Chat Deliverado

sábado, 25 de febrero de 2017

Todos los políticos deben pedir perdón, por Carlos M. Reymundo Roberts

Todos los políticos deben pedir perdón

por Carlos M. Reymundo Roberts
Carlos M. Reymundo Roberts


Señores, señoras, hay que decirlo: el saldo de la visita de Macri a España es extraordinario. Fue calurosamente elogiado por el rey, por Rajoy y por Vargas Llosa, recibió un trato preferencial, cosechó aplausos en todos los foros en los que estuvo, pusieron a su disposición un Rolls-Royce envidiado incluso por los hijos de Milagro Sala y, lo más importante, nos dio una semana de respiro. Al llevarse con él a medio gabinete, el país vivió días extraños, sin los ya célebres errores de gobierno adolescente y sin redadas de altos funcionarios que llaman a columnistas para pedir clemencia. Malcorra tiene que ponerse las pilas: un viajecito de éstos por mes o por bimestre y al país no lo para nadie.

Otro aspecto positivo fueron las críticas que Macri recibió de Podemos. Si te pega Podemos, la agrupación española que de grande quiere ser Hugo Chávez, es una señal de que estás bien rumbeado. ¡Hay cientos de presidentes en todo el mundo que sueñan con ser criticados por Podemos!

¿Pequeñas manchas de la visita? Si bien los empresarios españoles están felices con Macri y tienen confianza en la nueva política económica, por ahora parece ser una confianza sin fianza: sin money, money, money. Bueno, seamos comprensivos. No es tan fácil traer guita a un país en el que una asociación ilícita de hoteleros tomó por asalto la Casa Rosada.

Tampoco me gustó que Juliana le ganara el duelo a Letizia. OK, como argentinos estamos orgullosos de que con su pilcha y su presencia haya dejado a todos babeados, pero, pensando en el futuro, ¿es bueno vanagloriarse del traspié de una reina? Ya lo dijo Parrilli: "No hay nada más insoportable que una reina resentida".

Ahora vamos a ver si Macri vuelve de Madrid con nuevos bríos, porque en un año electoral las cosas siempre se complican. Por de pronto, lo esperan el pedido de juicio político que le está promoviendo un grupo de diputados del Frente para la Victoria del Golpe (ex Frente para la Victoria Secret), el paro nacional de los docentes y la movilización de la CGT a Plaza de Mayo. A los del paro docente -prohombres como Baradel, al que si querés dormirlo hay que hablarle de docencia, y si querés despertarlo, de paros- les está saliendo el tiro por la culata. La medida provocó una ola de indignación y hasta aparecen voluntarios en todo el país que se ofrecen para ir a dar clase esos días. Me dicen que en la lista no figura Luis D'Elía. En cuanto a la marcha, está más que justificada: entiendo que se hace para protestar por la pesada herencia que dejó el kirchnerismo.

Antes, el próximo miércoles, el Presidente tiene que hablar en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso. Mauricio, 
¿acepta mis consejos de observador independiente? 
Ahí van. 

1) Téngase fe en el arte de la labia. Sé que venimos de ocho años de una eximia oradora, pero si no dice una mentira por frase ya le está haciendo una diferencia. 

2) Según algunos sondeos, lo del perdón por el Correo funcionó bien. A la gente le gustó ese gesto de humildad. Pero cuidado, porque el recurso de pifiar y más tarde disculparse tiene un límite. Sorpréndalos. ¿Qué tal si pide perdón ahora y se equivoca tranquilo después? 

3) Del segundo semestre, ni una palabra. 

4) Otra sorpresa, dedicada a Massa: invítelo a De la Rúa. 

5) Si va a insistir en lo de "pobreza cero", para graficarla podría mostrar una foto de Boudou. 
6) Alguna referencia tiene que hacer a los permanentes cortes de calles de agrupaciones de izquierda, en lo que parece una movida destinada a crear un clima de intranquilidad social y caos. No hable de "piquetes de la abundancia", pero puede decir que le sorprende la abundancia de piquetes. 

7) Probablemente en la bancada kirchnerista vuelvan a mostrar los cartelitos que dicen "Mauricio es Macri". Usted saque el suyo: "Milani es Cristina". 

8) Si se ponen la remera con la inscripción "Libertad a Milagro Sala", póngase una que diga: "Libertad a Lázaro Báez y a Josecito López". 

9) Si lo interrumpen con silbidos, responda de una forma que lo entiendan: "Soy el Presidente, pelotudos". 

10) No llore, no actúe, no se enoje, no convierta el Congreso en un café, no busque el aplauso fácil, no haga un stand up. Usted me entiende. Más sustancia y menos patio de militantes. Más institucionalidad y menos concesiones al marketing. Más república y menos Bailando.

En fin, estamos frente a un año que se las trae. Da miedo pensar que la campaña lo va a contaminar todo. Los discursos, el Congreso, los reclamos, las inauguraciones, los tribunales, las redes sociales, el fútbol. Fíjense que hasta los impulsores de la protesta cegetista admiten que es una movida política. Hicieron bien en aclararlo, para que nadie pueda decir que están más preocupados por los trabajadores que por las elecciones. No hay riesgo de cambio de objetivos en una organización básicamente conservadora.

Esta semana se conoció el calendario electoral. Las primarias se harán el 13 de agosto. Las generales, el 22 de octubre. Me imagino el cosquilleo en los CEO de Macri, en los ubicuos lugartenientes de Massa, en los gerentes del Banco de Inversiones La Cámpora. Gobierno y oposición volcados al fragor de la batalla.

Que cunda el ejemplo del Presidente. Que después todos nos pidan perdón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog