domingo, 5 de abril de 2015

Demasiada gente nerviosha... por Alejandro Borensztein

Demasiada gente nerviosha

Humor político

Y eso que recién estamos en abril. Imagínense lo que va a ser este país en agosto. Según deschavó la Presidenta por Cadena Nacional, la mamá de un ministro está tan angustiada por lo que ve en los noticieros, que no se puede dormir sin tomar un Rivotril. Nada nuevo. De hecho, hoy en día es muy común clavarse un caramelito feliz cada noche, como para tratar de bajar y apoliyar un poco mejor. Al menos esto es así dentro de mi “colectivo” social, tal como ahora se denomina a cualquier grupo de personas (“colectivo” es un término muy Mariotto). En realidad, el nervioshismo es transversal a nuestra política. Empezando, por supuesto, por el gobierno que se ve venir el final del helicóptero free y comienza a sentir el estupor de volver al bondi. Lo del bondi es una forma de decir. El que toman ellos se parece bastante a un AUDI A6, pero filosóficamente para esta gente es como un bondi.
Mi tío solía decir que lo más difícil de esconder es la guita. En algún lado se te nota. Basta con mirar a un funcionario, en cualquier entrevista televisiva, para detectar si el tipo es o no un posible futuro imputado. A veces se nota en el traje, o en la corbata o en los tamangos. Y a veces todo eso está bien disimulado, pero de repente van a un plano corto de las manos y bajo la manga de una camisa de 300 mangos, asoma artero, botón, socarrón y traicionero un Rolex Cellini de 30.000 dólares que no se hubiera podido comprar ni juntando todos los sueldos que cobró como funcionario público en los últimos 20 años. Yo te vi usando el Cellini, gato. Es muy simple: o allí hubo un abuelo millonario, o hay alguna cosita rara que al tipo se le termina en diciembre. 
Tan o más nerviosho que el gobierno, está la oposición que juega un partido a todo o nada. A un pasito de la gloria, el Compañero Lancha y el Compañero Mauri, juegan a matar o morir. El que gana se lleva todo y el que pierde se vuelve a casa para nunca más nunca volver. Massa es más joven y todavía se puede dar el lujo de perder. Y Stolbizer la tiene más difícil pero curiosamente, aún en el caso de perder, si hace una buena elección tiene futuro. Como se dará cuenta, amigo lector, yo meto en la bolsa opositora al Compañero Lancha y, aunque no lo nombré, también al Compañero Vagón (Randazzo). Por mucho que la quieran dibujar, a mi no me van a engañar. Y a la Compañera Jefa, tampoco. A manera de aperitivo, ya se despacha Rivotril en cada esquina de Buenos Aires ante la inminencia de las PASO locales. Lo que debió haber sido un trámite para el PRO, ya se les transformó en un dolor de huesos. Mauri le puso todos los drones a Larreta (porque todavía helicópteros no tienen) pero Michetti ha decidido complicarles la vida. Ahora les propuso hacer 15 debates de acá a las PASO del 26 de abril. O sea, 15 debates en… 23 días!! 
Teniendo en cuenta la gracia que tienen estos dos, esta ocurrencia hubiera sido la manera más directa de transformar a Lousteau en Jefe de Gobierno. Por suerte la idea no prosperó y los porteños nos salvamos de semejante embole. A Dios gracias. El paro del martes tampoco ayudó a calmar los nerviosh. A los oficialistas falsoprogresistas, los puso muy nervioshos la masividad. Y a los contreras progresistas y democráticos los descolocó el hecho de que, ni bien empezaron a festejar, se dieron cuenta que al lado de ellos aplaudía Luis Barrionuevo, feliz y con el diente de oro brillando.
¿Y los miles de militantes que el gobierno está metiendo en todo el Estado Nacional para protegerse y sabotear a los que vienen, no están nervioshos? Ya son muchos los que se avivaron de que el 10 de diciembre le harán la gran despedida de Ella y su épica, y el 11 a la mañana les llegará el telegrama de despido. En los últimos días, Bossio, Domínguez y tantos otros, se empezaron a mostrar con el Compañero Lancha como si fuera un pibe de “La Cámpora”. Hasta la Jefa lo empezó a mimar un poquito. Deben ser los nerviosh ya que es sabido que, para el kirchnerismo, todo lo que no se llama Kirchner es sospechoso. 
Tal vez esta sea una de las razones por las que reapareció el Compañero Máximo. Un discurso de diez minutos el año pasado en Argentinos Juniors, y una entrevista radial alcanzaron para consagrarlo como un gran estadista. Cabandié lo propuso como candidato a presidente, Larroque como candidato a gobernador, y Kunkel y otros compañeros lo propusieron como Diputado Nacional o cualquier otra cosa que el tipo tenga ganas de ser. Es más, Parrilli dijo que Máximo lee mucho y Aníbal Fernández dijo que nunca le escuchó decir ninguna estupidez. Caramba. Para la política argentina, leer y no decir estupideces ya es todo un mérito. La entrevista telefónica no estuvo mal. Se lo escuchó sereno, razonable y sencillo. No parecía un Kirchner. Sin embargo cometió algunos errores, tal vez por inexperiencia. Insistir en que el kirchnerismo es el progresismo y el resto de la oposición es la derecha, ya no se lo cree nadie. Y acusar al PRO de tener ex funcionarios del gobierno de la Alianza es un boomerang.
De hecho, su propia socia Nilda “Lenin” Garré (socia en el sentido político, por supuesto) fue la Viceministra del Interior de De La Rua. Y Diana “el Che” Conti, fue subsecretaria de DDHH desde 1999 hasta el 26 de diciembre de 2001. O sea que se quedó… 6 dias más que De La Rua. Alguien la habrá llamado y le dijo “Che, hubo un quilombito en Plaza de Mayo, no se, fijate”. También fueron parte de la Alianza Debora “Gramsci” Georgi, Juan Manuel “Cienfuegos” Abal Medina, Martin “La Pasionaria” Sabbatella y muchos más. Ni hablar de los que estuvieron en el gobierno de Duhalde como Jorge “Trotsky” Capitanich o Aníbal “Marx” Fernández (en este caso es por Groucho, obviamente). Qué decir de papá y mamá Kirchner, que viajaron colgados de las boletas de Menem durante 10 años. Es más, Victor Hugo Morales que le hizo la nota, fue uno de los que más apoyó al campo y a la Rural durante la crisis de la 125 en el 2008 y se cansó de criticar al gobierno y maltratar al Compañero Jefe hasta el año 2009. El archivo es un camino de ida. Hay que tenerlo muy limpio para abrir la boca sin ponerse nerviosho. Mal negocio arrancar por el pasado. Yo que Máximo, empezaría mi carrera política por otro lado. La primera nota que escribí para el diario, hace ya ocho años, se tituló:“In questa casa siamo tutti nervosi, anch ‘il gatto”. ¿Será vivir nervioshos nuestro destino? En fin, Rivotril para todos. Y todas.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog