domingo, 8 de mayo de 2016

$ 220.000 millones para obras públicas antes de fin de año

Macri apura el desembolso de unos

 $ 200.000 millones para obras públicas



Serían $ 220.000 millones en todo el año. Así compensaría la demora en las inversiones extranjeras. Los privados ya prevén un mayor rojo fiscal.
El Gobierno planea inyectar unos $ 200.000 millones en obra pública de aquí a fin de año. De ese modo, confían muy cerca del presidente Mauricio Macri, la expansión del gasto público en los meses que se avecinan ayudará a compensar la caída del poder adquisitivo que, calculan, llega a 8 puntos porcentuales por culpa de la inflación. El monto destinado a obras será ampliado respecto al del Presupuesto actual ($ 180.000 millones).
En el oficialismo explican que hay $ 220.000 millones para solventar lo que los economistas llaman gastos de capital, esto es, básicamente obras públicas. Y que entre enero y abril utilizaron “sólo $ 25.000 millones” de ese monto. “El resto vendrá ahora”. Justifican que hubo demoras por dos motivos: la herencia recibida impidió poner en marcha antes las licitaciones y la salida del default facilitó el cierre de los programas financiero y monetario. “Ahora tenemos los recursos garantizados”.
El monto destinado del Presupuesto a obras públicas será ampliado, explican en el Gobierno. Y que se cumplirá con la meta que presentó el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, de 4,8% de déficit para este año. El Presupuesto 2016 prevé $ 180.000 millones para gastos en obra pública y el Gobierno buscará llevarlo a $ 220.000 millones. Necesitará recurrir a un trámite legislativo que podría ser un DNU o una ley.
Se calcula que el área que más recursos obtendría sería Vialidad que recibiría unos $ 50.000 millones. Luego seguirán los gastos en vivienda y recursos hídricos con $ 45 millones. Aguas y cloacas de Aysa demandarán $ 10 millones. “Sólo con esto último se generarán 100.000 puestos de trabajo directos”, señalan. El gasto en capital envuelve tres grandes ítems: inversión directa (vialidad), transferencias de capital (vivienda y agua) e inversión financiera (programas como Procrear). Los $ 220.000 millones presupuestados cubrirán los pagos de sueldos, las rentabilidades de las empresas y los gastos en maquinarias y materiales de construcción.
Cerca de Macri reconocen que la concreción de inversiones extranjeras por US$ 20.000 millones anunciada en Davos “llevará tiempo”. Explican que aún falta echar a rodar “vehículos” y “respetar tiempos” que potencien las apuestas de las firmas internacionales. Una de ellas, por ejemplo, es la ley de asociación pública-privada (ver Apuran el...). Las inversiones extranjeras que generarían valor agregado de manera inmediata, provendrían por ejemplo de una licitación que saldrá en las próximas semanas para obras de generación de energías renovables por unos US$ 1.500 millones. Además hay US$ 2.500 millones comprometidos para este año por empresas estadounidenses. Y si se tiene en cuenta que la inversión extranjera directa en Argentina en los últimos tiempos, con default y cepo, fue de US$ 7.000 millones, en el Gobierno descuentan que el monto de inversión extranjera en el año superaría “con creces los US$ 10.000 millones”. La apuesta es recibir unos US$ 20.000 millones cada año. Para ello muestran en carpeta proyectos como los de una flota de colectivos eléctricos que equivalga al menos al 25% del parque actual. “El plan es instalar una planta de fabricación de estos coches”.
Pero los responsables de la conducción y coordinación de la política económica reconocen que la economía está en recesión y que el plan con más impacto sobre la calle ahora mismo consistirá en “echar a andar la maquinaria de la obra pública”, además de bajar la inflación. El macrismo defenderá la ampliación del monto presupuestado en obras, a través de dos argumentos. Primero, la inversión como proporción del PBI será similar a la del año pasado: 3 puntos. “El plan es llevarla a 6% del PBI en unos años”, dice Ricardo Delgado, subsecretario de Coordinación de la Obra Pública Federal. En segundo lugar, dirán que la contribución a la generación de empleo y riqueza será mayor “porque la aplicación será más eficiente: no habrá sobreprecios y las obras se harán”.
El déficit primario, sin contar las ayudas del Banco Central y la ANSeS, será mayor este año al de 2015: $ 358.000 millones contra $ 244.000 millones. “Era la única manera de salir de este valle”, explican cerca del Presidente. “Con política fiscal expansiva y política monetaria conservadora”. Un informe de la consultora LCG de esta semana, ya advierte que el déficit fiscal primario a fin de año podría ser mayor al previsto.
Los economistas privados estiman que, aún con la mayor expansión fiscal este año, la economía argentina no escapará de la recesión. Según el Estudio Bein la contracción será 2,3%. Para Ferreres & Asociados 0,5%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog