sábado, 15 de octubre de 2016

Ni todos CEO, ni todos militantes, por Jorge Lanata

Ni todos CEO, 

ni todos militantes

por Jorge Lanata





Alejada ahora de la producción cinematográfica –y en medio del escándalo de Andrea del Boca– la UNSAM, Universidad de San Martín, dio a conocer un estudio que muestra que de los 370 cargos más importantes del gobierno –entre ministros, secretarios y subsecretarios– más de un tercio está ocupado por ex gerentes del sector privado.

En la Jefatura de Gabinete ocupan el 70% de los cargos jerárquicos, en Energía y Hacienda el 50%. Agrega el estudio que la mayoría no tiene militancia política, como si se tratara de un virus epidémico.

Chief Executive Officer (Director Ejecutivo, bah) se ha transformado en estos tiempos en una categoría ideológica. Categoría que funciona sólo si se le oponen los siguientes estereotipos: “empresa mala”, “Estado bueno”, “CEO pirata”.

Lo de “empresa mala” es variable, porque ese estereotipo convive con otros como “pyme buena”, por lo que cabría preguntarse: si la moral de la empresa empeora con el tamaño, ¿pyme sería “malita”? Y maxikiosco ¿”santo”?

En uno de los grados más altos de la estupidez legislativa, el miembro de la secta, Guillermo Carmona, propuso en estos días un proyecto de ley para limitar el acceso de los CEO a la administración pública.

Si la propuesta de Carmona fuera un aviso clasificado del rubro trabajo habría que leerlo así: “Si usted es capaz, tuvo éxito, tiene experiencia de décadas en el área, no venga. Por favor, no vuelva eficiente al Estado”.

¿A quién se le ocurre poner en Agricultura a un experto en campo o en energía a un ingeniero del área? Como el razonamiento supone a los CEO como agentes encubiertos del mal, se da por descontado que llegan a la función para, necesariamente, hacer negocios en ella.

Es curioso: ese punto de vista prefiere que el funcionario se haga millonario en la función y no antes de haberla ejercido.

El icono del self made man sería Lázaro Báez, el cajero que se convirtió en Henry Ford.

El lúcido legislador Carmona no tuvo en estos tiempos mucha suerte al elegir a su personal: hace un tiempo se le cuestionó el rol de Roberto Brindisi, su asesor de prensa, de activa participación en Twitter.

“Como ex monto te digo que si asoman la nariz yo les meto la kalinis en el orto”, escribió en la red a una usuaria. “Recen por que el fallo de la Corte haga justicia, si no verán correr líquido por las avenidas del país”, escribió en otro tweet entre cientos similares.

Pero yendo al propio Carmona, un rápido repaso de su currículum demuestra que –como la mayoría de los políticos tradicionales– nunca trabajo en la vida real: fue concejal en el departamento de Maipú, Mendoza, entre 1998 y 2002, diputado provincial entre 2003 y 2007, precandidato a gobernador en ese año, secretario de Medio Ambiente entre 2007 y 2011 e integra hoy la Mesa Federal de la Corriente Nacional de la Militancia. Podría decirse que su expertice es la militancia, pero aún ese ministerio no ha sido creado.

Para ser justos con el informe de la productora cinematográfica UNSAM Goldwyn Mayer, en el actual gobierno no todos son CEO: el secretario general porteño, Fernando Straface, viene del CIPPEC, al igual que Lucio Castro, secretario de Desarrollo Productivo, o Cecilia Veleda, al frente del Instituto Nacional de Formación Docente; Elena Duro, directora del Instituto Nacional de Calidad y Equidad Educativa viene de UNICEF, como Zulma Ortíz, ministro de Salud de Buenos Aires. El viceministro de Acción Social, Gabriel Castelli, dirigía Cáritas o Emiliano Ezcurrra, fundador del Banco de Bosques, ahora en Parques Nacionales.

Da vergüenza ajena aclarar esto, pero justamente para prevenirnos de los peligros que anuncia UNSAM existen los organismos de control, porque ni los CEO ni las monjitas ni los militantes son buenos en sí.

Pero las consecuencias de esta discusión impactan en dos conceptos importantes en cualquier gobierno: la idoneidad de sus miembros y la vocación de servicio público. Ni todos CEO ni todas amantes del ministro de turno, nada de esto sirve tampoco si no se desarrolla en el tiempo una carrera de mérito de la burocracia estatal: trabajos permanentes para intereses permanentes que permitan que vuelva a ser un orgullo trabajar para los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog