Chat Deliverado

domingo, 21 de febrero de 2016

Borrón y cuenta nueva para Radio Nacional, por Pablo Sirvén

Borrón y cuenta nueva para Radio Nacional

 por Pablo Sirvén
 

En lo único en que se parecen el gobierno actual y el anterior es en su coincidencia en poner al frente de Radio Nacional a mujeres periodistas que antes pasaron por la redacción del diario Clarín. María Seoane mandó en la etapa militante del kirchnerismo, como ahora es directora ejecutiva de esa emisora Ana Gerschenson, nombrada su sucesora, tras el abrupto giro macrista del poder.
Dato curioso: la primera emisora estatal en la historia argentina fue LS11 Radio Provincia, que, cuando salió al aire, dependía del Ministerio de Gobierno bonaerense, en tiempos de Roberto Noble. En 1945, Noble fundaría el diario de mayor circulación de la Argentina, que tantas consignas irritantes inspiraría al kirchnerismo cuando lo distinguió como su enemigo N° 1 desde el conflicto con el campo, en 2008.
Otra paradoja es que Radio Nacional -que nació como Radio del Estado y que en 2017 cumplirá 80 años- fue creada durante el gobierno conservador de Agustín P. Justo gracias a una donación no tan desinteresada de la Editorial Haynes, que entonces manejaba la muy escuchada Radio El Mundo, y su primera sede fue el Palacio de Correos, reinaugurado el año pasado como Centro Cultural Kirchner.
Estos y otros datos de gran interés se desprenden de La Radio Nacional. Voces de la historia 1937-2010, un minucioso e ilustrado libro que pasa revista de sus siete largas décadas de existencia gracias a la reconocida y entrañable impronta de Carlos Ulanovsky, secundado por un equipo de colaboradores.
El episodio que sufrió estoicamente la nueva directora a principios de este mes, cuando salió a la calle a parlamentar con conductores y columnistas que quedaron fuera de la nueva grilla de la programación, que saldrá al aire a partir del 1° de marzo, no es el primero incómodo en la vida de la emisora, que comenzó a agitarse en los años 90 del siglo pasado. No por casualidad, Gerschenson prefirió ceder a hablar en la vereda que hacer pasar a los visitantes: los sindicalistas de la casa no respondían por sus puños si entraban. No les perdonan a algunos de ellos que, grabación de programas mediante, hayan ninguneado un paro por reclamos salariales en 2015. Los gremialistas se asombraron de que la nueva directora los recibiera; la anterior no solía contestarles ni los mensajes.
Luego de haber sido por varias décadas líder en la transmisión de música clásica, ciclos culturales y un ejemplo en la sobriedad de las voces de sus conductores y artistas, durante el menemismo Radio Nacional mutó su grilla a una programación generalista de actualidad y abrió su aire a la publicidad comercial. El kirchnerismo militante de los últimos años despuntó, por su parte, un curioso patrón repetitivo con la presencia de conductores y columnistas de 6,7,8 esparcidos en sus programaciones, y plantó un rotundo enclave camporista en Nacional Rock.
Como antecedente hay que remontarse a los años 50, cuando la entonces Radio del Estado era frecuentemente atravesada por los discursos de Juan y Eva Perón, más los boletines y editoriales preparados por la Subsecretaría de Informaciones, que dirigía el temible mandamás Raúl Apold.
La programación que nacerá en unos días procurará no ser "monocromática", para decirlo con la misma palabra que utilizó la nueva directora en la reciente entrevista de Conversaciones que le hizo este periodista (http://tinyurl.com/hlb3pkk). También aseguró que se propone hacer "una radio que nos identifique a todos y no agreda a nadie", con la idea de "poder pensar distinto y convivir".
Si bien salieron del aire varios nombres emblemáticos de la programación anterior, persistirán voces que representan con matices ese mismo punto de vista (Eduardo Aliverti, Mario Wainfeld, Eduardo Anguita, José Pablo Feinmann y varios más). ¿Representan una suerte de kirchneristas tolerados frente a los que se fueron? ¿Por qué, por ejemplo, Jorge Dorio sí y Cynthia García no? Gerschenson responde que el coconductor de 6,7,8 tenía una trayectoria previa (es verdad, bien ecléctica: diario Convicción, Radio Belgrano, coequiper de Dolina, Gran Hermano, etcétera). Pero también se suman otras voces variadas y profesionales (Oscar Gómez Castañón, Román Lejtman, Romina Manguel, Osvaldo Bazán, María Julia Oliván, Diego Scott, Gustavo Noriega y otros).
También habrá fútbol -algunos cuestionan que se perderán valiosos ciclos de fin de semana- y varios especiales por el bicentenario de la Declaración de la Independencia y por los 40 años del asalto al poder de la última dictadura militar.
Radio Nacional tiene 1300 empleados en planta permanente, distribuidos en medio centenar de emisoras en todo el país, sus tres FM (Clásica, Folklórica y Rock) y RAE (Radio Argentina al Exterior). La nueva voz identificatoria de LRA será la del legendario Héctor Larrea, que merecía ser reivindicado.
Al ser concebida la ley de medios de manera tan sesgada, sólo para favorecer exclusivamente al oficialismo anterior, queda como asignatura pendiente que el Congreso y el gobierno actual trabajen en serio en un sistema público, no gubernamental, que haga definitivamente creíbles y respetables a los medios estatales para que sean motivo de orgullo y nunca más, como hasta ahora, objeto de vandalismo y bochorno ideológicos.
Twitter: @psirven

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog