Sólo espero que el electorado haya madurado un poco y no volvamos a votar el facilismo populista o el canto de las serpientes.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog