sábado, 5 de noviembre de 2016

Un raro caso de Justicia por mano propia, por Carlos Pagni

Un raro caso de Justicia por mano propia

por Carlos Pagni
Carlos Pagni

La facción Justicia Legítima está cada vez más temperamental. El último arrebato ocurrió hace 15 días. La víctima fue Juan Carlos Gemignani. El camarista había denunciado a la prosecretaria María Elena Expucci por almacenar dádivas que Julio De Vido habría enviado a la camarista Ana Figueroa, de Justicia Legítima. Como fue detenida un par de horas, Expucci denunció a Gemignani por privación de la libertad.

A Gemignani lo investiga Paloma Ochoa, fiscal de Justicia Legítima. Ya lo condenó. Y lo castigó: el día de la protesta contra la violencia de género, organizó un grupo para escrachar a Gemignani en su despacho. El camarista Alejandro Slokar, de Justicia Legítima, la autorizó. Ochoa trivializó la violencia de género. Gemignani denunció a Expucci por un supuesto delito. No por ser mujer. Además, Ochoa tiene un concepto raro de su rol. ¿Los fiscales deben investigar a los denunciados, o castigarlos con escraches? La justicia por mano propia suele ser protagonizada por las víctimas. Pero el kirchnerismo es psicodélico: logró que la "mano propia" sea la de un magistrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog