domingo, 30 de octubre de 2016

FpV (Felicidades para la Victoria), por Alejandro Borensztein

FpV (Felicidades para la Victoria)

por Alejandro Borensztein







Humor Político
 ¿Por qué separar del análisis al FpV del peronismo? A mí no me lo pregunte. Pregúnteselo a Ex Ella.
Esta semana se cumplió un año de aquel día en el que nos levantamos a la mañana convencidos de que el Compañero Lancha ganaría en primera vuelta y nos fuimos a dormir a la noche convencidos de que el Compañero Mauri ya tenía el partido cerrado y el campeonato adentro.
O sea, pasó un año desde aquella elección en la que el Frente para la Victoria llevó al peronismo a la más desopilante e imprevista derrota de su historia.
Usted dirá, amigo lector ¿por qué separar del análisis al FpV del peronismo? A mí no me lo pregunte. Pregúnteselo a Ex Ella que, con la generosidad y astucia que la caracteriza, fue la que agarró al justicialismo, se quedó con la imagen de Evita para usarla como decorado de sus cadenas nacionales y tiró el resto por la ventana del Salón de la Mujer.
En este primer aniversario de aquella histórica jornada, uno podría cantarle el feliz cumpleaños a Scioli, pero sería un poco injusto. El tipo hizo todo lo que pudo para ganar. O casi todo. Se olvidó de mirar a cámara y decir “voy a gobernar codo a codo con el kirchenrismo” mientras guiñaba un ojito. De haber mostrado algún gesto de independencia, posiblemente la historia hubiera sido otra. Tarde para lágrimas.
Por la misma efemérides, hay otros cumpleañeros a los cuales se los podría homenajear y cantarles el Happy Birthday. Por ejemplo: …”que los cuuuuumplas Za-ni-niiiiii!!!!!!” Aunque en realidad, tampoco corresponde. Si bien es cierto que el tipo se colgó del Compañero Lancha y sin querer queriendo ayudó a hundirlo, en el fondo no califica para cargar con semejante culpa. Como todo monje negro que salió a la luz por un ratito, en poco tiempo más caminará por las calles de la Patria sin que nadie lo reconozca, como Nosiglia, Manzano, Corach y otros ídolos populares.
Si lo que usted realmente quiere es festejar aquella faena a lo grande y soplar la velita, deberíamos buscar una figura más contundente. Un responsable indiscutido. El Herminio del 83. El contramaestre del Titanic. El Codesal de la final del 90. El Valderrama, Asprilla y Valencia del 5 a 0 contra Colombia. El Enola Gay de la Segunda Guerra. El Ottavis de La Cámpora. Yo sé lo que usted está pensando, amigo lector. Lo conozco de memoria. Le puedo leer la mente, pillín. Ok, ahí va: “¡¡Felíz, feliz en tu día… Aníbal que Dios te bendiga!!”Sin embargo, pese a todo lo que se ha dicho, el Compañero Morsa tampoco fue el mariscal de la derrota. Aportó lo suyo, desde ya, incluyendo el inolvidable “of course, a Vidal le gano por 10 puntos”, dicho en el programa de Clara Mariño, cinco minutos antes de que se le caiga el piano en la cabeza.
Pero en realidad, si usted quiere hacer un fiestón en serio, con tutti gli fiocchi, la homenajeada es una sola. La indiscutida hacedora de la epopeya: Ex Ella.
Lo único que todavía no le explicó a sus seguidores es si lo hizo a propósito para impedir que Scioli ganara, o fue una nueva demostración de ese talento innato que tiene para chocar todo lo que agarra. Si me preguntan a mí, creo que fue la combinación de ambas cosas. Cuando en la vida no sabes si querés ganar o perder, inevitablemente perdés. Matemática pura: más x menos = menos.
En cualquier caso, usted preguntará: ¿por qué festejar la derrota del kirchnerismo en lugar de festejar la victoria de Cambiemos? Respuesta simple: Cambiemos no está para festejar nada.
Al mismo tiempo, también se cumple un año de la memorable noche en la que el muchacho de barba candado que canta y baila en C5N anunció que Scioli era el presidente electo y que Fernández era el nuevo gobernador de la Provincia de Buenos Aires.
Para conmemorar aquel mojón en la historia del periodismo, el fiscal Poli-ccita pidió esta semana el embargo de todos los bienes de los dueños de ese Canal porque parece ser que lo compraron con los 9.000 palos de impuestos que en su momento se les traspapelaron y se olvidaron de pagar.
El pedido de embargo fue realizado ante el juez Ercolini que todavía no tuvo tiempo de contestar porque está demasiado ocupado con los preparativos de los festejos en Comodoro Py por el día del patapúfete electoral. El acto principal se llevará a cabo mañana lunes cuando le tomen declaración indagatoria a Ex Ella para que explique el secreto de su exitosa conserjería para la liberación.
También hizo su aporte a los festejos de esta semana, el General Milani con un simpático stand up en las escalinatas judiciales. Goleado por un grupo de jóvenes movileros (le hicieron 4 en 15 minutos), declaró con los dedos en V y dijo que él había puesto al Ejército en defensa de la causa nacional. Frase muy parecida a las que solían decir otros militares como Suárez Mason, Bussi o Harguindeguy.
La verdad es que si estaba tan en contra de la dictadura como dice, hubiera pedido la baja en lugar de quedarse en el Ejército durante todo el proceso militar. Hubiera abierto la panchería 35 años antes y a esta altura ya sería el rey de la salchicha, le estaría peleando el mercado a Viennisima y no tendría ningún problema en justificar su casita de La Horqueta que, a ojo de buen cubero, no baja de un palito verde.
Hablando de palito verde, tampoco Máximo se quiso perder los festejos y armó un acto en un barrio de La Matanza que, créase o no, se llama Villa Palito. Posta. Eligió ese lugar. Mirá que es grande La Matanza.Esta gente cuando se empieza a equivocar no para más.
También se sumó a los festejos la esposa de Máximo que fue la responsable del plan odontológico “Argentina Sonríe” y que acaba de ser denunciada penalmente. El nombre era perfecto. ¿Como no le iban a poner “Sonríe” si por cada caries que arreglaban se compraban una estancia?
Suerte que por lo menos casi bajaron la pobreza a los niveles que teníamos durante el menemismo.
A esta altura del año, debería uno dar vuelta la página y ocuparse del gobierno de Macri cuyos errores empiezan a florecer. Pero no hay caso. Cuando te estás arremangando para ocuparte de las promesas incumplidas aparece fugándose el cuñado de De Vido y ya no hay nada que pueda superarlo.
Tanto él como José López, Jaime o Báez han demostrado ser maestros en los suyo. Lograron chorear durante años en la narices de la presidente y del ministro de Planificación sin que se avivara ninguno de los dos. Hay que sacarse el sombrero. Y felicitarlos. Y festejarlos. Insuperables.
Felicidades para la Victoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog