sábado, 21 de noviembre de 2015

Scioli, la gran reivindicación Por Carlos M. Reymundo Roberts (Humor político)

Scioli, la gran reivindicación

Por Carlos M. Reymundo Roberts


Mañana ganará Scioli. Por poco (50,1 a 49,9), pero ganará. Macri puede darse por satisfecho: bastante lejos llegó con su programa de ajuste feroz. El país se habrá salvado, así, de una ola de despidos en la administración pública. De una suba de tarifas. Del final, por decreto, de todos los subsidios. Del final de los planes sociales. De una maxidevaluación. Se habrá salvado de tener un ministro de Economía puesto por los buitres y de ver llegar a Buenos Aires, como nuevo embajador de Estados Unidos, al juez Griesa.
La monumental victoria de Scioli (sí, monumental: hasta ayer mismo perdía por escándalo) será la victoria de lo nacional y popular sobre el imperialismo, la globalización y el FMI. Del desendeudamiento. Del Estado sobre el mercado. De Pekín, nuestro aliado, sobre Washington. Es la victoria de Maduro, Evo y Correa. De Fidel y Raúl. Del glorioso memorándum con Irán.
La victoria de Scioli será la victoria de Justicia Legítima sobre el partido judicial. De Zaffaroni sobre Lorenzetti. De Gils Carbó sobre Bonadio. De Oyarbide. De los abogados amigos convertidos en jueces subrogantes. La victoria de aquella inolvidable arenga de Hebe, cuando llamó a "tomar el Palacio de Tribunales" y calificó de "turros" y "cómplices de la dictadura" a los jueces de la Corte Suprema. La victoria de la razón sobre la barbarie. Del Nisman suicidado sobre el Nisman asesinado.
El triunfo de Scioli será un homenaje al Indec. El índice oficial de inflación le habrá ganado la partida al "índice Congreso". Será el triunfo de los precios de Moreno, del "vamos a ver quién la tiene más larga" de Moreno, de Moreno con guantes de box. Del 5% de pobres según Cristina sobre el 29% de pobres según la UCA. El triunfo del cepo. Del dólar oficial, del dólar ahorro, del dólar bolsa, del dólar blue, del dólar turista... De la Anses puesta al servicio de las compras en cuota sobre la Anses que sólo se ocupaba de los jubilados. De las reservas puestas al servicio de lo que haga falta. De las villas como pujante desarrollo de la construcción informal. Del billete de 100 pesos sobre el de 500. De Precios Cuidados, cuidadísimos. El triunfo definitivo del consumo, fuente de la felicidad, sobre el ahorro.
Con Scioli habrá ganado la mayor expansión histórica de la industria del juego, suerte de ONG solidaria. Ganarán Cristóbal López, Lázaro Báez, Szpolski, el Grupo Olmos... Página 12 y Tiempo Argentino habrán derrotado a LA NACION y Clarín. Víctor Hugo, Barone y Roberto Navarro, a Morales Solá, Lanata y Leuco. Verbitsky y Sandra Russo, a Pagni y Van der Kooy. La pauta oficial para medios amigos, a la pauta para todos. El periodismo militante, al periodismo que se dice independiente. La cadena oficial de medios, a los medios hegemónicos. Los discursos por cadena, a las conferencias de prensa.
Con Scioli ganará la sensación de inseguridad. La lucha a brazo partido contra el narcotráfico. La minería a cielo abierto (otra ONG). La soja será lo que siempre fue: un yuyo. Los chacareros, temibles golpistas. La Cámpora se impondrá sobre los poderes concentrados. Será la consagración de Aerolíneas Argentinas como instrumento para combatir el desempleo juvenil y frenar la expansión imperialista de LAN. De la argentinísima YPF, que puso de rodillas a Chevron. De una receta ingeniosa: no producir energía sino comprarla afuera, aunque resulte mucho más cara. De la carne argentina para los argentinos, porque lo importante es el precio y no lo que dejamos de exportar.
El triunfo de Scioli es el triunfo -mejor, la reivindicación- de Boudou y Aníbal Fernández. De Capitanich y Alperovich. De Milagro Sala y Luis D'Elía (de paso: gracias, Luisito, por haber elogiado mi última columna). De Julio De Vido y Ricardo Jaime. De Milani y Stiuso. De Elaskar y Fariña. El triunfo de la plata pesada sobre la plata contada.
También quedarán reivindicados el alicate de Timerman, los ahorros que Felisa Miceli guardaba en el baño, la cosechadora de cartón pintado, la Play de Máximo, los efectos afrodisíacos de la carne de cerdo, la escala de descanso de la Presidenta en las islas Seychelles, el peritaje que demostró la licitud del crecimiento patrimonial de los Kirchner, el programa Sueños Compartidos de las Madres y Schoklender, el embargo de la Fragata Libertad, el destructor que se hundió en Puerto Belgrano, la mayoría automática en el Congreso, la quema de urnas en Tucumán, el mega Polo Audiovisual en la isla Demarchi. Y, por supuesto, el "vamos por todo".
Daniel, tu victoria es la victoria de nuestra alianza con Menem sobre la alianza de Pro con los radicales. De tu alianza con Zannini sobre la alianza de Zannini con Randazzo. Gracias a vos se tomarán revancha los barones derrotados del conurbano. También, De Narváez y Felipe Solá. Con vos ganarán Carta Abierta y 6,7,8. Karina se vengará de Pilar Rahola. Y La Ñata tendrá, por fin, la valuación fiscal que se merece y que tus contadores (¡no los invites nunca más!) le negaron.
Pero lo más importante, mi querido Daniel: tu triunfo será el triunfo de Cristina. De la arquitecta egipcia. De la abogada exitosa. De la madre de los argentinos. De la sincera amiga del Papa. Será el triunfo del bien sobre el mal.
Fueron 12 años. Le debía un homenaje al relato.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog