Chat Deliverado

sábado, 14 de noviembre de 2015

Múltiple ataque terrorista en París y toma de rehenes: hay al menos 158 muertos

Múltiple ataque terrorista en París y toma de rehenes: hay al menos 158 muertos

París bajo fuego
Fueron 7 atentados. Tres terroristas murieron. Atacaron un estadio de fútbol, bares, restaurantes y un teatro, donde hubo unas 120 víctimas. Francia cerró sus fronteras.

París estaba anoche en shock bajo un ataque terrorista, con una atmósfera de sirenas, policías y militares en armas pesadas desplegadas y un sinfín de ambulancias y policías y aislados disparos de armas de fuego. En una noche de muerte, terror y pánico colectivo, con miles de personas disfrutando de las terrazas de la capital en un cálido noviembre, siete ataques terroristas simultáneos han dejado al menos 158 muertos, según fuentes policiales. Mas de un centenar de rehenes en el salón de fiestas y teatro Le Bataclan fueron liberados por las fuerzas especiales tras matar a dos terroristas, que los habían secuestrado en su interior. Según la policía, podría haber 120 muertos sólo en el Bataclan, después que los terroristas entraron disparando y arrojando granadas. Las fuerzas especiales recuperaron el lugar a la 1 de la mañana hora francesa (20 horas en Argentina). El escenario era una “auténtica carnicería”, según los testigos. El presidente François Hollande llegó a las dos de la mañana al Bataclan, tras el asalto policial.
Anoche, otro centenar de heridos se debatía entre la vida y la muerte a raíz de una serie de acciones consecutivas en el este de París y en el estadio de Francia, que fue sacudido por dos explosiones que dejaron al menos 3 muertos. Se cree que fue al menos un kamizake, que se detonó cuando Hollande y la canciller Ángela Merkel presenciaban el partido de fútbol entre Francia y Alemania.
El jefe de Estado francés declaró “el estado de emergencia” por primera vez después del 2005 y cerró las fronteras. Al mismo tiempo desplegó todas las fuerzas, incluidas los militares, en todo París. La capital está blindada y anoche no se sabía aún si había más atacantes que los ejecutados en el Bataclan y el muerto en el estadio. 
”El estado de emergencia va a ser declarado. Algunos lugares van a ser cerrados y el tráfico prohibido, habrá allanamientos y búsquedas. La segunda decisión es cerrar las fronteras. Es una terrible acción contra nosotros. Nosotros sabemos de dónde vienen estos criminales, quienes son estos terroristas”, dijo Hollande, quien sostuvo que era el peor atentado desde la Segunda Guerra. Hasta anoche, ningún grupo se atribuyó los ataques.
El presidente de Francia, en cadena nacional, dijo: “Yo tengo un pensamiento para tantas victimas, para las familias, para los heridos. Nosotros debemos mostrar unidad y calma. Francia debe ser fuerte, debe ser amplia. Lo que los terroristas quieren es asustarnos. Frente al terror es una nación que sabe cómo defenderse y cómo va a derrotar a los terroristas”.
Al grito de “Es por Siria”, hombres fuertemente armados penetraron en el Bataclan, en el barrio XXI° de París, en el boulevard Voltaire, donde se celebraba un concierto de rock. Tomaron al menos 100 rehenes y arrojaron granadas en el interior del salón. Una banda americana llamada Eagles de Death Metal estaba tocando cuando se iniciaron los ataques y los asaltantes dispararon sobre la terraza. Cargados con explosivos avanzaron dentro del Bataclan, donde el escenario es “de una autentica carnicería”, según los que lograron escapar.
“Logramos huir”, dijo un testigo en las cercanías de la sala de conciertos. “Ellos tiraron sobre la gente con fusiles y granadas.” Otro vecino vio desde su ventana “entrar dos hombres vestidos normalmente al Bataclan. Estaban armados y dispararon en el exterior y en el interior del local. Los vecinos refugiaban anoche a la gente que huía de los cafés y restaurantes. Muchas líneas de Metro y ómnibus en París fueron canceladas y la gente no pudo abandonar el área blindada para regresar a sus casas. Tres fuertes deflagraciones se escucharon en el interior de Bataclan, antes del ingreso de las fuerzas especiales.
Los terroristas atacaron a partir de las nueve de la noche en diferentes lugares: en la rue de la Fontaine au Roi, en la rue de Charone y en el Bataclan inicialmente. Luego continuaron en otras áreas del barrio X° y XX° de París, el más animado la ciudad, un viernes a la noche.
La Cruz Roja francesa declaró el alerta máxima ante una “emergencia absoluta” al igual que los hospitales de París para atender los gravísimos heridos. La alcaldesa de París, Ana Hidalgo, ha pedido a todos los ciudadanos “de permanecer protegidos dentro de su casa”. Francia se encontraba bajo un “alerta atentado” ante la inminencia de la Cumbre Climática, a fin de mes. Pero las fechas que las fuerzas de seguridad manejaban para un acción terrorista eran más cercanas a la cumbre.
Cuando se escucharon las explosiones en el estadio de Francia, Hollande fue evacuado de urgencia por sus agentes de seguridad rumbo al ministerio del interior, donde se instaló junto al premier Manuel Valls y el ministro de Interior, Bernard Cazeneuve, para conducir la crisis. Se cree que en el estadio hubo un atentado suicida.
La masacre con ataques simultáneos comenzó en las cercanías de la plaza de la República, el mismo escenario donde se inició la gran marcha por las víctimas del ataque a la revista Charlie Hebdo, en enero pasado, y a pocos metros de donde se produjo el asesinato de los 12 periodistas de la revista satírica. Los tiradores no tenían mascaras en las calles y estaban armados con fusiles Kalashnikov. 
Los ataques fueron en distintos bares como Le Carillon, muy cerca del Bataclan. Otro de los lugares atacados fue el bar La Belle Epoque en la rue Faidherbe. En la primera ola de ataques murieron al menos 18 personas mientras se escuchaban disparos de armas pesadas. Otro testigo dijo que dispararon “desde un vehículo sobre la terraza frente al restaurante Le Petit Cambodge” en el barrio X° de París.
Dominique Albertini, un periodista de Libération, presenció el ataque en el bar El Carillon. Uno de los dos tiradores con Kalashnikov disparó dos salvas con armas automáticas mientras su compañero atacaba el restaurante Petit Cambodge, que se encontraba enfrente. Uno de los turistas que estaban en el bar escucho gritar “Allah Abkar”, en boca de uno de los terroristas, antes de disparar.
“Levantó su Kalashnikov y disparó. Escuchamos a la gente gritar, no escuchaban al tirador y había una docena de cuerpos ensangrentados en el piso”, contó el periodista. Al menos el vio cinco muertos.
Otros testigos escucharon ráfagas de armas automáticas cerca del Hospital St Louis y pensaron que eran fuegos artificiales. También en el boulevard Voltaire se escucharon disparos y en el Faubourg du Temple. Los terroristas continuaron disparando frente a la rue de Charone sobre una terraza de café, donde hubo 19 víctimas, y en la esquina de la rue Faidherbe, en pleno barrio de la Bastille. Todo el barrio XI° de París un viernes a la noche, con una inusual temperatura templada, está repleto de gente joven en cafés, bares y lugares abiertos para escuchar música. Los sitios que los terroristas eligieron como objetivo.
“Escuchamos más de 100 balas”, dijo uno de los sobrevivientes en el bar de rue Faiderbhe, a pocos pasos del hospital St Antoine y a 500 metros de la plaza de la Bastille y de la Nacion. Otro ataque se produjo en un McDonald, en la esquina de la rue Fontaine au Roi y en rue du Fauboug du Temple. En el estadio de Francia aparentemente se detonó un suicida.
El gobierno ordenó que todos los espectáculos, universidades, escuelas se mantengan cerrados el fin de semana por razones de seguridad. París era anoche una nube de sirenas y teléfonos que suenan queriendo saber dónde se encontraban sus familiares y si estaban a salvo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog