Chat Deliverado

sábado, 31 de octubre de 2015

Está por aparecer un Scioli rutilante Por: Carlos M. Reymundo Roberts

 Está por aparecer un Scioli rutilante 
Por: Carlos M. Reymundo Roberts
 
Cuando todo parecía perdido, cuando cundía el desánimo, cuando arreciaban las luchas intestinas, anteanoche habló la señora y, como por arte de magia, hizo renacer la esperanza. La verdad es que no entendí mucho sus discursos (fueron cuatro, gracias al delivery por los patios), pero lo atribuyo a que desde el domingo a la noche ando medio confundido. Por ejemplo: anunció que nos vamos a presentar al ballottage, y decir eso es como admitir que estamos en el horno, ¿no? Además hizo un encendido llamado a la unidad, a superar las diferencias, a dejar a un lado las divisiones..., durante un acto en el que afloró una pequeña división: Scioli no estaba. Pobrecito Dani: en todo el raid discursivo Cristina ni siquiera lo mencionó.
Igual, son detalles. Lo importante es que la militancia dejó la Casa Rosada en llamas. Volvimos a creer en la victoria. Como dijo Zannini, el 22 vamos a ganar por 4 o 5 puntos (tipo cábala, yo hubiese dicho que vamos a ganar por 6,7,8 puntos). No hay forma de perder. Imagínense a ese grupo de pibes y pibas para la liberación llevando el mensaje presidencial por todo el país. Imagínense la fuerza arrolladora de estos apóstoles que tocan el timbre de las casas para anunciar la Buena Nueva: "Cristina dice que estamos mucho mejor y que Macri es un chico malo".
Todos los que la escuchamos estamos convencidos de que hay un antes y un después de sus mensajes. Se acabó el tiempo de la mala onda. Ella nos persuadió de que se puede modificar el rumbo. Simplemente hay que hacer algunos retoques. Ahí mismo, después del acto, un equipo multirracial (kirchneristas, sciolistas, gente en tránsito...) se puso a trabajar. Llegó a las siguientes conclusiones:
1) Daniel debe revisar eso de que ahora va a ser "más Scioli que nunca". Es lo contrario: tiene que desciolizarse. Por ejemplo, dejar de repetir latiguillos vacíos que ya resultan irritantes ("mi responsabilidad...", "yo camino el país", "la gente me conoce", "con fe, con alegría", "fundamentalmente"...). ¡Que diga algo! 2) Debe revisar también su semblante, porque se lo está viendo muy seriote y hasta enojado; antes vendía optimismo y ahora parece que se desayunara con lágrimas. La idea es que muestre una imagen más amigable, que sonría todo el tiempo, para lo cual va a tomar clases con Boudou. 3) Debe revisar su gabinete, porque el primero que anunció era medio nadini. La principal figura, Batakis, ni siquiera es conocida en la comunidad griega. Tiene que pensar en nombres rutilantes, como Cristóbal López para Economía y Aníbal Fernández para Lucha contra el Narcotráfico. 4) Debe revisar su discurso a partir de propuestas más concretas. A las promesas de que bajará Ganancias y que les dará el 82% móvil a los jubilados, que resultan tan creíbles, debe sumar otras: aumento de 500% en los planes sociales, pago de cuatro aguinaldos, plan "construya su vivienda y pague 10 años después, si puede", puente Buenos Aires-Colonia, autopista ribereña sumergida, autopista Ruta 40 elevada, trenes de alta velocidad Este-Oeste y Norte-Sur, y otras por el estilo. 5) Debería revisar en su declaración de bienes la polémica tasación del metro cuadrado en Villa La Ñata (11 dólares) y el valor de la lancha (1300 pesos), motivo de un sinfín de gastadas. Es como que le quita credibilidad. Daniel reconoce que se le fue la mano y ya está hablando de llevar esas cifras a 13 dólares y 1500 pesos. 6) Debería revisar su vestuario, tan gris, tan opaco, que no contribuye a realzar una personalidad más bien tenue. Karina prometió ocuparse: va a incorporar el anaranjado y otras tonalidades fuertes a corbatas, pañuelos y medias. 7) Otra cuestión a revisar es la agenda de viajes: fue a Italia en plenas inundaciones; a Cuba, que es un viejazo, y a sacarse una foto con Dilma y con Lula en el peor momento de los dos; le recomendaron que acumule millas más adelante. 8) De ser cierto, como publicó Clarín, que Zannini lo amenazó con bajarse de la fórmula si llega a renegar del discurso kirchnerista, él debería dar una muestra de autoridad y coraje y decir que, en ese caso, él también se baja. 9) Tiene razón Horacio González, el mayor intelectual de nuestro espacio, que siempre está atento a los temas de fondo, a las cuestiones relevantes: es hora de que Daniel revise sus gustos musicales. Montaner y Pimpinela fueron. Debería probar con Karina, La Princesita. 10) Finalmente, debería revisar pequeños detalles: lo que dice, lo que hace, lo que se calla, sus spots, sus slogans, sus asesores, las personas que lo rodean... Todo lo demás está en orden.
Con un giro de esta naturaleza, contundente, tiene posibilidades de repechar la cuesta. Así como ganó por dos puntos y medio y hoy, casi una semanita después, está unos cinco puntos abajo, mañana puede darse vuelta la tortilla. Claro: contamos también con Cristina. Se negó a recibirlo en Olivos, a invitarlo al acto en la Casa Rosada y a mencionarlo en los discursos, pero sabemos que en el fondo lo rema. Lo rema porque lo necesita. En días y noches que se están haciendo cada vez más insoportables, la pesadilla que la persigue y tortura es verse colgándole la banda presidencial a Macri. La vida no puede ser tan cruel para depararle semejante broche a su carrera política.
Scioli o Macri. Scioli y Macri. Ella había soñado con otro final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog