Chat Deliverado

sábado, 11 de abril de 2015

Un avión compromete a Báez en la causa de lavado

DENUNCIA CONTRA EL EMPRESARIO KIRCHNERISTA  

Un avión compromete a Báez en la causa de lavado

Por Emilia Delfino. Detectaron uno de sus jets privados en Mendoza, en el momento en el que Fariña compró un campo que se usó para lavar dinero. 

El carrizalejo. Fariña lo compró el 16/12/2010 para un tercero, cuya identidad se desconoce, a U$S 5 millones y lo vendió a US$ 1,8 millón.
Una nueva prueba pone aLázaro Báez más cerca del procesamiento por presunto lavado de dinero. Uno de los aviones privados que el empresario suele alquilar desde hace años aterrizó en el aeropuerto de Mendoza el día que se firmó la compra del campo por el que se lo investiga. Así consta en la causa judicial, según pudo establecer PERFIL.
Báez negó ante el juez federal Sebastián Casanello ser el dueño oculto del campo El Carrizalejo, de Tupungato, una propiedad que Leonardo Fariña escrituró el 16 de diciembre de 2010 en nombre de un tercero, cuya identidad se desconoce. Esa mañana, el Lear Jet LV-BPL, que Lázaro y su entorno utilizan, estaba en Mendoza.
La Justicia intenta establecer quiénes viajaron en ese vuelo, pero el Gobierno demora la respuesta, según fuentes judiciales. La presencia de ese avión despertó demasiadas dudas en el fiscal federal Guillermo Marijuan. También en el juez. Si Báez, su hijo Martín, su abogado Daniel Pérez Gadín o cualquiera de los sospechosos en este caso estuvo en Mendoza ese día, Lázaro queda más cerca del procesamiento por lavado. El campo fue comprado en unos US$ 5 millones, pero Fariña lo vendió más tarde al empresario Roberto Erusalimsky por sólo US$ 1,8 millón. Por eso, la operación podría ser una maniobra de lavado de dinero.
Marijuan recibió el jueves una lista de vuelos privados de Báez, su familia, sus gerentes y personal de confianza. Se la entregó Mariana Zuvic, dirigente de la Coalición Cívica de Santa Cruz. La lista abarca vuelos entre junio de 2008 y abril de 2013 entre los aeropuertos de San Fernando y Río Gallegos.  
En esa lista de vuelos, el Lear Jet LV-BPL aparece 19 veces. El propio Lázaro lo utilizó durante ese período al menos tres veces: en abril y agosto de 2011, y en febrero de 2012. Su hijo Martín viajó seis veces en ese mismo avión. Su hermano menor, Leandro, estuvo también en el jet una vez junto a Martín. Melina Báez, la menor del clan, lo usó al menos dos veces.
El abogado Daniel Pérez Gadín, sospechado de ser quien transmitía las órdenes a Fariña, es otro de los asiduos pasajeros del Lear Jet LV-BPL. Según los registros, compartió vuelo con otros miembros del entorno de Báez unas cinco veces. El abogado Jorge Chueco, que viajó junto a Pérez Gadín a Suiza para supuestamente terminar la ingeniería de lavado de dinero de Báez en ese país, es otro viajero frecuente del jet. Otros hombres de extrema confianza de Lázaro, como los ingenieros Julio Mendoza, Hugo Uribe, Jorge Bringas y el contador Claudio Bustos también viajaron en ese mismo avión.
La empresa dueña del avión, Pacific Ocean, informó a Casanello que no cuenta con la lista de pasajeros del vuelo de diciembre de 2010 a Mendoza. Esa nómina está en poder de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). El organismo es manejado por Alejandro Granados, hijo del ministro de Seguridad de Daniel Scioli. Lázaro tiene nexos directos con la ANAC gracias a que comparte personal con ese organismo. Casanello pidió esa lista y espera la respuesta del organismo, que demora la entrega de la información.
Un día antes de que Báez debiera declarar en esta causa, Fariña se presentó y dijo quehabía comprado el campo de Mendoza para su ex jefe Carlos Molinari. Este empresario echó por tierra la nueva versión de Fariña cuando le dijo al juez: “Para la fecha en la que debieron iniciarse las gestiones para la compra del campo, yo no conocía a Fariña”.
Algunos de los pasajeros que acompañaron a los Báez se inscribieron en las planillas de vuelo con DNI o nombres falsos. Un gracioso se anotó como Money Morgan. En febrero de 2012, por ejemplo, dos pasajeros que acompañaron a los hijos de Báez y a Julio Mendoza, autoridad de Austral Construcciones, se identificaron con documentos de identidad de otras personas. Uribe y Bringas, empleados de alto rango de Báez, utilizaron los DNI de un electricista de San Luis y un hombre del Chaco. Iban en el Lear Jet LV-BPL.
El piloto que llevó a los Báez en ese jet es el mismo que piloteó el avión privado de Báez, el LV-ZSZ, el 26 de enero de 2011, ida y vuelta entre San Fernando y Gallegos. Su pasajero era Fariña. En el jet de Báez también viajaron el jefe de la DGI, Rubén Toninelli, y su hijo Federico, como reveló ayer Clarín. Este funcionario es quien tiene a su cargo la fiscalización de Austral Construcciones.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog