Chat Deliverado

sábado, 30 de enero de 2016

Macri trajo las diez plagas de Egipto, por Carlos M. Reymundo Roberts

Macri trajo las diez plagas de Egipto



Nunca me había pasado lo de este verano: me tomé vacaciones, pero no descansé nada. Imposible descansar en la Argentina de Macri, un país con calores propios del infierno, incendios forestales, ríos que arrastran camalotes llenos de víboras y otros animales espantosos, e invadido por el dengue y el zika. Nos están cayendo las diez plagas de Egipto, señal inequívoca de que los cielos han decidido castigarnos por no haber votado a Scioli, que era votar a Cristina, que es la amiga del Papa, que es el único que nos podía salvar de las plagas.
Imposible descansar cuando uno se entera de que Macri ha decidido desactivar la flota de aviones presidenciales. Un horror. Para que se entienda, hay tres clases de países: los pobres, que no tienen esa clase de aviones; los ricos, que tienen uno o dos, y nosotros, que tenemos cinco. Cuando Cristina iba a los foros internacionales, tipos como Obama comentaban por lo bajo, deslumbrados: "Miren, ésa es la señora de los cinco aviones". Reconozco que cinco parece mucho, pero ojo, porque de pronto tenés una familia como los Kirchner, en la que la agenda de Cris no siempre coincidía con la de Máximo, la de Florencia o la de Hebe, y no hay flota que alcance. En cualquier caso, lo de Macri es intolerable. ¡Se fue a Davos en un avión de línea! ¡Mezclado con la gente! Un presidente tiene que dormir bien en los vuelos, y mirá si al lado le toca un gordito que ronca o un bebe que llora. Si esta política de austeridad sigue en pie, nos ahorraremos unos cuantos millones de dólares por año, pero a un costo altísimo: Obama dejará de envidiarnos.
Hablando de Davos, ése fue otro de los temas que petardearon mis vacaciones. ¿Qué es eso de llevar a Massa? Por definición de nuestros padres fundadores (Néstor y Cristina), los opositores son golpistas y hay que caerles con todo el peso de la ley. Digamos, con la SIDE, la AFIP, Télam y la cadena de medios propios. Que Mauricio no se haga el democrático. Sabemos bien que es la derecha apátrida y represora. De hecho, lo de Davos fue un escándalo. Presidentes, primeros ministros, cancilleres, grandes empresarios?, todos hacían cola para poder tener 15 minutos de charla con Macri, convertido en la gran estrella del foro por una simple razón: puso el país en venta por dos mangos y fue ahí a escuchar ofertas.
Por supuesto, se entrevistó con los mercaderes del Fondo Monetario Internacional, que seguramente quieren pagar un mango por la Argentina. Dos les parece mucho. Me van a decir que Kicillof también hablaba con Lagarde, jefa del FMI, y hasta se sacaba fotos con ella, muy sonriente. La diferencia es que a solas le decía cosas terribles y le daba lecciones magistrales de economía. Ella, seguramente impresionada, le preguntaba: "¿Me recordás tu apellido y de qué país venís, please?"
Allí, en Davos, Estados Unidos anunció que levantaba el veto que nos impedía acceder a créditos de organismos internacionales. Y muchas empresas hicieron saber que volverán a invertir en el país. Muy bien. Vamos a necesitar toda esa plata, y bastante más, no para obras públicas, sino para poder pagar la factura de la luz, que llegará con aumentos de hasta 500%. Porque durante 12 años nos regalaron la electricidad, el gas y los transportes, con la idea de que sólo nos preocupáramos por consumir. Y así fue. Nos consumimos.
A prepararse, porque todo va a subir. La gente no terminaba de creerle a Scioli cuando en la campaña advertía que esta gente venía con un ajuste salvaje debajo del brazo. Y si de algo sabe Daniel es de ajustes: a los bonaerenses nos mató con las subas de impuestos. Eso sí, lo hacía "con responsabilidad, con fe, con alegría". En fin, todo va a subir, y lo peor es que nos enteramos de los aumentos por un frío anuncio. Qué falta de sensibilidad. Cristina hablaba dos horas por cadena, presentaba el ajuste como un acto de soberanía, de justicia, de reivindicación popular, la ovacionaban de pie?, y nos íbamos a dormir convencidos de que lo mejor que nos podía pasar era que subiera la luz.
Claro que pedirle sensibilidad social a Macri? ¡La hizo encarcelar a Milagro Sala! No es cierto lo que dicen en el Gobierno: que el milagro era que todavía estuviera suelta. No había persona con más generosidad que ella para repartir la guita que le mandaba la Casa Rosada. Es tan popular, tan querida, que necesita una guardia pretoriana para defenderse de sus fans. ¿Enriquecimiento ilícito, compra de jueces, incitación a la violencia, vínculos con el narcotráfico? Nada de eso. Es más suave que un osito de peluche y más dulce que el azúcar. Tiene un muy buen pasar, sí. Pero también los Kirchner lo tienen y nadie sospecha de ellos.
Muchos otros desastres están pasando en el país. Por ejemplo, que en el Congreso le nieguen un lujoso despacho a Máximo, nuestro primer trabajador, o que presenten como una excentricidad burguesa el sincero amor que José Ottavis, uno de los jefes de La Cámpora, le profesa a la Xipolitakis. Ya me iré ocupando de todas esas cosas. La novedad por estos días es que el Papa va a recibir a Macri. Lo que muy pocos saben es que la gestión para que Francisco finalmente aceptara esa visita la hizo Cristina. ¿Gesto de amistad hacia Mauricio? No. Quiere que se encuentren para que el Papa pueda apreciar las diferencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog