domingo, 6 de septiembre de 2015

Caso Hotesur: balance sin firmas y un sospechoso préstamo a Kirchner

Caso Hotesur: balance sin firmas y un sospechoso préstamo a Kirchner

Sospechas de corrupción
Los datos surgen de la documentación que el matrimonio le presentó al Estado antes de ser denunciado. El balance no está avalado por ningún auditor, como exigen las normas.

El Alto Calafate es uno de los cuatro hoteles de los Kirchner al que la Justicia investiga para saber si fue usado para lavar dinero de la corrupción. La documentación que la propia familia presidencial le presentó al Estado, antes de ser denunciados por este tema, los complica. El único balance contable entregado a un organismo estatal fue el que correspondía al ejercicio financiero de su hotel durante el 2009. Al contrario de lo que dictan las normas, no está avalado por ningún auditor: su nombre o su firma no están en ningún lado. Que el auditor sea un “fantasma” es una acción muy llamativa y burda para una sociedad comercial que no tiene nada que ocultar, analizaron ante Clarín expertos en finanzas.
El balance del Alto Calafate del 2009, además, da indicios de otras maniobras sospechosas, como un préstamo por $ 4.624.879,45 que la firma le cedió como “crédito” al accionista mayoritario, el entonces ex presidente Néstor Kirchner.
Ese número, además, no corresponde con los bienes que la esposa del dueño del hotel registró ante la oficina anticorrupción (OA), nada menos que la Presidenta.
En su declaración jurada de 2009, Cristina aseguró que la deuda que su “cónyuge” tenía con el Alto Calafate ascendía a $ 5.542.779. Entre el crédito que recibió Néstor y esa cifra que figura en la OA hay una diferencia de $ 917,900.
Como cualquier funcionario público que presentaba declaraciones juradas en ese momento (luego cambiaron las normativas), la Presidenta afirmó “bajo juramento” que eran correctos los montos y bienes que había registrado como de su propiedad y de su esposo.
A eso se suma que el ejercicio contable del Alto Calafate del 2009 asegura que la empresa obtuvo ese año$ 2.007.703,66 de ganancias. Kirchner había comprado el hotel un año antes. En el 2008, los dueños anteriores del negocio, empresarios experimentados en el mercado del turismo, habían ganado $ 469.868,88.
Kirchner logró aumentar la cifra en más de $ 1,5 millón. Eso, siempre según los balances firmados por el auditor “fantasma”, que a su vez fueron aprobados por el ex presidente, y por su hijo, en asambleas realizadas en el 2010 mal confeccionadas: sus actas ni siquiera registran en qué sede de la empresa se realizaron.
Sólo tres días después de comprar el Alto Calafate, el ex presidente le alquiló el negocio a su socio Lázaro Báez, contratista de la millonario obra pública que financiaba el Presupuesto Nacional. Hasta el 2013, Báez les pagó a los K alrededor de 5 millones de pesos por el alquiler anual del Alto Calafate.
Desde agosto del 2013, quien renta el hotel es la empresa Idea S.A, del socio K Osvaldo Sanfelice: paga por la misma locación 800 mil pesos por año. Entre un contrato y alquiler y otro la Justicia de Argentina y de varios países inició investigaciones por lavado sobre Báez, socio de los Kirchner.
Según consta en la Justicia, Kirchner compró Hotesur, la sociedad dueña del hotel Alto Calafate, el 7 de noviembre del 2008. Pagó por esa operación US$ 4.900.000. Quien realizó todo en “comisión” y en su nombre fue Sanfelice. En la actualidad, es quien administra la cadena de hoteles K. A la vez, es socio del hijo de la Presidenta, Máximo. Sanfelice es clave en la red de sociedades comerciales K.
Los documentos que corroboran la información sobre la contabilidad sospechosa del Alto Calafate están en poder del nuevo juez del caso Hotesur, Daniel Rafecas. El magistrado que instruía el expediente era Claudio Bonadio, pero fue apartado en tiempo récord por los camaristas Jorge Ballestero y Eduardo Farah: fue él quien recolectó las pruebas de la causa que tanto altera a la Casa Rosada.
Hasta ahora, los Kirchner se defendieron de las acusaciones en su contra acusando a Bonadio, denunciando complots, y retrasando el avance de la causa.
En noviembre pasado, Hotesur, difundió un comunicado que afirmaba que los balances de la empresa, incluido el del 2009, habían sido “auditados y legalizados ante el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos”. Los propios papeles de Hotesur contradicen a la propia empresa. Los balances del 2009 fueron “avalados” por un anónimo. O sea:con una cuestión de fe.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog