sábado, 27 de mayo de 2017

De las piñas de Lilita a la piñata de Cristina Por Carlos M. Reymundo Roberts para La Nación

De las piñas de Lilita a la piñata de Cristina

Por Carlos M. Reymundo Roberts
Resultado de imagen para lilita y cfk

Carlos M. Reymundo RobertsEstaba volviendo de mis vacaciones un poco remolón, pero no hizo falta juntar fuerzas: la realidad se encargó de escribirme la columna. Gracias, Lilita; gracias Odebrecht, Majdalani, Boudou y Cristina, todos grandes colaboradores de este espacio. Sin ellos, sin su contribución, no me animaría a bajar dos líneas. Un ejemplo de lo generosos que son conmigo: el miércoles amanecimos con los afiches que muestran a Cristina acompañada de un texto breve: "El sol del 25 viene asomando". En las vísperas del 25 de Mayo (y de las elecciones), gran idea. El problema -muchachitos de La Cámpora- es la elección de la foto. La expresión de la señora es sombría. Ni Sol ni Luna. Tiene cara de tristeza, hartazgo y derrota. Cara de "qué corno hago en este afiche miserable". Si eso es lo que viene asomando, bajemos la cortina.

¿Otra foto inverosímil? La de Lilita Carrió tomando un café en Asunción con un ex espía argentino. Lo inverosímil no es el encuentro. Lilita obtiene buena información de todos lados. También de los servicios. Lo increíble es que foto e informe de esa reunión hayan provenido de la AFI (la ex SIDE). Tengo dos teorías para explicar que el organismo de inteligencia que depende de Macri haya puesto como objetivo a Lilita. Una es que su archienemiga Majdalani -virtual jefa de los espías y principal sospechosa de ese operativo- está empeñada en ganar el Guinness del ridículo, en que la echen y en superar las torpezas de Oscar "Soy yo, pelotudo" Parrilli, el anterior conductor de la AFI. La otra es que Lilita fue a Asunción a juntar fuerzas para invadir la Argentina e instituir un régimen teocrático.

A ver. Ya sabemos que Lilita es una ayatollah, una integrista de la moral, una denunciadora profesional y, por cierto, una candidata que está en campaña. También sabemos que los gobiernos, todos los gobiernos, incluido obviamente el de Macri, necesitan de funcionarios a los que se les pueda encargar tareas que nunca aceptarían un Federico Pinedo o una Gaby Michetti, por poner dos ejemplos. Para ciertas cosas hacen falta personajes que no le hacen asco a nada. Hasta Néstor y Cristina, tan puros y transparentes, tuvieron que taparse la nariz y recurrir a De Vido, Boudou, Aníbal Fernández, Josecito López, Milani, Stiuso... Macri viviría feliz y contento si Lilita hiciera como que Majdalani no existiera, si no cargara contra el presidente de la Corte, si no se despertara cada mañana pensando a qué corrupto va a desayunarse. Pero nada de eso ocurre. El problema del Gobierno es que Lilita por momentos se vuelve ingobernable, aunque, como dicen los que la conocen, "nunca pasa los límites". Y que Majdalani, desesperada, la hace perseguir por espías. Ya debería estar escuchándose el grito del DT Macri: "¡Marquen a los nuestros!" Tiene un consuelo. La SIDE de Cristina espiaba a la oposición. La de él, a los aliados.

Lo de Odebrecht es otro dolor de cabeza. En primer lugar, para el kirchnerismo, porque pronto se conocerá la lista de destinatarios de las coimas. Las dudas son si alguien no cobró y quién cobró más. La piñata fue de al menos 35 millones de dólares. También hay preocupación en el Gobierno, que se está manejando con cierta torpeza. Y, por supuesto, en la empresa. El único que sigue el caso con una enorme tranquilidad es el juez Tortuga Casanello, un tiempista extraordinario. Sospecho que antes de disponer el allanamiento del miércoles llamó a Odebrecht para disculparse y preguntar, de onda, si no era un mal momento. El tipo no será valiente, pero es muy cortés.

¿De quién aprenden los jueces brasileños que combaten la corrupción? De Moro. "Yo también demoro", se defiende Tortuga.

¿Qué otras novedades encontré a mi vuelta de las vacaciones? La más importante es que Boudou tendrá que enfrentar un juicio oral por la causa Ciccone. Fue el primer funcionario de la historia argentina en querer quedarse con la fábrica de billetes y también será el primer vicepresidente en ser juzgado por corrupción. Su defensa va a decir que intentaba adueñarse de la imprenta para no tener que estar buscando guita por otros lados. Lo esperan varios expedientes más, por tráfico de influencias, sobornos, adulteración de documentos, enriquecimiento ilícito y dádivas. Una monadita. Otra novedad. Se supo que D'Elía tiene una jubilación como docente de casi 80.000 pesos, lo cual desató un escándalo en las redes. En esto voy a discrepar de muchos. No me parece mal que cobre esa plata porque ha dedicado su vida a la formación de nuestros hijos. ¡Gracias, Lucho!

La última novedad es que por Cristina nos enteramos de que el país está en emergencia institucional, política, económica, laboral, social, educativa, energética y sanitaria. ¡Macri lo destruyó todo y no nos habíamos dado cuenta! La señora se hizo entrevistar anteanoche en C5N por cuatro periodistas kirchneristas que se peleaban para ver cuál hacía la pregunta más amable. Ganó Víctor Hugo Morales, por supuesto, que quiso saber qué iba a hacer para combatir la tristeza. "Qué divino", respondió ella, súper agradecida. Sobre las seis causas en las que está imputada (y en dos, procesada), con riesgo cierto de ir a parar a la cárcel, ni una palabra. Se ve que hay cosas más importantes que el buen nombre y honor.

Cristina está a las puertas de ser candidata. El sol de los fueros viene asomando.

LA NACION   Opinión

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog