Chat Deliverado

domingo, 3 de mayo de 2015

Ahora dicen que se viene la derecha por Alejandro Borensztein

Ahora dicen que se viene la derecha

Humor político

Justo el viernes anterior a las PASO, el laboratorio suizo NOVARTIS anunció la venta, al laboratorio argentino GADOR, de la marca del medicamento RELIVERAN.
Mal momento para venderla. Qué poca visión para los negocios tienen estos suizos. Se olvidaron que, después de la última derrota del kirchnerismo en la Capital en 2011, Fito Páez declaró que la mitad de los porteños le daban asco. Y eso que Filmus había sacado casi el 30% de los votos. Imagínese ahora, que sólo sacaron el 18%. Más exactamente, 342.000 votos (en realidad son 341.378 votos, pero redondeo para arriba para mitigar la humillación).
Si como señalan los talibanes K, el voto opositor es de derecha y da asco, a 50 pesitos la cajita de RELIVERAN y calculando 340.000 tipos con náuseas, los suizos se perdieron de ganar 17 millones de mangos en una sola noche. Unos chambones.
¿Realmente todo lo que no es kirchnerismo es tan asquerosamente de derecha como ellos dicen? Al menos así lo expresan. Una de las panelistas del programa diario de propaganda neofascista de la TV Pública, dijo que Martín Lousteau era "la derecha". Y la panelista que estaba a su lado entró en la historia de la televisión con un razonamiento inolvidable para explicar el petit bochorno electoral: "Las señoras porteñas no toleran que ahora, gracias al kirchnerismo, sus mucamas tengan el mismo poder adquisitivo que ellas". ¿Qué tul?
Si yo fuera Cristóbal López (se acaba de comprar la empresa que produce el programa), escondería ese tape para siempre. En realidad, si yo fuera Cristóbal López no la hubiese comprado nunca. Sus dueños actuales serán parte del elenco en la segunda temporada del "Nunca Más" que arranca en 2016. Van a hacer de acusados. ¿Para que quedar entonces pegado con ellos?
Más aún, si yo fuera Cristóbal López y tuviera toda la que tiene, me estaría rascando las ruletas en Saint Barth y no me calentaría por ninguna de estas cosas. Y acá paro. Esto es lo único que voy a escribir sobre Cristóbal López. No soy ningún boludo. Yo, las de Scorsese las vi todas.
Volviendo al punto, cabe decir que Michetti, aún perdiendo su interna contra Larreta, sacó ella solita 345.000 votos. Más que los siete candidatos del kirchnerismo juntos que arañaron los 342.000. Si, así como lo escuchó, eran siete: Recalde, Cerrutti, Ibarra, Heller, López, Ramos y un señor de bigotes que se ve que andaba por ahí y en el revoleo sacó como 2.000 votos. Un tal Oviedo.
Evidentemente algo le falló a la Presidenta y a sus muchachos de La Cámpora. Una vez más, el progresismo de Alperovich, Milani, Boudou, Insfrán, Moreno, D'Elía, Zamora (el malo, el de Santiago del Estero), Capitanich, Beder Herrera y su minería con cianuro y tantos otros, no pudo contra el fascismo diabólico del PRO, de Lousteau y Ocaña, de Bregman o de Zamora, el bueno.
Sin embargo, en la Capital Federal la Presidenta supo sacar el 35% en 2011, Pino hizo grandes elecciones, también Lilita o Altamira. Alguna vez triunfó el mismo Ibarra que ahora ni llegó al 2% (lo cual a esta altura de la historia ya es todo un milagro). O sea que tan facha no era la Capital. De hecho, concentra la mayor población de estudiantes universitarios, profesionales progres, intelectuales, artistas, etc. ¡¡Hasta Carta Abierta vive en Buenos Aires!! Sin embargo, aún así hay un 82% de fachos asquerosos.
¿Será que los porteños han perdido la brújula y ya no tienen claro dónde queda el progresismo y dónde queda la derecha? ¿O será que el progresismo y la derecha ya no están donde solían estar? Las cosas ya no son tan claras. Muchos discursos progresistas se han develado como falsoprogresitas y autoritarios. Antes uno escuchaba al filósofo José Pablo Feinmann y al periodista Eduardo Feinmann e inmediatamente sabía cuál era el Feinmann bueno y cuál el Feinmann malo. Ahora los escuchás a los dos y para acordarte cuál era el bueno tenés que mirarles las tetas.
Yo creo que para revertir un poco la cosa, Recalde debería anunciar medidas que despejen toda duda sobre dónde está el progresismo y dónde la derecha.
Por ejemplo, podría proponer cambiarle el nombre a la Torre River View de Puerto Madero y ponerle Torre Sierra Maestra. De ese modo, cuando Vanderfrula lo pase a buscar a Boudou para salir de joda, el Vice podría decirle por el portero eléctrico: "Aguantame, ya estoy bajando de Sierra Maestra". Y de esa manera reforzarían un poco el relato que se les está cayendo a pedazos con los choreos de los hoteles, los nuevos romances con las dictaduras asiáticas, la joda con los iraníes, la minería a cielo abierto (perdón que insista), la desesperación por tomar deuda para juntar dólares, el 25% de inflación y de pobreza, y otros logros.
También podrían cambiarle el nombre a la Costanera Sur y ponerle Playa Girón. De ese modo, en lugar de decir "Che Cuervo, venite a la Costanera Sur que estamos con Máximo clavándonos unos panchos con una birra al lado de la estatua de Lola Mora", podrían decir "Che Cuervo, venite que estamos con Máximo pertrechándonos en Playa Girón". Es otra cosa, suena diferente.
Quién te dice, hasta da para que Ella meta un bocadillo por Cadena Nacional, por ejemplo, "ayer estábamos con Zannini y De Vido recordando logros mientras mirábamos, a lo lejos, Playa Girón". Así los mal pensados no dirían que andan contando mosca en el living de un derpa en Puerto Madero con vista al río.
Además, así Forster les podría defender mejor el cuentito. Si no, va a tener que seguir escondido.Es más, el Madero Center, donde la Presidenta tiene los derpas y las cocheras, y además funcionan las cuevas de Elaskar, Fariña & Cia, podría llamarse Malecón Center, como la costanera de La Habana.Así los funcionarios, en lugar de decir: "me voy al Madero a comprar las 20 lucas en grone por culpa del cepo", podrían decir "me voy al Malecón a enfrentar el bloqueo". Es lo mismo, pero parece otra cosa.
No sé si con estas ideas van a juntar más votos, pero por lo menos van a disimular un poco lo que realmente son.
Finalmente, al kirchnerismo le cabe la famosa frase del escritor inglés Henry Fielding (1707-1757): "Es ridículo aparentar más de lo que uno es, pero mucho más ridículo es aparentar lo contrario de lo que uno es".
Dejando atrás a estos tipos que en realidad ya se fueron, la tarea es mirar bien a los que vienen. Ojo con el Compañero Mauri, el Compañero Lancha, el Compañero Massa (sigo sin sacarle el apodo, pero ya me va a salir) y la Compañera Margarita, ordenados por sorteo. Hoy, eso es lo importante. En realidad, mañana lunes. Hoy domingo, lo importante está en la Bombonera.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog