sábado, 19 de diciembre de 2015

Golpe de los mercados contra la oposición Por Carlos M. Reymundo Roberts

Golpe de los mercados contra la oposición

Carlos M. Reymundo Roberts
Por Carlos M. Reymundo Roberts
Decididamente, estar en la oposición me ha complicado la vida. Los Kirchner me mantienen el sueldo (como a tantos otros), pero el problema no es ése. 

Con todo el cariño y admiración que le tengo a la señora, la verdad es que se ha puesto densa. El síndrome de abstinencia la lleva de una pataleta a otra. A sus colaboradores y a sus empleados nos tiene a tiro de decretos de necesidad y urgencia, y cuando necesita bajar línea nos junta y nos habla en cadena. 

A mí me pide constantemente que le mande informes, y ya tuve que viajar dos veces a Río Gallegos. Nada grave si no fuera por un detalle: no estoy trabajando para la resistencia, como yo creía, sino directamente para bajarlo a Macri. Tantos años denunciando conspiraciones y ahora los conspiradores somos nosotros. Sufro una crisis de identidad. Hasta fui intimado por mi terapeuta: "Si elegís seguir con esa gente, ahí está la puerta".

Como les decía, la vida del opositor es dura. Estamos todo el tiempo esperando que el Gobierno se equivoque, y la orden es petardear hasta lo que hace bien. En la cima de nuestro espacio el clima es de guerra. Cristina (cuando me dirijo a ella la sigo llamando presidenta, cosa que le encanta) comanda la tropa a través de sus dos lugartenientes, Máximo y Zannini. 

Máximo debería liderar la avanzada en Buenos Aires, aunque, por lo remolón que es para viajar, y en general para echarse trabajo encima, se maneja con el celular. "Mamá, entendé que WhatsApp ha cambiado el modelo de gestión de la política", se excusa. El Chino Zannini está de vuelta en el redil pese a que nadie ignora que cuando era compañero de fórmula de Scioli no le había vendido su alma al diablo. Se la había regalado.

Entre los tres urden la estrategia. Al "pobreza cero" le contraponen el "tolerancia cero" con Macri. Por eso, la foto de Alicia Kirchner con el Presidente en Olivos, el sábado pasado, sacudió los cimientos en Río Gallegos. 

Alicia no da un paso sin consultar a Cristina, y por lo tanto asistió a la reunión de gobernadores con el permiso de ella. Pero la familiaridad en el trato que sugiere la imagen despertó sospechas. Se los ve solos y parecen conversar animadamente. Cual confidente y amiga, ella lo mira a los ojos, le sonríe y le pone una mano en el hombro. Qué le está diciendo Alicia, cuyas diferencias con su cuñada son bien conocidas en la intimidad de la familia. Acaso le dice: 
"Mauricio, lo estás haciendo muy bien, contá conmigo"; "Por fin el país tiene un Presidente de todos los argentinos y no de una facción"; "Los gobernadores no venían a Olivos a hablar, sino a escuchar órdenes y a que los retaran"; "Ya se nota la mano de Juliana: la casa estaba hecha un cocoliche"; "Soy Kirchner, pero no soy Cristina". 

No se sabe de qué hablaban. Sí se sabe que a Cristina se le pusieron los pelos de punta. Alicia le dio su versión. Explicó que la foto es engañosa. "Lo mío no era una sonrisa, sino una mueca. Le estaba advirtiendo que ojo, que con los Kirchner no se juega, y no le puse la mano en el hombro: le di un empujoncito, como para que entendiera que hablaba en serio."

Por supuesto, las designaciones en comisión de Rosenkrantz y Rosatti para la Corte fueron vistas por la troika desestabilizadora como maná caído del cielo. Eso era exactamente lo que necesitaban: un Macri caminando por los márgenes de la institucionalidad. "Hacer kirchnerismo no es fácil, Mauricio. Te falta tomar unas cuantas mamaderas", se burló Cristina, a la que se la vio feliz por primera vez desde que dejó el poder. Antes, la sucesión de anuncios y conferencias de prensa, el dinamismo del Gobierno, aquella reunión de Olivos y, por cierto, el gesto de Macri de recibir a los que habían sido sus rivales en las elecciones la pusieron de pésimo humor. Incluso hubo un par de días en los que no se maquilló, lo cual provocó una abrupta caída en el mercado de los cosméticos.


Cris odia ese clima de diálogo y de respeto al que piensa distinto, que se hable de consensos y políticas de Estado, las fotos de oficialistas y opositores, la apertura del Gobierno al periodismo?; en fin, odia que alguien pueda pensar que el gobierno nacional y popular era menos democrático que el de un presidente de la derecha neoliberal, noventista, buitre y vendepatria. Lo que Cristina no tolera es que este Macri privatizador no privatice nada, que haya puesto la economía en manos de Prat-Gay (para los amantes de la ortodoxia, casi un progre) y que permita que 6,7,8 siga saliendo al aire. Hasta se la agarró conmigo: "¿Qué pasa con tus viejos amigos, eh? ¿Cuándo van a mostrar la hilacha? ¿Por qué demoran tanto el aumento de tarifas?" Pobre señora, tantos años condenando el ajuste y ahora lo pide a gritos.

La alegría por lo de la Corte no duró mucho porque Macri pareció congelar el tema. Y además, la jugada más riesgosa del Gobierno, el levantamiento del cepo, no produjo la estampida que esperaba la comandante en jefe de las fuerzas de resistencia. Sin Moreno, sin la AFIP, sin gendarmes en las calles, sin redadas en la City, sin amenazas, el dólar bajó. Cristina lo llamó a Kicillof y le pidió una explicación. Después a Zannini. Y, por último, consultó a Máximo. Los tres se habían puesto de acuerdo y le contestaron lo mismo. "Los mercados están en el golpe. Un golpe contra nosotros."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog