Chat Deliverado

domingo, 28 de febrero de 2016

Cristina: "Si Macri arregla con los fondos buitre se quedan 12 años"

Cristina: "Si Macri arregla con los fondos buitre se quedan 12 años"

La estrategia del kirchnerismo
La ex presidenta le dijo esa frase a un empresario que la visitó en Río Gallegos en la semana.

El martes, cuando el llamado a declaración indagatoria de Cristina Kirchner existía sólo en las pesadillas de los kirchneristas más apasionados, la ex presidenta almorzó en Río Gallegos con uno de los empresarios que solía visitarla cuando vivía en la Quinta de Olivos. Cristina tenía un sólo tema en su cabeza: la aceleración de las negociaciones del Gobierno con los holdouts en Nueva York. Para que su interlocutor entendiera cuál era su preocupación principal, Cristina se esmeró en ser bien explícita: "Si Macri arregla con los buitres, se queda 12 años", dijo.
La ex presidenta está convencida de que su sucesor tiene un proyecto de permanencia en el poder similar al que construyó ella con su marido."No va a buscar la reelección: va a poner a otro y después va a volver", suele decir a quienes la visitan en su retiro santacruceño. No importa si ese dato es verdadero o falso, pero sí es útil para predecir el modo en que actuará en los próximos meses Cristina.
Según la perspectiva de la ex Presidenta, si Macri consigue salir del default, el mundo le brindará el financiamiento que necesita para evitar un ajuste fiscal significativo. "Macri va a reemplazar el ajuste que hay que hacer con endeudamiento", explica un ex funcionario del gobierno kirchnerista. No es un hallazgo deslumbrante: en la Casa Rosada prometen lo mismo.
Cristina, según repiten quienes hablan con ella, no tiene decidida la fecha de su regreso a Buenos Aires y a la política activa. Primero prometió un regreso en febrero, pero ahora no demuestra apuro: su departamento en Barrio Norte, por caso, aún no está listo para recibirla. Sin embargo, a pesar de la lejanía, sigue hablando a través de su intérprete económico, Axel Kicillof, y los dirigentes de La Cámpora. 
Una de las órdenes más resonantes que dio en los últimos días la jefa única del kirchnerismo fue que sus delegados en el congreso del PJ impulsaran una declaración para arrinconar a los diputados y senadores peronistas e impedirles abrir la posibilidad de un arreglo con los fondos buitre. Ese intento fracasó irremediablemente cuando Miguel Pichetto -que tiene abierto un canal de conversación semi permanente con el Jefe de Gabinete, Marcos Peña- avisó que esa cuestión se definiría en los bloques legislativos del Frente Para la Victoria.
Esa moción dejó en soledad a los camporistas que participaron del encuentro partidario y precipitó lo inevitable: la separación entre los peronistas que prefieren enterrar al kirchnerismo y los que creen que la única posibilidad que tiene el partido es sostener a la figura de mayor peso del espacio.
Otra vez, los dos polos se tocan. Peña, que nunca perdió la costumbre de revisar con lupa las encuestas y los estudios de opinión pública, dice en sus reuniones en la Casa Rosada que Cristina sigue siendo "la dirigente de la oposición con mayor legitimidad". Esa situación es la que más cómodos deja a los operadores del macrismo. Una Cristina fuerte garantiza que el peronismo siga dividido. El panorama, que tiene al PJ al borde de la intervención judicial, entusiasma al Gobierno: allí creen que podrán llegar con un escenario político favorable a mitad de año, la fecha pautada por los laboratorios de comunicación macrista para relanzar la imagen de la gestión presidencial y borrar los vestigios cristinistas que todavía se pueden reconocer incluso en las piezas gráficas de la publicidad oficial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog