Chat Deliverado

domingo, 17 de julio de 2016

Subió la imagen del Gobierno a pesar de los errores, por Joaquín Morales Solá

Subió la imagen del Gobierno a pesar de los errores

por Joaquín Morales Solá

Joaquín Morales SoláO Mauricio Macri sigue de luna de miel con la sociedad o está cubierto por un misterioso manto que lo preserva del fuego de herencias ajenas y errores propios. La aprobación de su gobierno subió cuatro puntos durante el mes de junio, justo cuando estalló el escándalo por las tarifas de gas y electricidad y cuando la inflación demostró que es una bestia indomable. La esperanza de una mayoría social en el futuro y la durísima crítica al gobierno anterior parecen pesar más en el ánimo colectivo que las desdichas del presente.

El riesgo es que el Gobierno crea, con estos números en la mano, que puede seguir administrando entre rectificaciones perpetuas o que los evitables precios políticos que paga son sólo simbólicos.

Es cierto que el pasado se derrumba con una inverosímil carga de corrupción y deshonestidad. Sólo una sociedad que ha perdido el sentido de las proporciones puede observar sin rebelarse la cantidad de millones de dólares indecentes que se despliegan a la luz pública. Ya no sólo se suponen: también se los ve. El efecto fulminante de las fotos de esos dólares en una caja de seguridad de Florencia Kirchner fue entendido hasta por su madre; su abogado, Carlos Beraldi, se quejó ante la Justicia por al filtración de las fotos, que la atribuyó a las fuerzas de seguridad. No se equivoca cuando supone devastadoras consecuencias sociales y políticas. Una cosa es hablar de millones de dólares; otra cosa es verlos. Las preguntas son inevitables. ¿Cómo una joven de 26 años que nunca trabajó, Florencia Kirchner, pudo acumular entre cajas de seguridad y cuentas bancarias unos 6 millones de dólares? ¿O son de su madre? ¿Por qué, entonces, están a nombre de su hija? ¿Cómo pudo suceder que un ex funcionario de rango menor, como fue José López, haya arrastrado 9 millones de dólares en la noche bonaerense y que se suponga, además, que esa cantidad es sólo la caja chica del ex secretario de Obras Públicas? ¿Qué pasó para que Lázaro Báez se convirtiera en un empresario multimillonario e hiciera ricos a sus hijos cuando fue sólo un empleado bancario durante la mayor parte de su vida? Las respuestas están en manos de la Justicia, pero las preguntas son también una carga demasiado pesada para el peronismo y su destino.

Y un bálsamo para Macri. Esos escándalos morales tapan, por ahora, los errores que se cometieron con el sinceramiento de las tarifas, que era necesario -quién lo duda-, pero que requería de una especial precisión. Fue la decisión de Macri con más repercusión social y, sin embargo, el Presidente está pagando un precio político más alto cuando baja las tarifas que cuando las aumentó. Algo (o mucho) se hizo mal para que las cosas resultaran así. El cacerolazo del jueves fue poco significativo (había mucha militancia kirchnerista y otros críticos ideológicos del macrismo), pero cometerían un error si subestimaran la preocupación social por aumentos que ya no se sabe cómo son ni cuándo se aplicarán. El problema no puede quedar en manos de la Justicia; es un conflicto político que debe resolver la conducción política del país.

Sin embargo, la aprobación a la gestión del Gobierno trepó del 56 por ciento en mayo pasado al 60 por ciento en junio, según mediciones de Poliarquía que se cerraron hace una semana. La imagen negativa de la gestión bajó cinco puntos: del 43 al 38%. La imagen positiva del Presidente no se movió de los 50 puntos que registró en mayo. Una medición de Isonomía (que ubica al Presidente con un 63% de aceptación) indica que una mayoría social percibió cierta mejora en la situación de la economía durante el último mes. Algo más de dinero en el bolsillo (por los aumentos salariales) y un poco menos de inflación. Son escalas que todavía están en el subsuelo de la satisfacción social, aunque levemente mejores para la administración. La medición de Isonomía podría explicar los números de Poliarquía. No sólo hay esperanza en el futuro y rechazo del pasado (también detectados por Poliarquía), sino también un poco de presente.

Es notable observar el juego de espejos invertidos en los números de Macri y de Cristina Kirchner. La ex presidenta tiene un 28% de aceptación social. Macri tiene un rechazo del 28%. Los mismos que simpatizan con Cristina son los que objetan a Macri, no importa lo que haga. Otro ejemplo: la gestión de Macri tiene el 60% de aceptación. A Cristina la rechaza el 58% de la sociedad. Los mismos que aceptan a Macri impugnan a Cristina.

Seguramente no se trata sólo de imágenes personales, sino también (y sobre todo) de posicionamientos ideológicos distintos y contradictorios. Más allá del latrocinio durante la década kirchnerista, está más que claro que el matrimonio Kirchner expresaba ideas muy diferentes de las del actual Presidente. Esas posiciones disímiles se advierten en la administración de los problemas internos, pero también se notan fuertemente en la manera de relacionarse con el mundo. Los conceptos de Macri y su estilo (administrar la verdad sin ocultamientos discursivos ni falsos relatos) parecen imponerse hasta ahora en una mayoría social. De él dependerá si conceptos y estilo perdurarán en el tiempo.

Las encuestas recientes refutan también una vieja deducción de analistas que indicaba que la pésima gestión de Cristina Kirchner terminaría afectando injustamente a las mujeres políticas. Un bloque de seis dirigentes nacionales está en la cima de la consideración pública. Se mueven en un rango que va entre el 48 y el 53% de la simpatía popular. Cuatro son mujeres: María Eugenia Vidal, Margarita Stolbizer, Gabriela Michetti y Elisa Carrió. Los dos hombres son Macri y Sergio Massa. El resto de los políticos está muy por debajo de ellos. Cuatro de los seis son dirigentes del oficialismo (Macri, Michetti, Vidal y Carrió). Stolbizer es una opositora moderada, que cuestiona decisiones puntuales de Macri, pero que valora el cambio de las formas políticas promovido por el Presidente. Massa es más cambiante, pero no merece que se lo llame un opositor intransigente o cerril.

Hablemos del presente. La inflación de junio (3,1) resultó distinta de la que esperaba el Gobierno. El ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, le aseguró al Presidente en mayo pasado que la inflación de julio estaría por debajo de los dos puntos. Con el antecedente de junio, Macri debería estar rezando para que la inflación del mes en curso se ubique por debajo de los 3 puntos. El problema más grande de la inflación es que gran parte se explica por el aumento de los alimentos. Son bienes imprescindibles para la sociedad, más imprescindibles incluso que el gas o la luz, que se pueden racionalizar. La explicación de economistas privados es que el precio de las materias subió en los mercados internacionales y que, por lo tanto, los productos comestibles se deben vender aquí al precio que tienen en el exterior o se los venderá fuera del país. Sin embargo, esos mismos economistas percibieron algunos movimientos en la economía cuando comenzó julio. Es lo que refleja la encuesta de Isonomía.

En el fondo, también Macri cree que los empresarios son demasiado individualistas. Hace poco, uno de los principales empresarios argentinos se quejó ante el Presidente porque venía de un trimestre en el que no tuvo ganancias. "Apenas salí empatado", le dijo. Macri le contestó en el acto: "Ése es el problema con ustedes. No están dispuestos a perder durante un trimestre para ayudar a sentar nuevas bases y ganar después durante muchos trimestres". Macri no se sorprende. "Los conozco", desliza siempre, ya resignado.

Las otras tres razones de la ingobernable inflación son el déficit fiscal, la expansión monetaria y la inflación estructural. La expansión monetaria (el dinero que el Banco Central pone en circulación) está disminuyendo, pero la autoridad monetaria recibió pedidos del Poder Ejecutivo por 160.000 millones de pesos para todo este año. ¿Será ésa la cifra definitiva o habrá nuevas correcciones hacia arriba? ¿Quién o qué garantiza que no habrá nuevos pedidos? "La garantía soy yo", le respondió Macri a un economista.

Las inversiones masivas durante este año se limitarán al campo y a la obra pública, salvo la de algunas petroleras y automotrices. "Primero deben invertir los argentinos", dijo el embajador de un importante país occidental. Los argentinos tienen en el exterior mucho más que los 230.000 millones de dólares que estableció el Indec. Según un estudio de Orlando Ferreres, la cifra total ascendería a cerca de 400.000 millones de dólares, casi un PBI anual. El propio Ferreres estima que se blanquearán unos 40.000 millones de dólares con la nueva ley. Tal vez la cifra final resulte aun mayor. De esos dólares atesorados por argentinos razonablemente desconfiados depende, en parte al menos, que el Presidente pueda atravesar el desierto que le tocó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog