domingo, 22 de marzo de 2015

Subió casi 70% la cantidad de empleados públicos desde 2003 por: Ismael Bermúdez

Subió casi 70% la cantidad de empleados públicos desde 2003

El Estado en la economía.En ese mismo periodo, la dotación privada avanzó 22%. En 2014, el Estado generó el 75% de los nuevos empleos.

Desde enero de 2003, el empleo público creció un 67%, equivalente a 1,5 millón de personas, mientras que el empleo privado sumó 2 millones de trabajadores, apenas un 22% más. Los mayores incrementos en el sector público se dieron en 2011 y 2013, en coincidencia con años electorales.
Se calcula que, sobre 16 millones de ocupados (formales, informales, por cuenta propia y autónomos), casi una cuarta parte –3,7 millones de personas– se desempeña en el sector público nacional, provincial o municipal, cuando en 2003 se ubicaba en torno del 16%.
Es que hace tiempo que el empleo privado está frenado y en muchos sectores, como el industrial, en retroceso. Así, y en forma creciente, la creación de puestos de trabajo pasó a estar liderada por el sector público. En el último período, desde fines de 2013, con la caída en el nivel de actividad, y la disminución de la ocupación laboral en la industria y la construcción, el mayor empleo público y el abandono de mucha gente del mercado de trabajo ayudaron a amortiguar o a “maquillar” el desempleo.
Un estudio del IARAF (Instituto Argentino de Análisis Fiscal) dice que durante la recesión económica de 2008-2009, “ante la retracción del empleo privado, el sector público pasó de representar el 25% de la creación de empleo en 2008 a prácticamente la mitad en el primer semestre de 2009”. En tanto, durante la retracción de 2014, “el sector público fue el que aportó el 75% de la creación de empleo, evitando de esta manera un mayor deterioro en el mercado laboral”.
En base a datos de FIEL, un estudio privado señala “que 2014 fue el primer año desde 2003 que se verificó destrucción de empleo, a pesar de la creación de casi 90.000 puestos en el sector público”.
IARAF sostiene que el creciente déficit fiscal “ponen en jaque la sostenibilidad de esta estrategia del sector público de crear puestos de trabajo”. De todas maneras, los salarios del sector público crecieron en estos años menos que los del sector privado.
A esto se agrega que mucha gente –casi un millón de personas– se fue retirando del mercado laboral y pasó a la inactividad, según las cifras del INDEC. Así “el actual valor de la tasa de actividad (44,7%) es el menor de los últimos 10 años”, en “una trayectoria descendente que ya acumula 5 trimestres consecutivos”. Y que los que se están retirando son fundamentalmente jóvenes de hasta 29 años.
Tanto la elevada proporción de empleo público como la retracción de la tasa de actividad suelen ser indicios de “desempleo oculto”, aunque muchos especialistas sostienen que las transferencias o ayudas en dinero del propio Estado contribuyen en parte a que se reduzca la tasa de actividad y en consecuencia, la de desempleo (ver Pág. 21).
Sin estas dos “ayudas”, la desocupación podría ser casi tres veces el 6,9% que marcó el último informe del INDEC. No obstante, también hay “sospechas” sobre la medición del INDEC porque, por ejemplo, la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires sostiene que el desempleo porteño es de 3,1 puntos superior al que marca el Instituto Nacional (8,6% en lugar del 5,5%).
Por eso muchos especialistas sostienen que, bien medido, el desempleo supera el 10%. Y que en las cifras del INDEC, si la tasa de actividad no hubiera descendido el desempleo sería del 11%, afectando a casi 2 millones de personas. Y si el empleo público hubiera crecido al ritmo de la población, la desocupación saltaría al 17,6%, más de 3 millones de personas.
De los 16 millones de ocupados, un 34% trabaja “en negro”, en especial en actividades vinculadas a la construcción, en casas particulares y en hotelería y restaurantes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscar este blog