sábado, 16 de abril de 2016

Un abogado cercano a Báez desapareció antes de declarar

Un abogado cercano a Báez desapareció antes de declarar

La ruta del dinero K
Se trata de Jorge Chueco, un especialista en armado de empresas fantasma. La Policía lo busca en Misiones. Casanello lo iba a llamar a indagatoria a mitad de la semana próxima.

Un abogado vinculado al empresario K Lázaro Báez, detenido por el delito de lavado de dinero, era buscado intensamente por la justicia y las policías argentina y brasileña, luego de su misteriosa desaparición en la ciudad misionera de Puerto Iguazú. Se trata de Jorge Chueco, apoderado de “Helvetic Service Group SA”, la empresa que se quedó con SGI conocida como La Rosadita donde un video de Telenoche mostró a Martín Báez contando millones de dólares y euros.
Chueco fue mencionado la semana pasada en esa causa por el “arrepentido” Leonardo Fariña, quien lo describió como una persona que tuvo un “rol importante” en el armado legal de la operatoria que investiga el juez federal Sebastián Casanello (Ver “El cerebro legal ...”).
A medida tarde de ayer, fuentes de inteligencia dejaron trascender que en Misiones se habría encontrado un cadáver que podría ser de Chueco, pero luego la justicia de Misiones aclaró que era de otro hombre (Ver página 8). El caso motivó un cruce entre distintas fuentes. Pero más tarde, voceros del ministerio de Seguridad afirmaron que las fuerzas federales “no encontraron ayer ningún cadáver en Misiones”. Por su parte, el secretario de Seguridad Interior de la Nación, Gerardo Milman, opinó como hipótesis propia que Chueco se habría fugado al Paraguay y que no se habría suicidado ni que tampoco había sido asesinado.
Además, ni la esposa de Chueco ni las fuerzas de Seguridad están convencidas de que el abogado quisiera suicidarse. Clarín supo que Chueco había recibido esta semana la visita de tres personas en Iguazú, y que juntos habrían buscado escribanías para firmar documentos.
“El abogado Chueco y Pérez Gadín me amenazaron de muerte en el San Juan Tenis Club. Ellos trabajaban para colocar la plata negra de Báez. Viajaron juntos a España, donde llevaron y depositaron mucho dinero y Chueco figura en varias sociedades”. Palabras más palabras menos, así fue la descripción de Fariña sobre el rol del abogado desaparecido misteriosamente en las últimas horas en la organización delictiva para lavar dinero de la que él se mostró como un integrante arrepentido.
Tras esa declaración, el juez Sebastián Casanello habría pedido al Ministerio de Seguridad que realizara “discretas tareas de inteligencia” sobre Báez y el contador Daniel Pérez Gadín, pero no sobre Chueco, aclararon fuentes judiciales. En cambio, miembros operativos de dos fuerzas de seguridad y la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) afirmaron que sí se había dado esa orden. 
Chueco, patagónico como muchos de los actores del elenco de “la ruta del dinero K”, había emprendido un misterioso viaje en solitario hacia Iguazú, en donde desapareció hace cuatro días. Según trascendió, Patricia, su esposa, habría recibido una llamada de él avisándole que se quitaría la vida y que dejaba dinero en un hotel (Ver Según su...). La búsqueda policial de ayer en el hotel Saint George y la hostería Los Helechos -sitios donde estuvo alojado Chueco- dio como resultado el hallazgo de 43.750 dólares, mil pesos y una carta.
Hasta ahí, la información oficial. Pero Clarín pudo saber que el abogado desaparecido habría viajado a Iguazú para poder cruzar la frontera con Brasil de inmediato si es que la Justicia intentaba detenerlo, y con la supuesta misión de ser “la pieza suelta” capaz de esconder dinero y pruebas ante el avance del juez.
En los últimos días, Chueco habría recibido en Misiones la visita de tres personas, con las que habría estado buscando escribanías para firmar documentos. Según pudo saber este diario, las fuerzas de seguridad tienen la filmación de ese encuentro, y habrían pedido ayuda a los espías de la AFI para identificarlos.
Pese a que lo había escuchado deprimido en sus últimos contactos, la esposa del abogado no creería en que se suicidó. Fuentes de la Policía misionera tampoco abonarían esa tesis.
La noticia de la desaparición de Chueco es una bomba para la investigación por “la ruta del dinero K”. Pone en aprietos a los funcionarios del Ministerio de Seguridad, que no habrían podido vigilar y cuidar al abogado pese a la orden judicial y a los pedidos de Gendarmería y Prefectura, las dos fuerzas nacionales que operan en la zona y cuyos efectivos habrían advertido sobre los problemas para cumplir la orden adecuadamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog