domingo, 24 de julio de 2016

Blanqueá el canuto, Saldaña, por Alejandro Borensztein

Blanqueá el canuto, Saldaña

por Alejandro Borensztein

Humor político

¿Quién se va a olvidar de vos, Saldaña?, le dicen a Saldaña sus compañeros de oficina cada vez que se acuerdan de aquel fatídico 11 de julio de 2012, cuando la ex presidenta lo escrachó en televisión por decir, en una nota de Clarín, que había caído la venta de propiedades.
No sólo es mentira, dijo Ella, sino que además este señor Saldaña no presenta su declaración jurada desde 2006 y eso es muchísimo peor. La frase textual de la ex presidenta quedó inmortalizada en la mente de Saldaña: “Mucho peor que decir estupideces en un diario es evadir impuestos, y esperemos que no sea cierto porque las consecuencias serán mucho más graves”.
A Saldaña, que es empleado de una inmobiliaria, el neofascismo escrachador le cayó como un piano en la cabeza. Frente a todo el país. Para que lo escuchen todos los argentinos. Por cadena nacional, en HD y con traducción simultánea para hipoacúsicos. Hasta los sordomudos te conocieron, Saldaña.
Aunque pasó el tiempo, el tipo quedó golpeado. Che Saldaña, juntate con el abuelito que quería comprar 10 dólares para su nieto y armen un club de víctimas del abuso de poder, lo cargan en la oficina. No te chivés, Saldaña. Les ganaste. Ahora son ellos los que están hasta las tetas, Saldaña. ¿No viste la que se afanaban? ¡¡Termosellados, Saldaña!! ¡¡Manga de truchos, tenían dólares hasta en el orto, Saldaña!! Lo tuyo ya pasó. No te calentés más.
Pero ahora Saldaña tiene un problema nuevo y otra vez por culpa del gordo Sosa, su contador, que no le quiso presentar la declaración impositiva. Dejate de joder Saldaña, le había dicho. Mirá si te van a venir a buscar a vos, Saldaña. Con los quilombos que tienen.
Saldaña había ahorrado cien lucas en el uno a uno hasta que se las tragó el corralito. Casi se muere. Pero cuando el mercado se recuperó volvió a comprar dólares y juntó cincuenta lucas verdes.
Che Saldaña, no vas a ser tan boludo de ponerla otra vez en el banco, ¿no?, le dijo el gordo Sosa. Mandala afuera y dormí tranquilo. Abrite una cuentita en Uruguay, Saldaña. Es una pavada. Vamos juntos a Colonia y te presento al gerente del banco que es un gomía.
Y Saldaña fue. Con el gordo Sosa. Y guardó el canuto. Por las dudas, pensó Saldaña. No sea cosa que se me complique con estos kirchneristas y me tenga que ir del país. De última, a dos lucas por mes, un par de añitos en Colonia tiro. Yo la de Venezuela no me la banco. El escrache y el tiempo lo fueron poniendo cada vez más paranoico.
¿Che Saldaña, seguís teniendo la cuentita en Uruguay?, lo empezaron a chicanear en la oficina, porque el gordo Sosa es bocón.
El Presidente Macri dijo que se acabó la joda. ¿Vas a blanquear, Saldaña?, le grita el portero de al lado. No sea cosa que te vuelvan a escrachar por cadena nacional. ¿Te imaginás? Sería por segunda vez. Entrarías al Guinnes, Saldaña.
Saldaña se la banca. Respira. Sabe que por cincuenta lucas no lo van a joder.
¿Cómo que no te van a joder, Saldaña?, le dice el mozo del bodegón del mediodía ¿No leíste que ahora hay un acuerdo mundial? O blanqueás o te van a buscar, Saldaña. Y vos ya estás en la lista. Hasta la CIA te conoce, Saldaña. Van a decir que sos narco y vas a terminar en Guantánamo, Saldaña. Vestido de anaranjado. Por cincuenta lucas de mierda. No arriesgués, Saldaña. Se acabó la joda, dijo Macri. A vos te está hablando el Presidente, Saldaña.
Y Saldaña se puso a investigar el tema, seriamente. Y leyendo se enteró de que Sergio Berensztein explicó que ahora los argentinos, con sus ahorros blanqueados, van a estar obligados a involucrarse mucho más con las cosas que pasan en el país. Claro, pensó Saldaña, cualquier error de la política o la economía, pago yo. Ahora está en juego la mía. Ya sea que la traiga al país o simplemente la blanquee y la deje afuera, la guita ya está a la vista. O a la intemperie. O a lo que decidan los gobernantes.
Como si no le faltaran preocupaciones, Saldaña se dio cuenta de que todo lo malo que pueda pasar en el país, de aquí en más, pone en riesgo el canuto blanqueado. Si hay déficit fiscal o aumenta mucho la deuda o gastan de más o hay recesión o crisis social o crece la desocupación o cae la Bolsa o se pierden Reservas del Central. Está en juego tu guita, Saldaña. Es como vivir sin red, sin seguro médico, sin jubilación. Desnudo. Tenés que estar alerta todo el tiempo, on line 24 horas.
Che Saldaña, bajó la soja!! Che Saldaña, se disparó el barril!! Che Saldaña, Sturzenegger calculó mal. ¿¿Y si cubren el déficit con la tuya?? ¿¿Y si la tasa de los bonos es muy alta?? Ahora pagás vos, Saldaña. Ahora es tu tarasca, Saldaña. Por eso ahora vas a tener que estar muy atento.
Ya nada volverá a ser igual. Nunca dormirás como antes, Saldaña. No te va a alcanzar con leer el Clarín y tener la 365. Ahora, antes de mirar el suplemento Propiedades, vas a tener que revisar también el Cronista, Ámbito, La Nación, Página. Vas a tener que escuchar todos los días a Longobardi y a Nelson Castro y a María O’Donnell. Y a Novaresio.
Che Saldaña, ¿¿vamos a comer una pizza después de la cancha?? Nooo, me quedo en casa porque tengo que ver a Lanata. ¡¡Dejalo grabando, Saldaña!! No puedo, ya puse a grabar a Majul.
No vas a tener paz, Saldaña. Porque el gordo Sosa primero no presentó la declaración impositiva y después te llevó a Uruguay para guardar el canuto y vivir tranquilo. Y mirá ahora, Saldaña. Vas a vivir con el culo a cuatro manos. Tenés que saber qué dicen Bein, Blejer, Kiguel, De Pablo, Marangoni, Lavagna, Pignanelli!! Todos Saldaña. Te vas a tener que ir de vacaciones con Ismael Bermúdez. Vas a tener que pedirle amistad en el Facebook a Marcelo Bonelli. Vas a pasar Navidad con los Leuco y año nuevo con los Wiñazki. ¿Tenés el celu de Melconián, Saldaña?
Olvidate de las ficciones. Ahora vas a mirar Intratables y Animales Sueltos todas las noches!! Y a Maxi Montenegro. Y los programas de TN. Y al tipo de barba candado de C5N, porque ahí también deben estar preocupados. Imaginate, si vos tenés 50 lucas escondidas, la que debe tener Cristóbal López.
No más cuenta en Uruguay, Saldaña. El mundo cambió y ahora se complica tener guita negra. Ni te cuento si gana Trump. Lo primero que va a hacer es deschavar las cuentas de todos los latinos. Sobre todo, la de los mejicanos. Y vos te llamás Saldaña, Saldaña. Acá te queremos todos, pero para ellos vos tenés apellido de mariachi, Saldaña.
Estás frito, Saldaña. No tenés opción Saldaña. Trae el canuto, Saldaña. En todo caso, guardate un canutito. Chiquitito. Que no se enteren. No ganás para disgustos, Saldaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog