sábado, 18 de febrero de 2017

Presidente, nada vuelve a foja cero, por Jorge Lanata


Acá no sucedió nada, dijo el Presidente el jueves a la tarde, cuando anunció que el escándalo del Correo y el de los jubilados volvían a foja cero.

Macri ve a veces la realidad como si sólo él jugara este partido: Presidente, también juegan las blancas.

Nada vuelve a foja cero porque ambos escándalos sucedieron, y tuvieron para el Gobierno un costo, se nieguen o no a verlo.

La carga de sobreactuación que la oposición mostró al reaccionar en ambos casos no vuelve irreal el daño. Y tampoco fueron estos “problemas de comunicación”; fueron problemas de actuación del gobierno, hechos que sucedieron en los que la administración retrocedió sobre sus pasos. El problema no fue contarlos, sino hacerlos.

En el fondo, el Gobierno sigue sosteniendo la hipótesis Durán Barba de que estos temas sólo preocupan a un sector de la opinión pública: “progres” de la Ciudad de Buenos Aires que igual no forman parte de la tropa propia. El gran público votará a favor si la economía mejora un poco, dicen.

(Digresión sobre Durán Barba: ésta semana Jesica Bossi contó en Radio Mitre que intentó averiguar a través de un pedido de información pública el sueldo del consultor ecuatoriano: oficialmente el gobierno dijo que no tiene contratación alguna ni con él ni con ninguna consultora vinculada. O sea, Durán trabaja gratis. Un ejemplo de fervorosa militancia que nos llega desde la Patria Grande. Otras fuentes me dijeron a mí, ese mismo día, que cobra 50 mil dólares en negro).

No sé si la teoría del asceta ecuatoriano acierta: Macri ganó –además del milagro- por el consenso frente a, precisamente, hechos como los que citamos, más o menos explícitos.

No creo que Macri haya sido responsable pero “Macri ayudó a su papá en Tribunales” suena verosímil y se instaló con rapidez.

Cuando ya no soportó la presión Oscar Aguad, el secretario de Comunicaciones le dijo a Longobardi:

-Yo se lo informé a Marcos Peña.

Al día siguiente un Marcos Peña de tono casual, me dijo al aire:

-Sí, él me lo contó al pasar.

De todos modos, ya era tarde: el Jefe de Gabinete había salido a “aclarar” la mañana anterior.

Cuando se sale a aclarar, siempre es tarde y funciona al revés de lo esperado. Aclarar es confirmar. Si no se entendió, es mejor no aclararlo.

Qué entiende Ud., lector, frente a un tipo en cámara que muestra un papel y dice: “Mi exámen de virginidad anal dio positivo!!”.

Un par de días antes del anuncio, se sabía en el ANSES que el cambio de fórmula podía traer problemas. El tema estaba en los pasillos. Sin embargo, caminaron tranquilamente hacia el abismo.

En su conferencia de prensa, el Presidente trató de convertir una debilidad en una virtud: dijo que se corrige cuando se equivoca. “Aun cuando retrocedo, avanzo”, decía el pintor Marc Chagall.

El problema ahí es numérico: una o dos veces es encantador, a la cuarta el tipo no tiene inteligencia crítica sino que es un indeciso que no aprende de sus errores.

Estos argumentos de la “política sincera” sirven para enfrentar excepciones, pero no pueden transformarse en reglas: si siempre se equivocan, menos mal que no fueron médicos. En general esperamos que el piloto sepa volar. Dicho de otro modo: aplaudo que el Gobierno retroceda, pero en general prefiero que avance.

Durante una década el gobierno kirchnerista hizo lo posible para no cerrar la causa del Correo. Aunque se sabe, y es una obviedad: como las deudas en los concursos no se indexan, el tiempo juega a favor del deudor. Si Macri quería favorecer a su padre lo mejor hubiera sido no cerrar nunca nada, o dejar que se extendiera aun más el plazo del acuerdo.

En su escrito, la fiscal anexa dos planillas con indexaciones confusas. Aunque hubiera hecho bien las cuentas, no podrían llevarse a cabo, porque la ley de quiebras dice que no puede indexarse: ¿para qué las puso?

Cristina, luego, toma la más exagerada e intenta transformarla en realidad: le perdonaron a Macri 70.000 millones, la cifra indexada proyectada en veinte años. Nos pasamos, entonces, diez días discutiendo algo que nunca podría haber pasado.

El gobierno perdió contra un amague.

El problema es que se vio en un ring donde nunca previo haber estado. Preverlo era su obligación. Ya les pasó demasiadas veces.

Es cándido que reconozcan el error y traten de taparlo con una frase de almanaque. Pero – perdón por decírselos de golpe- la vida es injusta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog