Chat Deliverado

domingo, 27 de diciembre de 2015

Calma amigo kirchnerista, falta menos por Alejandro Borensztein (última columna hasta febrero)

Calma amigo kirchnerista, falta menos

Humor político

Ni en las fiestas tenemos paz. Así es la vida de los que andamos por ahí, preocupados por la política. 
Me pasé años conteniendo a los atormentados que no entendían las maravillas del kirchnerismo. Me cansé de explicarles durante todo el 2015 que ya podían relajarse porque, en el fondo, el gobierno de Ex Ella había terminado.
Las últimas genialidades que intentaron en la retirada eran por la chinche que les daba saberse fuori de la copa. Siempre le dije, amigo lector: “Calma, lo que está haciendo el kirchnerismo le va a servir como ventosa al muerto”. Y no me equivoqué.
Piense en las cosas lindas que intentaron en tantos años: desde el plan “Merluza para Todos” hasta la Reforma Judicial, pasando por la Ley de Medios, la persecución al fiscal Campagnoli, los CEDINES, la Cristina eterna, la conquista de Angola, el acuerdo con Irán o la designación de jueces subrogantes. No embocaron una.
Si cuando el kirchnerismo tenía la suma del poder político, las cosas le salían como el orto, imagínese cómo les iban a salir ahora que ya tenían las valijas hechas, los canastos en la puerta y los militantes embalando platos y vasos.
Sin embargo, usted no terminaba de creerme. Semana a semana, lo fui chamuyando, tranquilizándolo, mimándolo, eventalmente medicándolo cuando la cosa se complicaba, hasta que finalmente lo convencí y se calmó.
Y justo ahora que ya lo tengo a usted y a medio país más tranquilo, controlado y estable, se me empezó a emputecer la otra mitad.
Mientras por un lado hay millones festejando la llegada del Compañero Mauri, por el otro hay un montón de tipos enloquecidos y en llamas, pidiendo que se vaya el dictador Macri. No paran ni en las Fiestas.
En realidad, los sacados son sólo una parte de esa mitad. Si hacemos los números bien, el núcleo duro, el que resiste en las plazas de la Patria, el que está domando caballos para marchar sobre Plaza de Mayo y el que venera a la Familia Real Kirchner, es un grupo muy chiquito pero que rompen los kinotos sin parar y no te dejan ni comer un turrón en paz. El resto mira traquilo.
Por eso, ahora hay que ocuparse de los kirchneristas no fanáticos de buena voluntad y llevarles un mensaje de amor, paz y esperanza.
Si usted es un kirchnerista razonable, lo primero que debe hacer es mirar la parte positiva: por suerte, el quilombo que dejaron Ex Ella, Kicillof y compañía lo va a tener que arreglar otro.
Zafaron todos. Tanto Scioli y Zannini que iban a hacer exactamente lo mismo que está haciendo Macri, como usted, que iba a tener que tragarse el sapo de la devaluación y la negociación con los Buitres. 
Lo mismo que hizo Kicillof cuando asumió y al toque devaluó la moneda de 6 a 8 mangos por dólar, cerró un acuerdo leonino con el Club de Paris, le pagó a Repsol e intentó negociar con Griesa, Pollack y Singer. Por supuesto, les salió mal. Como siempre.
Kicillof intentó hacer en nombre de la causa nacional y popular lo mismo que ahora va a hacer Prat-Gay, seguramente en nombre de alguna causa escandinava.
Tranquilo, amigo kirchnerista. Si lo piensa bien, éste es un buen momento para aprovechar y sacarse algunos plomos de encima.
Por ejemplo, ¿para qué corno lo necesitan a Sabbatella? El tipo le hizo perder las elecciones a Kirchner en 2009 cuando lo enfrentó y le mordió 5 puntitos que le dieron el triunfo a De Narváez. No conforme con eso, en 2015 le hizo perder a todo el peronismo, nada más y nada menos que la provincia de Buenos Aires. Por supuesto con la invalorable ayuda de Aníbal. Y de Ex Ella, obviamente.
Avívese amigo. En el fondo, Macri les está haciendo un favor. A Sabbatella lo desalojaron de la AFSCA el 24 de diciembre mientras gritaba que tenía que quedarse de guardia a custodiar el cumplimiento de la Ley de Medios. Ridículo. ¡¡No la pudo hacer cumplir en 4 años y la quería hacer cumplir justo en Nochebuena!!
¿Es legal la maniobra? Massa y Margarita dicen que sí. Y si no lo fuera, Sabbatella no puede patalear. Ejerció un cargo en el que se supone debe ser imparcial y lo usó ilegalmente para perseguir medios críticos y ayudar a los medios oficialistas. Calavera no chilla, macho.
Además, no sirve ni para hacer mandados. Su mayor éxito fue llevarle un telegrama a Clarín y conseguir que el portero del diario le diera 100 mangos de propina y un Olé de regalo. Listo. Mándelo a pérdida.
Lo mismo pasa con Gils Carbó. Si lo hubieran dejado como Procurador a Esteban Righi, al que echaron en 2012 para proteger a Boudou, nadie lo cuestionaría. Es más, de haber seguido Righi, Boudou ya hubiera cumplido 3 años en cana, lo estarían por soltar y no tendría más problemas. Pero la pusieron a Carbó para ejercer un cargo que, como el de Sabbatella, exige independencia. No tiene defensa. Todos sabemos que esta señora, cuando se va a dormir, arriba del camisón se pone una pechera de La Cámpora y canta “Nunca Menos”. Ahora, a llorar a la Iglesia.
Otro que insiste es Timerman. Reabrió su cuenta de twitter con una frase histórica: “Me sumo a las redes sociales con el mismo ánimo militante de quienes pintaban los paredones en el 55”. Posta. Tipos como Dante Gullo o Julio Bárbaro tienen autoridad para decir algo así. Pero este ñato, que mezcla a Macri con Leonardi, Rojas o Aramburu, lo único que pintó durante los 18 años de resistencia peronista son las paredes de su casa en Punta del Este. Sáqueselo de encima, amigo kirchnerista.
Por eso, le sugiero que este verano aproveche para hacer limpieza de placares. Tire todo lo que ya no usa y descanse. Faltan 3 años, 11 meses y 20 días para intentarlo otra vez. Por supuesto, primero se las va a tener que ver con el peronismo profundo. El de verdad. Ahí te quiero ver.
Si usted es muy apegado y extraña, busque en la cartelera de espectáculos de los diarios porque la falange de propaganda de Gvirtz y sus muchachos anda por las plazas haciendo neofascismo a la gorra. 
Y si no, ábrase una buena sidra, cómprese un pan dulce y relájese. Soplan tiempos de cambio en la Rosada. Arrancaron bien. La gente tiene esperanza, que es lo más importante. Se los ve sólidos. Si Kicillof levantaba el cepo, le explotaba todo. Estos tipos lo abrieron en dos minutos y no pasó naranja. Es la diferencia entre la inoperancia y la confianza.
Brindemos por usted y por mi. Y por el Compañero Mauri y su familia. Si usted quiere, brinde también por Ex Ella. Lamentablemente, después de Nisman, yo no puedo.
Le tiendo mi mano y le deseo un mejor 2016. Felicidades para todos. Fin de temporada.
* La columna Humor Político, de Alejandro Borensztein, volverá a publicarse el primer domingo de febrero.

1 comentario:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog