domingo, 20 de septiembre de 2015

Las estrategias de Macri (3 mujeres) y Massa (Metas)

Mauricio Macri. Apuesta a las propuestas y a tres mujeres: Vidal, Michettti y Juliana

La estrategia de Cambiemos.
Anda contrariado Mauricio Macri. Tal vez sea entendible desde su lógica: hace poco más de un mes había 40 localidades bonaerenses bajo el agua y Daniel Scioli tenía que regresar de urgencia desde Italia; sobrevino en seguida el escándalo electoral en Tucumán; surgieron nuevas revelaciones del caso Nisman; y el país, por estas horas, está comandado por Amado Boudou. Pero el que tiene que responder sobre manejos sospechosos es él. Es evidente que los movimientos del jefe de Gobierno quedaron congelados por el cimbronazo que provocó la denuncia contra Niembro. “Lo que más bronca me da es que es el Gobienro quiere que la gente compre que somos todos lo mismo”, se le oyó rezongar a Macri en las giras por Salta y Jujuy.

Los estrategas de su campaña presidencial admiten que la Casa Rosada acertó con sus embates: Macri se vio forzado a correr sus ejes estratégicos y a adoptar una actitud defensiva, cuando su asesor estrella, Jaime Durán Barba, le pide todo lo contrario. “Tenemos que hacer algo y hacerlo ya. O despegamos ahora o nos quedamos afuera del balotaje”, se sinceraba el viernes uno de los armadores de la campaña.

Hay voces menos tremendistas. “Hoy estamos yendo hacia un balotaje con el Gobienro y eso se va a polarizar más”, sostiene Marcos Peña, el jefe de la campaña de Cambiemos. Peña y el resto del equipo trabajan para recuperar la iniciativa en el último mes de campaña.

“Propuestas, propuestas, propuestas”, es la consigna. Macri necesita instalar que otro país es posible, dicen en su entorno, y para eso es vital confrontar “los modelos”. Con ese propósito se lo verá un poco más agresivo en la comunicación: hablará de cuestiones concretas y difundirá qué hará en cada tema y cuáles son sus diferencias con Daniel Scioli. Para eso buscará retomar los tres objetivos que se planteó y que difundió la semana anterior: la lucha contra el narcotráfico, el combate contra la pobreza (pobreza cero, llama al programa) y la esperanza de un país unido. Esos tres ejes quedaron sumergidos por la polémica con Niembro.
Ahora Niembro no está más y todo lo que venga del Gobierno, que va a ser un carpetazo detrás de otro no lo pensamos contestar”, decía ayer en Quilmes uno de los funcionarios más cercanos a Macri. Esa decisión se adoptó pocas horas después de la renuncia del periodista a la candidatura a diputado nacional. “Inventen lo que inventen, no van a tener otro tipo tan popular para instalar una denuncia”, coincidió la mesa de comunicación del PRO en una reunión en el búnker de la calle Balcarce, en San Telmo. Allí, la noche anterior a la renuncia, más de uno vio llorar a Niembro.

La confrontación de Cambiemos con el FpV apuntará a las diferencias políticas, pero se detendrá especialmente en los nombres. Según el análisis que domina las conversaciones macristas la gente solo tendrá dos opciones a la hora de votar: Scioli-Zannini-Aníbal Fernández o Macri-Michetti-Vidal. Muchos macristas creen que para un amplio sector social, a simple vista, Macri y Scioli no son tan distintos en sus formas, pero que sí los separa “lo que viene detrás”.

La apuesta a “las mujeres de Macri”, como las llaman puertas para adentro, será fuerte. Ellas son: Vidal, Michetti y Juliana Awada. A las tres las imaginan con un rol que apunta a seduicir indecisos de aquí a octubre.
Vidal ya está instalada como una opción de poder en el principal distrito del país. “Mauricio aspira a que los bonaerenses entiendan que entre ella y Aníbal Fernández se juega el futuro de sus hijos. Si ese mensaje penetra será un beneficio extra para su propia candidatura porque en provincia no se corta boleta”, dicen en el comando de campaña.

Michetti comenzó a recorrer las provincias donde la fórmula necesita mejorar para descontarle puntos a Scioli. El foco estará en el norte, pero también en las provincias grandes, como Santa Fe y Córdoba. Michetti hará escalas de dos o tres días en cada lugar de la mano de los referentes radicales. Está previsto que en varias actividades se sume Juliana Awada. La esposa de Macri luce más activa y es probable que suba el perfil en algunos programas de TV. La única condición que puso es queno le pregunten de política.

Sergio Massa: un plan de metas de Gobierno para seguir en la pelea grande

La estrategia de UNA.En el arranque formal de la campaña, Massa presentará su plan de gestión junto a De la Sota y Lavagna.

Sergio Massa no paró. El 10 de agosto, a pocas horas de terminadas las PASO, cuando se volvió realidad el tercer lugar que le prometían las encuestas y que él mismo se empeñaba en negar para mantenerse con vida, atendió radios y se puso a diseñar sus próximas semanas de campaña. Ayer hizo algo parecido. Voló a un camping de bancarios en Chivilcoy y desde allí volvió a Tigre para un acto por la candidatura de su candidato a intendente, Julio Zamora. En las horas que le quedaron enredadas entre los dos eventos, trabajó en la planificación de los días que faltan hasta el 25 de octubre. Él mismo lo dice: “El que se mete en esto no puede hacer otra cosa”.
Mañana, Massa hará un acto en el Teatro Broadway junto a José Manuel De la Sota, Roberto Lavagna y el equipo de UNA para presentar lo que llama “Metas de Gobierno”. “Yo ya estoy instalado como el candidato que muestra propuestas. Eso marcan nuestros focus groups. La gente ya me ve así. Y en estas cinco semanas de campaña que quedan voy a seguir con eso”, adelanta el jefe del Frente Renovador. Después del acto, dedicará toda la semana a viajar con De la Sota -hoy su principal aliado político y mano derecha en el armado electoral- por ocho provincias para llevar sus diez metas.
En las últimas semanas, Massa acentuó sus diferencias con Mauricio Macri, con quien se había mostrado peligrosamente cerca luego de las Primarias, en un acuerdo que los dos negaron pero que, pensaban, podría traerle rédito a los dos. Hoy, aquel romance maldito se esfumó.
En primer lugar, la foto que los mostró juntos -acompañados por Margarita Stolbizer y otros dirigentes de la oposición- denunciando las irregularidades en la elección tucumana generó una revuelta dentro del Frente Renovador: la mayoría de los intendentes que lo acompañan y buena parte de los diputados nacionales de su bloque avisaron que, si Massa no llega a la segunda vuelta, harán campaña por Daniel Scioli y no por Macri. Algunos de ellos, incluso, lo dijeron en público. No hay nada que desespere más a Massa que la posibilidad de una sangría de dirigentes como la que padeció antes de agosto.
Además, los patinazos del jefe del Gobierno porteño de los últimos días y una remontada propia en las encuestas convencieron a Massa de que tenía una nueva oportunidad, o al menos de que debía llegar lo más fuerte posible a las elecciones.
“¿Macri quiere ganar? La gente ya empieza a dudar de eso”, asegura un hombre que trabaja en la campaña massista. En contraste, en su equipo ya saben que no tienen que explicar la voracidad de Massa: nadie duda de que su único plan en el mundo es llegar a la Casa Rosada. Si no lo consigue esta vez, seguirá trabajando por años para lograrlo.
Sólo una cosa puede alterar la agenda que se armó Massa para esta semana: la definición que tome la Corte Suprema de Tucumán sobre las elecciones para gobernador. “Si proclaman ganador a (Juan) Manzur, en dos minutos la gente va a ir a la Plaza de Mayo”, arriesga un dirigente de la mesa chica massista. En ese punto, los objetivos de Massa y Macri podrían volver a ser congruentes. Los dos quieren nacionalizar la preocupación por el fraude para octubre. No los mueve la pasión por los adornos institucionales: en un escenario electoral tan cerrado como el de hoy (Ver página 4), tres puntos de diferencia -la que hubo entre el resultado del escrutinio provisorio y el definitivo en Tucumán- pueden definir si Scioli gana en primera vuelta o si tendrá que enfrentar un balotaje. En el macrismo lo explican igual: “Si el domingo a las 12 de la noche dicen que Scioli sacó 41 y Macri 30 puntos, lo proclaman presidente por tele y después andá a darlo vuelta en el escrutinio definitivo”, asegura un hombre que habla varias veces por día con Macri.
Luego del raid nacional para mostrar sus diez promesas de gestión, Massa se concentrará en el conurbano bonaerense para poner el dedo en lo que cree son los puntos débiles del kirchnerismo: la candidatura de Aníbal Fernández a gobernador y la situación económica. En los equipos técnicos del Frente Renovador calculan que el panorama de la recesión se agravará cada día un poco más y que pesará en el ánimo de los votantes más que en las PASO.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog