sábado, 18 de abril de 2015

La "verdadera" lucha en "La Salada": "Barrabravas contra piratas del asfalto"

Barrabravas contra piratas del asfalto, la pelea territorial en La Salada

El negocio de la venta ilegal.El miércoles un hombre recibió seis tiros en la piernas. Se sumó a tres muertos en los últimos meses. Se disputan la calle con los negocios paralelos a la feria.

La pelea es territorial y sirve una ecuación para entender por qué la disputa por cada centímetro de calle libre alrededor de las ferias oficiales de La Salada dejó ya tres asesinatos en los últimos meses y un herido de bala, el miércoles pasado. Por cada uno de los 10 mil puestos que por orden judicial fueron desalojados la semana pasada se podía llegar a pagar $ 500 por día. Y el alquiler era sólo una parte del negocio que con los violentos episodios sacaron a luz el enfrentamiento entre piratas del asfalto y barrabravas.
Las tres ferias oficiales de La Salada (Urkupiña, Ocean y Punta Mogote) nacieron hace 20 años y la explosión llegó a finales de 2002. Por entonces, se calculaba que tenían 30 mil puestos y que podían llegar a facturar $ 150 millones por día de feria (ver El lugar...)
La máquina de hacer plata necesitaba expandirse y así nació hace cinco años la feria de La Ribera (en la calle paralela), la que fue desalojada hace unos días por orden del juez de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale. Venía creciendo y llegó a ocupar 15 cuadras con unos 10 mil puestos. Mucha plata en juego y muchas partes en pugna para quedársela.
Uno de los primeros en poner un pie fue Adrián Castillo, sobrino de Jorge Castillo dueño de la feria Punta Mogote y cara mediática de La Salada. Empezó con el estacionamiento de combis que llegaban a la feria, hizo tareas de seguridad hasta que comenzó con los puestos. Fue entonces que aparecieron en escena los barras de Boca. La cara más visible fue Marcelo Aravaena, de la facción de Lomas y muy ligado a Rafa Di Zeo, quien este año recuperó el poder en La Doce. El negocio fue creciendo y sumando socios. Ingresó parte de la vieja guardia de la barra de River y en los últimos tiempos se sumaron facciones de San Lorenzo y Lanús. ¿La convivencia? “Cuando hay negocios de por medio, olvidáte de la pasión por la camiseta. Hace cuánto no se da una pelea entre barras de distintos equipos. Son todas disputas internas y por negocios”, detalló una fuente que conoce el movimiento de las barrabravas.
Unidos los barras y con un negocio que ya movía millones empezó a gestarse la disputa por el terreno. Y el enfrentamiento fue con la banda de “Los Chaqueños”, con antecedentes de piratas del asfalto, e históricos en la zona. “Son de toda la vida del barrio”, relató a Clarín un vecino que pidió reservar su nombre. Y amplió: “Yayo es el que la formó. Tiene unos 60 años. En el barrio, se sabe que está metido en todas. Siempre estuvieron vinculados al mundo del delito: son reconocidos piratas del asfalto”. Con el tiempo sumó a sus hijos y sobrinos, conocidos como “Los Chaqueñitos”. Para los vecinos son la fuerza de choque de Jorge Castillo, el administrador de Punta Mogote, la feria más grande de las tres oficiales.
Por eso, una de las versiones era que el desalojo de la feria más ilegal, la de la calle, respondía a un deseo de Castillo. Todos aquellos que alquilaban puertas afuera deberían hacerlo bajo techo donde el puesto llega hasta los $ 2.000 por día. Sin embargo, distintas fuentes consultadas aseguran que “Los Chaqueños” pugnaban también por copar la calle. Y de hecho el desalojo llegó por una causa que incluía amenazas, extorsión y portación de armas. Fue abierta por testimonios de los vecinos que viven sobre la calle de la Ribera. Aseguraban, por ejemplo, que les cobraban peaje por entras a su propias casas.
Lo testimonios recogidos apuntaban por igual a los barras y a “Los Chaqueños”. De hecho, un sobrino de Yayo está preso por el homicidio de Pinky Rodríguez, asesinado el 23 de febrero a metros del Puente La Noria. Se cree que el crimen fue parte de una pelea por las paradas de combis truchas que llegan a la feria. Ante habían caído los hermanos José y Pablo Zárate, vinculados a la barra de Boca.
Desalojadas las 15 cuadras de la Ribera, quedaban calles internas con más puestos. La versión de  un nuevo desalojo hizo estallar la violencia y generó el último choque entre las bandas que se disputan el territorio. Esteban “Pato” Rodríguez, un barra de Boca, terminó con seis tiros en las piernas.
La fuerte presencia policial trajo un aparente calma. Nadie puede asegurar cuánto durará.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog