martes, 14 de enero de 2014

Allanan la oficina antilavado: la acusan de encubrir a Báez POR NICOLÁS WIÑAZKI

Allanan la oficina antilavado: la acusan de encubrir a Báez

POR NICOLÁS WIÑAZKI

Es la UIF, conducida por Sbatella, que tardó 5 años en reportar a la Justicia operaciones ligadas al empresario K. La demora fue revelada por Clarín. Bonadio también buscó información en un banco.
 
El juez federal Claudio Bonadio allanó el viernes pasado la Unidad de Información Financiera (UIF): buscó documentación que podría ayudarlo a determinar si el titular de ese organismo, el oficialista José Sbatella, incumplió los objetivos básicos de su funciónpara encubrir movimientos bancariosirregulares de Lázaro Báez, el empresario con el que la presidenta Cristina Kirchner hace negocios desde hace años.
En este mismo marco, el magistrado también recogió información del Banco Finansur, entidad con la que operaban varias de las compañías que están siendo analizadas en las diferentes causas que indagan sobre “La Ruta del Dinero K”.
Según pudo saber Clarín en base a fuentes judiciales, la mayor parte del material recolectado por Bonadio corresponde al detalle de operaciones realizadas por la financiera Invernes, una firma vinculada a los negocios del Grupo Báez y también a Néstor Kirchner .
El magistrado ordenó los allanamientos como parte de la instrucción de un expediente en el que Sbatella está imputado porincumplimiento de funcionario público y encubrimiento.
El titular de la UIF fue denunciado por los diputados opositores Federico Pinedo, Laura Alonso y Patricia Bullrich, después de que Clarín informase que su organismo tardó varios años en presentar ante la Justicia distintos reportes de operaciones sospechosas (ROS), emitidos por el Finansur, que alertaban sobre movimientos multimillonarios de fondos irregulares que se intercambiaron entre empresas de Báez e Invernes.
A pesar de que tenía documentación al respecto al menos desde el 2008, la UIF se la guardó y recién la mandó a los tribunales a fines del año pasado. Desde abril del 2013, Báez está imputado por lavado de dinero en una causa que tramita el juez Sebastián Casanello. La UIF aportó su información sobre el principal imputado en la causa,ocho meses más tarde de iniciada la pesquisa sobre las finanzas del empresario K.
En su edición del 29 de diciembre pasado, Clarín reveló que el banco Finansur había detectado ya en 2008 que las empresas Austral Construcciones y Gotti, de Báez, realizaban operaciones sospechosas con una cuenta que pertenecía a la financiera Invernes. Esas maniobras duraron hasta 2011 y terminaron moviendoalrededor de 180 millones de pesos.
El Finansur avisó en su momento a la UIF sobre estas cuestiones porque sus clientes nunca pudieron demostrarle de dónde había salido la plata que manejaban en efectivo y también con cheques: incluso se probó que algunas facturas que las empresas presentaron para respaldar sus finanzas no especificaban a qué obra pública correspondían.
Las normas determinan que la UIF tiene la obligación de investigar los ROS para después enviarlos a la Justicia si es que considera que son indicios para iniciar causas por lavado de dinero.
Según pudo saber Clarín, en los allanamientos, la UIF le entregó al juzgado copia de los ROS del Finansur pero no los originales porqueya estaban en poder del juez Casanello. Los investigadores judiciales, además, se llevaron del banco Finansur documentación sobre las cuentas de Invernes. Esa financiera, fundada por Ernesto Clarens, figuró alguna vez como controlante de empresas de Báez y funcionaba en el mismo edificio que Austral Construcciones.
Ayer, la UIF emitió un comunicado de prensa con este título: “La UIF desmiente allanamiento del juez Bonadio”. Según ese texto, el magistrado no allanó el organismo sino que “requirió información relacionada con los reportes de operaciones sospechosas vinculados a una causa iniciada por diputados del PRO”. Más allá del debate sobre qué fue lo que pasó el viernes en la UIF, el comunicado oficial confirmó que el magistrado que investiga a Sbatella se llevó copias de los ROS del Finansur; y también ratifica que sus originales de esos alertas bancarios habían sido entregados al juez Casanello “el año pasado”, y no antes.
El organismo antilavado presentó ayer un escrito en el juzgado de Bonadio pidiendo que la causa que busca determinar si Sbatella protegió a Báez se unifique con el expediente original de “La Ruta del Dinero K”, que lleva adelante Casanello. Desde hace varios meses, esa causa no logró grandes novedades.
El embajador suizo en la Argentina, Johannes Matyassy, confirmó en una entrevista con Perfil que en su país “están realizando la instrucción penal y se está progresando en el flujo de análisis financiero de las cuentas” de la familia Báez, por lo que sugirió que Casanello debía intercambiar informaciones con su colega suizo que también investiga al empresario.
Desde que el caso de “La Ruta del Dinero K” se masificó en los medios y se inició un expediente al respecto, el oficialismo intentó a través de varias maniobras ( ver página 5) que Báez quede afuera de la investigación judicial.
 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog