Chat Deliverado

domingo, 5 de abril de 2015

Conmoción por la masacre de 150 estudiantes en Kenya y el mundo sigue como si nada..

Islamismo

Conmoción por la masacre de 150 estudiantes en Kenya

Un grupo jihadista vinculado con Al-Qaeda atacó una universidad; allí se ensañó especialmente contra los cristianos; los rebeldes rechazan el envío de tropas a Somalia
Enlace permanente de imagen incrustada
NAIROBI. Kenya y la comunidad internacional estaban ayer conmocionados por la crueldad delataque de jihadistas somalíes contra jóvenes, especialmente cristianos, en launiversidad de Garissa, en el nordeste del país africano, donde anteayer fueron asesinados al menos 148 personas.
El líder del grupo somalí Al-Shabaab amenazó ayer incluso con nuevos golpes en territorio keniano. "No habrá ningún lugar seguro para ustedes mientras Kenya mantenga tropas en Somalia", dijo su vocero, Sheikh Ali Mohammed Rage, a radio Andalus, vinculada con el grupo y citada por el sitio sudafricano News24.
Muchos kenianos estaban furiosos porque la masacre se produjo pese a que se emitieron tres advertencias la semana pasada respecto de un ataque inminente en la universidad. "Estas cosas ocurren debido a la negligencia del gobierno. Que algo como esto ocurra cuando había rumores es inaceptable", dijo Mohamed Salat, de 47 años, un empresario keniano-somalí.
El gobierno reconoció que, además de los muertos, al menos 79 personas resultaron heridas, muchas de gravedad. Pero dado que un número incierto de estudiantes todavía están desaparecidos, la cantidad de víctimas fatales podría elevarse.
"Sí, existe la posibilidad de que el número [de muertes] aumente", dijo una fuente del gobierno vinculada a las investigaciones por el atentado.
El ataque provocó ayer un repudio inmediato en todo el mundo. El papa Francisco envió un telegrama al presidente de la conferencia episcopal de Kenya, el cardenal John Njue, en el que condenó la "insensata brutalidad" del golpe.
Kenya, un país donde casi el 80% de la población pertenece a alguna denominación cristiana y sólo el 10% es de religión musulmana, desplegó tropas en Somalia, en 2011, para ayudar al gobierno a combatir a los jihadistas vinculados con Al-Qaeda.
Un grupo de aparentemente cuatro jihadistas asaltó en la madrugada de anteayer el campus de la universidad de Garissa (Nordeste), a unos 150 kilómetros de la frontera con Somalia, donde estudian miles de jóvenes originarios de distintas regiones.
Luego de unas primeras ráfagas indiscriminadas, los jihadistas comenzaron a someter a un interrogatorio a sus víctimas con preguntas sobre la vida del profeta Mahoma, para separar a los cristianos de los islámicos.
La toma se extendió durante todo el día hasta la noche, cuando las fuerzas gubernamentales abatieron finalmente a los asaltantes.
"No tememos a la muerte, para nosotros va a ser como unas vacaciones de Pascua", se burlaron los jihadistas frente a sus víctimas.
Amuna Geoffreys, un estudiante sobreviviente, estaba rezando con otros cristianos cuando comenzó el tiroteo y logró esconderse en un matorral, pero escuchó los diálogos de los jihadistas.
"Los asesinos ordenaron a la gente que llamara a sus casas para decirles a sus padres: morimos porque Uhuru Kenyatta [el presidente keniano] insiste en permanecer en Somalia -relató el joven-. En cuanto llamaban a sus padres, los mataban."
Los rescatistas relataron también imágenes del horror. "He visto muchas cosas, pero nada como esto -afirmó Ruben Nyaora, un enfermero que trabaja para la ONG International Rescue Committee (IRC)-. Había cuerpos por todas partes que habían sido ejecutados en hilera; vimos a personas a las que les habían cortado la cabeza a disparos. Todo ello en medio de un desorden espantoso."
El socorrista dijo haber visto a tres mujeres aparentemente muertas, cubiertas de sangre de los pies a la cabeza, que salieron indemnes de entre una pila de cadáveres.
"Las mujeres contaron que los atacantes gritaban en swahili mientras disparaban: «Vinimos para matar y para que nos maten» -dijo-. Luego dijeron a las mujeres que «nadaran en la sangre», como para burlarse de ellas, y se marcharon ignorándolas."
Ayer centenares de sobrevivientes y familiares se agolpaban ante las rejas de la universidad, acordonada por las fuerzas de seguridad. En el interior se recogían los últimos cadáveres y el ejército registraba el campus para asegurarse de que ya no había ningún peligro.
"Estoy tan preocupado, tengo un hijo que estaba entre los estudiantes atrapados en la universidad y no tengo noticias suyas desde ayer", explicó Habel Mutinda, entre sollozos.
"He intentado identificar su cuerpo entre los muertos -añadió este anciano-. Tengo que hacerlo antes de que se descomponga con el calor (...) He pasado toda la noche aquí, ha sido muy difícil, es doloroso."
Este ataque fue el más mortífero en Kenya desde el perpetrado por Al-Qaeda contra la embajada estadounidense en 1998, en el que murieron 213 personas.

UNA EXTENSA HISTORIA DE TERROR JIHADISTA

Amplio control
A fines de 2008, el grupo Al-Shabaab logró el control de la mayor parte del sur de Somalia e inició allí una estricta aplicación de la sharia.
Ataque a hotel
En 2009 un atacante suicida explotó un vehículo frente al hotel Medina en Beledwyne, Somalia, donde murieron 35 personas, entre ellas, el ministro de Seguridad somalí.
Golpe en Uganda
En 2010 se atribuyó un ataque suicida contra espectadores de un partido de fútbol en Kampala, Uganda, en el que murieron 76 personas.
Camión con explosivos
En 2011 lanzaron un camión con explosivos contra un ministerio en Somalia y dejaron 139 muertos y 93 heridos.
Tiroteo en el shopping
En 2013 los rebeldes jihadistas iniciaron un feroz tiroteo que duró tres días en el shopping Westgate de Nairobi; en total, hubo 67 muertos y 175 heridos.
Agencias AFP, Reuters y EFE

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog