sábado, 15 de abril de 2017

Maldita sea: otra vez los carapintadas, por Carlos M.Reymundo Roberts

Maldita sea: otra vez los carapintadas

por Carlos M.Reymundo Roberts
Carlos M. Reymundo Roberts

Hace 30 años, el 19 de abril de 1987,el país escuchó un saludo de Alfonsín que se haría célebre: "¡Felices Pascuas, la casa está en orden!"

Resultado de imagen para felices pascuas alfonsin
 
Con esas palabras estaba informando, desde un balcón de la Casa Rosada y ante el clamor de la Plaza, que había podido conjurar el levantamiento carapintada liderado por el teniente coronel Aldo Rico. Sí, Rico, un militar alborotado y peronista. Seamos comprensivos. 
Resultado de imagen para carapintadas k
Con esas señas era imposible que no hiciera alguna fechoría. Muchos años después lograría coronar su larga lucha contra la democracia al aliarse con el kirchnerismo. Pero bueno, aquella historia de 1987 terminó con el "Felices Pascuas", un par de leyes que le arrancaron a Alfonsín y cada uno a su casa. Igual, lo loco, lo que siempre me llamó la atención, es que alguien se haya animado a profanar la Semana Santa con un alzamiento. Como si no hubiera decenas de semanas profanas el resto del año.

Lo que es la vida: el aniversario se da justo cuando en el país otra vez hay gente con vocación carapintada. De todos modos, a no alarmarse. Estuve averiguando y el kirchnerismo no emulará a Rico. No este fin de semana largo. Desde El Calafate bajó la orden: la escalada destituyente se interrumpe hasta el lunes. "Compañeros, descansen y junten fuerzas", se apiadó ella.

Y descansarán, efectivamente, cada uno a su modo. Es interesante porque los planes para estos cuatro días dicen mucho de las distintas personalidades. Veamos. De Vido se fue a Brasil. Ama sus playas y, ahora que se lo involucra en el caso Lava Jato, quiere ponerse a disposición de la justicia. Re gamba. Scioli volvió al Caribe, invitado a dar una conferencia sobre "liberación o dependencia en zonas de aguas cálidas"; en cuanto a su acompañante, desconozco el resultado del casting. (También anda de casting José Ottavis, pero preocupado: le está llevando más tiempo que la política.) Máximo se quedó en Río Gallegos. "Los feriados me tiran para abajo", suele admitir. Otros líderes de La Cámpora, como Cuervo Larroque, Wado de Pedro y Mariano Recalde, están viviendo una Semana Santa solidaria: reparten ropa en las zonas inundadas; en realidad, lo que reparten son remeras de la agrupación. Luis D'Elía dio rienda suelta a su pasión por las manualidades y hace helicópteros en miniatura para repartir en los actos. Hebe acató a regañadientes la orden de Cristina: su idea era festejar las Pascuas llamando a incendiar el país. Omar Viviani, que pensaba ir con su taxi a Mar del Plata, desistió: tenía miedo de que apareciera una turba de inadaptados y le diera vuelta el auto. Boudou no programó nada: "Son días complicados, sin bancos. No sé qué hacer". Obviamente tampoco pudieron hacer planes Josecito López y Ricardo Jaime, y a Lázaro Báez tuvieron que internarlo por una arritmia. Si todos los kirchneristas que afanaron terminaran presos, sería un duro golpe a la industria del turismo.

Creo que el más activo por estas horas es Baradel. Después de la polémica por la instalación de la "escuela itinerante" frente al Congreso, viajó a Santa Cruz, donde el paro docente ya lleva más de 20 días. La gobernadora Alicia Kirchner, que asumió con una provincia quebrada y en llamas, vive una situación desesperante. Es fácil denunciar la pesada herencia que recibiste de un gobierno kirchnerista si te llamás Macri. Pero se complica si sos una Kirchner. Los maestros rechazaron el aumento insignificante que les ofreció y el conflicto se prolonga. "Es gravísimo lo que está pasando -se enojó Baradel-. No que los chicos estén sin clase, sino que los docentes le hagan esto a Alicia."

Mientras algunos van, otros vuelven. Alberto Fernández fue kirchnerista a ultranza, antikirchnerista en las filas de Scioli, antikirchnerista inmediatamente después en las filas de Massa, que competía con Scioli, y ahora, arrepentido, está de regreso en el kirchnerismo. Un largo y sinuoso camino. Por eso, esta semana no se fue a ningún lado. Está exhausto.

A Macri lo que lo cansa es la inflación, que no baja; el consumo, que no sube, y la economía, que no despega. Ya probó teniendo cinco ministros en el área, más el presidente del Banco Central. ¿Y si prueba sumando otros dos o tres ministros? Que gane la batalla no con machos, sino con muchos.

En cuanto a Cristina, no sabía bien qué hacer. Últimamente su vida se ha tornado un tanto rutinaria: escribe tuits, conspira, conspira, escribe tuits, conspira... Sólo sale de esa dinámica para notificarse de nuevos procesamientos. De pronto apareció por teléfono Oscar "Soy yo, pelotudo" Parrilli para preguntarle si estaba viendo por televisión la feroz paliza a los manifestantes que cortaban calles. Rápida de reflejos, pidió que le consiguiera lo antes posible un vuelo a Buenos Aires: "Tengo que ir a denunciar esta nueva violación del Gobierno a los derechos humanos". Oscarcito cayó en la cuenta de que estaba en problemas. Otra vez. "Ah, sorry, pensé que estabas viendo. Hablo de la represión en Venezuela."

Después de recargar las pilas en esta Semana Santa, el Club del Helicóptero volverá a las andadas con nuevos bríos. Piquetes, paros, denuncias, insultos. Desestabilización. Se propone desordenar la casa. Cumplir la orden que llegará de El Calafate: "Compañeros, qué están esperando. ¡A pintarse la cara!".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog